Seguir a Hugo Páez

lunes, 30 de julio de 2018

    
Silencio, desconfianza y repliegue militar con el virtual Comandante en Jefe López Obrador
     

  • "El gran problema del país se llama crimen uniformado" sentencia Alfonso Durazo. Militares consideran una burla la amnistía. Ataques de AMLO y Epigmenio Ibarra al Ejército y la Marina NO se olvidan

   
Hugo Páez

El silencio militar es absoluto.
La excepcional amnistía al crimen organizado, aún cuando sea sometido a un riguroso filtro, se considera en las Fuerzas Armadas un golpe adicional al desechado Estado Mayor Presidencial y al bajón salarial y de prestaciones que tendrán generales y almirantes.
En el discurso de Andrés Manuel López Obrador, la amnistía tiene un enfoque social justiciero, en los hechos, se considera una burla al Ejército de Salvador Cienfuegos y a la Marina de Vidal Soberón Sanz, ya que será el detonador de miles de quejas y denuncias contra militares, un punto que deberás reflexionar la futura titular de Segob Olga Sánchez Cordero y el de la SSP Alfonso Durazo Montaño.
El evidente repliegue militar corresponde al futuro incierto, donde no hay acercamientos de confianza mutua.
Tradicionalmente, los gobiernos federales, estatales y el Congreso han defendido la actuación de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el crimen, a pesar de que desde el 2006, año en que Felipe Calderón Hinojosa involucró directamente al Ejército en la guerra contra el narco.
Le ha costado sangre y descrédito a la Sedena y a la Semar disminuir las quejas por violaciones a los derechos humanos. El botepronto de Calderón Hinojosa que los lanzó a las calles los tomó por sorpresa y sin preparación en el trato con la población civil, además de un marco jurídico inexistente para esas tareas que deja a la tropa totalmente desprotegida.
Casos como el de Tlatlaya, Ayotzinapa, el operativo de la Marina en Tepic donde fue abatido el Juan Francisco Patrón Sánchez “El H2” por fuego aéreo desde un helicóptero de la Semar, provocaron fuertes reacciones de López Obrador.
El ahora virtual Comandante en Jefe los culpó de masacrar a jóvenes y menores en Tepic (declaración https://youtu.be/BwrKtT1zD_I) de igual forma, Epigmenio Ibarra, parte fundamental de la propaganda del obradorismo, constructor de la imagen mediática del candidato de Morena desde la elección del 2006, desató una campaña brutal de descrédito contra las Fuerzas Federales.
En una participación en el programa Contraseñas en HISPANTV (https://youtu.be/zS8sRfDnkwM) Epigmenio declaró: “La Marina es una dependencia de la CIA de EEUU y parte de un principio: aniquila y NO hace prisioneros, remata a los heridos, ejecuta a los que se rinden y su tarea es asesinar. El Ejército es más lento, más torpe pero es el que cobra más vidas civiles, y mata al por mayor. Los federales matan a lo pendejo”.
Más allá del silencio militar y la disciplina está la desconfianza… y la indignación.
En una entrevista para El Economista, Alfonso Durazo sentenció: “El gran problema del país se llama crimen uniformado”, que es la parte oficial que protege al crimen organizado.
En un análisis simplificado, Durazo señala: “El objetivo es cambiar la estrategia para enfrentar los fenómenos de inseguridad en el país, aspiramos a cerrar el ciclo de guerra y vamos a cambiar la estrategia que hasta ahora ha estado basada exclusivamente en el uso de la fuerza policial y militar”, y describe que antes de la ‘guerra’ los homicidios dolosos eran 22 en promedio diario, ahora estamos en 80, y el presupuesto federal derivó del 2006 de 6 mil millones de pesos anuales a 60 mil, esto es, estrategia equivocada y gasto mal ejercido.
Durazo asegura que López Obrador asumirá personalmente la coordinación de tarea de procuración de justicia y vinculación con los diversos poderes, y enumera una serie de premisas para la estrategia de seguridad: “La paz y la tranquilidad sólo pueden ser producto de la justicia; la inseguridad no tiene su origen exclusivamente en las deficiencias de los aparatos y políticas de seguridad, sino en la suma de todas las fallas estructurales de nuestros modelos políticos, económicos y sociales que se expresan en la inseguridad; la seguridad es un derecho humano, no un mecanismo de control social; la mejor política criminal es una excelente política social”.
El futuro titular de Seguridad Pública resume: “La tarea de las fuerzas armadas debe ser de carácter circunstancial, no le corresponde la seguridad pública”. Alfonso espera en los primeros 180 días revertir la tendencia, en tres años probar la eficacia de la estrategia para en el 2024 entregar un país en paz.
Aunque hay ingenuidades que dan miedo, está el beneficio de la duda, el mismo que se le dió a Felipe Calderón en el 2006 y a Enrique Peña Nieto en el 2012. De nuevo la fórmula se ve clara desde el pizarrón, y todo indica que los militares van a regresar a los cuarteles a corto plazo: el sueño de Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón.
¡Ya ven que fácil es..!
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx
facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion