Seguir a Hugo Páez

miércoles, 18 de abril de 2018

   
López Obrador los va a crucificar, Anaya la opción con voto útil
   
Hugo Páez
 
Tarde entiende el PRI que el repudio es incontrolable.
Que la soberbia es enemigo de la supervivencia y ahora está en un lío, cuya salida menos traumática es un pacto con Ricardo Anaya Cortés, como lo señalé el 22 de marzo “¿Imposible una ‘gran alianza de fuerzas democráticas’ contra López Obrador..?” (http://ow.ly/5OvU30jyp5M ).
La encuesta de Reforma señala que la crucifixión está en puerta, que el presunto perdón de Andrés Manuel a los funcionarios de Enrique Peña Nieto es una zanahoria fácilmente desechable por el reclamo social de la esperada revancha que lo llevó al poder, y no habrá de soltar Morena en los próximos sexenios.
Los veintidós puntos de ventaja del líder de Morena (48%) sobre el segundo lugar Ricardo Anaya (26%) y a treinta del tercero, José Meade Kuribreña (18%), el candidato impulsado por la fuerza del partido del Estado, es un estado de emergencia para sus adversarios, que, en el caso del priista, tendría que revertir ese 30% en 70 días.
Evidentemente, importar el odio de Felipe Calderón Hinojosa, Margarita Zavala y del calderonismo que pretendía la reelección no consecutiva, fue un craso error de Enrique Ochoa Reza y Meade, por la soberbia de subestimar el anti-PRI, el antisistema.
Esa soberbia que creyó posible mantener sin consecuencias a Rosario Robles Berlanga, a Gerardo Ruiz Esparza, a Julián Olivas en la Secretaría de la Función Pública, permitiendo desde inicios del sexenio que los Secretarios pusieran a sus propios auditores (Órgano Interno de Control OIC), inclusive Meade lo hizo en la SRE, en Sedesol y Hacienda; de igual forma la pantomima de Virgilio Andrade, y un sinfín de tropelías en una confiada atmósfera de impunidad, equivalente a la elección del 2000 con Francisco Labastida Ochoa y la derrota presidencial.
Ahí están las consecuencias del encabronamiento social que mantiene a Meade anclado en el tercer lugar, a pesar de la intifada del gobierno federal contra Anaya Cortés para sacarlo de la contienda, con el uso faccioso de la PGR de Alberto Elías Beltrán y de los organismos de inteligencia.
En abono al desánimo de los adversarios de Andrés Manuel, sus yerros verbales, incongruencias, visión anacrónica y populista de la economía, ya NO le pegan como calcularon, ni siquiera una futura demostración de apoyos del premier venezolano Nicolás Maduro.
Tampoco funciona esa tesis que les encanta a los apologistas de Meade: “el gobierno tiene una bomba contra Ricardo Anaya, y otra contra López Obrador”, por favor, no va más allá de autosugestión o leyendas urbanas para tratar de apaciguar a opinadores adversarios, o a la presunción de saberse informados en pláticas de sobremesa.
Los números son oráculo. Estoy de acuerdo con la reflexión de Jesús Silva-Herzog Márquez: “Hay un dato interesante en la encuesta de hoy de Reforma, José Antonio Meade es visto como el mayor agente de desestabilización. La continuidad entendida como el mayor peligro”.
Una posible alianza tendría que ser encabezada por la coalición Por México al Frente del PAN-PRD-MC, esa “continuidad entendida como el mayor peligro” desecha cualquier posibilidad de impulsar a Meade Kuribreña, y aclara en la figura de Ricardo Anaya la única oportunidad para derrotar a López Obrador.
La anatomía del desastre provocado por el PRI y el gobierno federal en la campaña es clara, pero habrá que despojarse de la soberbia ceguera… y el tiempo se agota.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

lunes, 16 de abril de 2018

   
Violencia electoral en puerta, López Obrador y Meade amarran navajas
   
Hugo Páez
 
La retórica de Andrés Manuel López Obrador no puede ocultar el mando sobre la Coordinadora de Maestros (CNTE), en una peligrosa formación de sus ejércitos apostados en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, contra cualquier candidato presidencial que consideren adversario del líder de Morena.
Días antes, el candidato del PRI-PVEM-Panal José Meade Kuribreña ‘invitó’ a la organización Antorcha Campesina a “frenar a López Obrador”. Una frase con interpretaciones peligrosas, según quien la procese, o quiera hacer algún favor al candidato oficial.
Las palabras textuales del priista en Ixtapaluca el jueves fueron: “La propuesta de Andrés Manuel de frenar el Nuevo Aeropuerto es muy clara. Va a frenar las oportunidades de miles de familias, mejor, ¡frenémoslo a él!”
Las provocaciones y los nervios tensan la atmósfera con pronóstico capaz de derivar en consecuencias trágicas, para sumar a los más de 75 asesinatos desde el inicio de la precampaña electoral del 2018.
Hasta el momento las víctimas son aspirantes a alcaldes y diputados, pero están en juego nueve gubernaturas y la presidencia de la república.
La voz del ombudsman Luis Raúl González Pérez enronqueció de tanto pedir a la autoridad pública de los tres niveles de gobierno, frenar la masacre electoral. La víctima más reciente cayó por metralla el domingo en Jilotlán Jalisco: el segundo mejor alcalde en el 2017 en el país, en el tema transparencia, Juan Carlos Andrade Magaña, candidato a la reelección por el partido Movimiento Ciudadano, el mismo que tiene en la cúspide al candidato a la gubernatura Enrique Alfaro.
La advertencias son claras, los miles de antorchistas, con violento historial respondieron a Meade Kuribreña con arengas contra López Obrador en el Edomex, que presagian enfrentamientos directos.
En otras latitudes, el líder de la Coordinadora de Maestros Sección 22, Eloy López Hernández, amenazó, en voz de Wilbert Santiago, con boicotear y violentar los mítines de Meade y a Ricardo Anaya Cortés, al menos en los estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, los dos últimos dominados por el crimen organizado por la incompetencia de los gobernadores Héctor Astudillo Flores y Silvano Aureoles Conejo.
El crimen organizado y las organizaciones violentas como Antorcha Campesina y la CNTE están conectados como vasos comunicantes, y tienden a una mezcla muy peligrosa que puede servir a intereses que tratan de provocar el caos, con el propósito de justificar la mano dura.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


miércoles, 11 de abril de 2018

   
Trife, PGR, Judicatura e independientes en Operación de Estado contra AMLO y Anaya
   
Hugo Páez
 
“Soy uno de los 86 millones de ciudadanos a quienes el Tribunal Electoral hace sentir inseguro y avergonzado”. Las palabras de Diego Valadés Ríos son demoledoras, el destacado jurista y ex Procurador General de la República resalta la aberración del Trife al avalar el fraude de Jaime Rodríguez “El Bronco” que le permitió, en complacencia de cuatro magistrados de siete, entrar a la contienda presidencial.
Tres días antes, un juez federal, con récord de beneficios a al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, atrajo el caso de los cómplices del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez: Alejandro Gutiérrez, ex Secretario General del PRI, Antonio Tarín y Gerardo Villegas, acusados de desviar al menos 250 millones de pesos a campañas del PRI, en otro movimiento más para quitarle negativos a la campaña del candidato oficial.
En esta oleada de golpes jurídicos, la PGR de Alberto Elías Beltrán escenifica nuevos malabares para sacar de la contienda presidencial a Ricardo Anaya Cortés, al ‘exonerar’ de lavado de dinero al chofer de Manuel Barreiro, Alberto López López, a cambio de acusaciones futuras, en una forzada trama inducida a implicar al candidato de la coalición Por México al Frente, en un escenario delictivo que permita quitárselo a José Meade Kuribreña del camino.
Para los observadores con fascinación mórbida de la trama, el 24 de marzo, el Procurador Elías Beltrán se apresuró a exonerar de los delitos de lavado de dinero y fraude bancario, al prófugo César Duarte y a su tesorero Jaime Herrera Corral. Me aseguran que el primero ya está más relajado en Estados Unidos por una extradición que no llega y ni lo hará en este sexenio.
La permanencia de Anaya Corté en el segundo lugar de las encuestas, a casi 10 puntos de ventaja de Meade, y a la misma distancia, pero por debajo del puntero Andrés Manuel López Obrador, obligan a fortalecer la estrategia de Meade en todos frentes posibles.
Uno de estos frentes es el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de Janine Otálora, que con anterioridad mostró intenciones en la elección de Coahuila en noviembre pasado, al permitir el infame rebase de campaña del candidato del PRI Miguel Riquelme y dejarlo tomar posesión como gobernador, a pesar de las pruebas irrefutables de la operación multimillonaria de los hermanos Rubén y Humberto Moreira. Como premio, Rubén y su esposa fueron integrados como parte fundamental de la campaña del candidato del PRI-PVEM-Panal.
Ese Tribunal Electoral eventualmente daría la victoria a Meade Kuribreña el 1 de julio, y para tales propósitos revive a Jaime Rodríguez “El Bronco” como el candidato que tratará de noquear a López Obrador y dará algunos bajos a Anaya.
La vergüenza por el Tribunal Electoral es evidente, como dice Diego Valadés, basta leer el impecable posicionamiento del magistrado Reyes Rodríguez Mondragón ( http://ow.ly/oEQ030jpRjO) quien votó en contra de registrar a El Bronco, y calificó de Falacia argumentativa generalizada” a los argumentos de los magistrados favorecedores: Felipe Fuentes, José Vargas, Indalfer Infante y Mónica Soto.
Con pasos torpes en la Operación de Estado, la Procuraduría General de la República se bate por aniquilar con instrumentación legaloide a Ricardo Anaya, y a la vez, la Judicatura trata de arrebatarle al gobernador emanado de la alianza PAN-PRD, Javier Corral Jurado, la investigación de la brutal corrupción de la administración de César Duarte, como fuente de financiamiento del PRI.
Esta Operación incluye los odios calderonistas que lograron la división de un pequeño grupo de senadores y la renuncia de Margarita Zavala Gómez del Campo, beneficiaria de una promoción inusual por parte  del gobierno federal y de Alberto Bailleres, CEO del minero Grupo Peñoles beneficiado en el sexenio de Calderón, con el propósito de mantener secuestrados, entre 3 y 5 puntos porcentuales de la clientela electoral afín al PAN.
Pero la Operación de Estado sigue batallando con el anti PRI que se expande día a día, y obliga a la alianza a borrar todo vestigio partidista en la imagen del candidato. En el nuevo look, Meade aparece como “Candidato ciudadano Meade”, sin logotipos tricolores, verdes o turquesas, sólo con el picto de tres triángulos enlazados al que el imaginario popular bautizó como “los Doritos”, para tratar de negar lo innegable, y la continuidad inminente.
En una reflexión al estilo Javier Marías, se podría concluir: “Cuando la rectitud es sobrevenida, impostada, en base a una propaganda narcisista, constituye uno de los mayores peligros”.
Y esos peligros se traducen en la persistencia de la impunidad.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

lunes, 9 de abril de 2018

   
El Narco dobla al Estado, no a la Iglesia ¿qué harán AMLO, Anaya, Meade y Margarita?
   
Hugo Páez
 
¿En verdad estamos confundidos sobre SI debemos o NO negociar con el crimen organizado..? en especial con su rama más lucrativa, el narcotráfico.
El narcotráfico tiene doblegados los métodos de la federación pero NO los de la Iglesia que se resiste a ser víctima permanente de una atmósfera violenta insoportable. En estas condiciones se dieron las reuniones del obispo Salvador Rangel Mendoza de Chilpancingo - Chilapa con líderes amapoleros de Guerrero, para evitar más derramamiento de sangre de sus fieles.
No hay duda, cuando un problema es de todos, NO es de nadie, y a falta de soluciones del gobierno estatal de Héctor Astudillo Flores y del Gabinete de Seguridad federal, se impone la supervivencia como sea.
En eso se convirtió la lucha contra el crimen organizado al definirse con una palabra snob: “multifactorial”, con el propósito de quitar la causa fundamental: la corrupción en los tres niveles de gobierno, y en los tres poderes del Estado: Judicial, Ejecutivo y Legislativo.
Esta definición de escritorio la he escuchado infinidad de veces.
El hecho es que NO hay responsables en el tema, como Miguel Osorio Chong que convirtió la Secretaría de Gobernación en su oficina de campaña presidencial, a la postre frustrada, y para mayor frustración de todos, su partido el PRI lo premia con una segura posición plurinominal en el Senado.
Así estamos, así nos dejan un panorama aterrador los que se van.
Leo las explicaciones del obispo Rangel -antes de la reunión de ayer lunes con el Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida- y me extraña la tendencia en la opinión pública a ligar el entendimiento de Andrés Manuel López Obrador con amnistías y perdón, con la concepción del obispo de Guerrero, que utiliza la tregua piadosa de los narcos como única arma para sobrevivir a la incontrolable violencia que le exige una solución inmediata a la masacre contra sus fieles.
Antes de los trabajos de la Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano de Francisco Robles Ortega ya había consenso de de apoyo unánime de sus pares obispos a Salvador Rangel, un problema sensible en todas las comunidades del país.
Pero así como dejaron ir a Osorio Chong con la senaduría bajo el brazo, veo la trayectoria del gobernador de Guerrero, que sin importar el alud de problemas, no deja la administración estatal por el leitmotiv que mueve a la gran mayoría de los gobernadores.
Ese leitmotiv que explica el aguante de Tomás Yarrington en la efervescente Tamaulipas, de Javier Duarte en Veracruz, de César Duarte en Chihuahua, de Rodrigo Medina en Nuevo León, de Mario López Valdez en Sinaloa, de Roberto Borge Angulo en Quintana Roo: la garantía de un futuro multimillonario.
NO hay comparación alguna entre la amnistía y conciliación del candidato de Morena con el narcotráfico, y el diálogo del obispo Rangel.
El primero implica la instauración de una nueva política de sometimiento del Estado a un sistema criminal, con el propósito de mantener una paz pactada; y el segundo es movido por la urgencia humanitaria para frenar las balas contra sus fieles, en un territorio específico, que además vive el obispo en carne propia.
¿Qué puede hacer Alfonso Navarrete Prida en el poco tiempo que le queda en Gobernación..? Osorio Chong provocó un terrible daño al fusionar la Secretaría de Seguridad Pública con Gobernación, y posteriormente ignoró, junto con el Comisionado Nacional de Seguridad Renato Sales Heredia, a las ONG´s y empresarios que le pedían de nuevo dividir las Secretarías.
Con esos ‘héroes’ tiene que cargar José Meade Kuribreña en el problema de seguridad pública, y con la terrible corrupción en cada piedra de la administración pública que se levante.
Ricardo Anaya Cortés y Margarita Zavala necesitan definir a detalle los planteamientos para lidiar y solucionar a fondo estos pandemoniums. De los otros dos candidatos ya conocemos la propuesta: la de Meade es continuar con lo mismo, con una versión renovada, y la de Andrés Manuel es de plano someter al Estado a las organizaciones criminales, con la absurda esperanza de la integración a la sociedad, en un plazo que se pierde en el horizonte.
Una nación sin garantías de seguridad es un desastre… el que están viviendo infinidad de comunidades en el país.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


viernes, 6 de abril de 2018

    
Los líos de Tatiana con López Obrador
    
Hugo Páez

Escucho a Tatiana Clouthier en entrevista con René Delgado, enfrascada en la difícil saga de explicar las contradicciones e incongruencias de Andrés Manuel López Obrador, resultado de un largo camino de vida política pública, a partir del 2000 en la Jefatura de Gobierno del DF.
Tatiana tiene que lidiar con un historial de declaraciones floridas, viscerales, algunas esperanzadoras, otras anacrónicas, y las populistas que le ganaron una feligresía sólida, con altibajos en la curia de izquierda, unos que de pronto se adhieren y después se decepcionan, y se vuelven a adherir con la esperanza probabilística de una victoria, y otros que medraron en las antípodas y ahora están con él por simple chambismo.
En fin, un reto al que, me imagino, la coordinadora de campaña del candidato presidencial de Morena estudió y le dio vueltas hasta llegar a argumentos y justificaciones muy concretas.
Justicar a Andrés Manuel resulta más freudiano que ideológico, al menos para Tatiana, quien argumenta que el enemigo que lleva dentro el líder de Morena no es excepcional, que es el mismo que llevamos todos en el interior, y es parte de la naturaleza humana.
Sin embargo, el razonamiento es tautológico, ya que todo lo que hacemos los humanos, así sea magnánimo o malévolo, abominable o admirable, es parte de la naturaleza humana. Esto es, aún cuando se perciba muy perturbador, compartimos naturaleza con Adolfo Hitler y Mahatma Gandhi, con Charles Manson y Teresa de Calcuta, con Pol Pot y Nelson Mandela, con Stephen Hawking y Vicente Fox.
Pero no podemos confundir explicar con justificar.
Por ejemplo, justificar las atrocidades de Pol Pot o de Nicolás Maduro, por pertenecer a la especie homo sapiens es una falacia inducida, de igual forma lo es pensar que cualquiera puede emular a Gandhi o Mandela por la misma razón.
Si usted es simpatizante de Andrés Manuel, NO se rasgue las vestiduras, lo que digo es: el simple hecho de ser humanos no nos hace elegibles para tal o cual tarea, aunque todos los mexicanos, en ejercicio de sus derechos políticos, podemos aspirar a la presidencia de la república.
Decía el legendario alcalde de Nueva York Fiorello La Guardia (1934-1945) que cuando intentaba solucionar grandes problemas o hacer proyectos enormes en la urbe, a veces llegaba gente buena y los echaba a perder. No es suficiente la intención, ni la integridad, aunque deberían ser virtudes obligatorias en los candidatos, eso lo decidirá el libre albedrío de los electores, que, para el terror de los resultados del 1 de julio, los expertos electorales aseguran que el voto se elige con el corazón, más que la razón.
Pero no deja de ser interesante ver cómo una luchadora social de la familia Clouthier Carrillo trata de NO contaminarse con estas incongruencias, y se da a la difícil tarea de justificar las propuestas históricamente fallidas, con el argumento de que su candidato NO es corrupto, y otras posiciones francamente insostenibles, como aceptar a Napoleón Gómez Urrutia como candidato a legislador por Morena, el partido creado por su candidato.
“No tienes que estar de acuerdo conmigo en todo, me dijo Andrés Manuel”, dice Tatiana, respecto a la justificación de ver en el mismo partido, compartiendo filosofía y proyectos, al hijo del ex líder minero acusado, con enormes evidencias, de corrupción multimillonaria y abusos contra el gremio.
La visión de la hija del Maquío es clara sobre el infame saqueo de las arcas públicas “donde levantes cualquier piedra (proyectos, obras o programas) hay corrupción”, tiene razón, sin embargo, la honorabilidad de su candidato no es suficiente, pero SÍ debe ser un requisito en Ricardo Anaya Cortés, José Meade Kuribreña y Margarita Zavala. Tatiana los tasa con el mismo rasero: “el PRI y el PAN son lo mismo”, dice la ex diputada de la bancada del PAN del 2003 al 2006, con un falible razonamiento que, llevado a los terrenos de Morena, aplicaría la misma acusación por la integración de personajes como Manuel Bartlett, “Napito”, los familiares de Elba Esther Gordillo: Fernando González y René Fujiwara; Lino Korrodi, Félix Salgado Macedonio, y más.
Imagino que esa libertad que le dió Andrés Manuel para NO estar de acuerdo con él en muchas cosas, sirve para rechazar el perdón a priori a la administración saliente y la tolerancia por las corruptelas, aunque no está claro en qué medida se dará eso.
Sin embargo, NO estar de acuerdo sin tirar la toalla, es muy cercano a la complicidad, a ‘hacerse de la vista gorda’, pero también es cuestión de matices, y, por la historia de la hija de Manuel Clouthier del Rincón, estoy seguro que esa tolerancia tiene límites bien marcados, y no los rebasará.
Entiendo el motor que mueve a los Clouthier Carrillo, es el mismo que movió al Maquío, pero no comprendo cómo es que Rebeca, candidata por el PAN a la alcaldía de San Pedro Garza García, tiene puesta la confianza en Ricardo Anaya, y Tatiana en López Obrador, pero además, Manuel juega para senador independientes, y no tiene preferencias en ningún partido, pero lo veo más cercano a Morena que a otros, a pesar de que fue diputado externo en la bancada del PAN en San Lázaro.
También lo veo como candidato presidencial en el 2024 ¿por Morena..? depende de los infiernos operativos que enfrente Margarita Zavala para llevar una candidatura presidencial independiente en las 32 entidades de la república, donde hasta los ejércitos de los partidos resulta insuficiente.
Creo que Andrés Manuel gana mucho con Tatiana, y esta crece enormidades en exposición mediática y posicionamiento, una mancuerna que necesitaba el tabasqueño, ojalá la escuche a profundidad y con atención.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx
facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

miércoles, 4 de abril de 2018

    
Aval a la Iglesia para negociar con el narco, otro ‘gato muerto’ de López Obrador
   
Hugo Páez
 
Igual que los amagos contra el Nuevo Aeropuerto de la CDMX (NAIM), el aval a la iglesia católica y evangélicas para negociar la paz con el narcotráfico, es otro ‘gato muerto’ de Andrés Manuel López Obrador, que mete en líos a la narrativa del Estado de Derecho de su coordinadora Tatiana Clouthier Carrillo. Así define la politóloga Isabel Turrent a la estrategia mediático-electoral para captar o desviar la atención con un escándalo.
La polémica posición del candidato de Morena en la lucha contra la delincuencia organizada tiene toda la intención de sepultar las fuertes críticas sobre incongruencias y personajes impresentables, entre ellas el video desempolvado de hace dos años por la coordinadora de la oficina de José Meade Kuribreña, Vanessa Rubio, donde apalea al ITAM y a sus egresados, en una especie de ‘fatua’’ intolerante contra la libre cátedra y contra la institución de gran prestigio académico.
Y todo por golpear a Luis Videgaray, José Meade, Ernesto Cordero y Agustín Carstens al culparlos de la ‘catástrofe’ económica del país.
Andrés Manuel atiza de nuevo la controversia de los métodos caducos utilizados en Colombia para dirigir la agenda electoral a su antojo, sin hablar de los detalles sobre una paz narca pactada, donde, según la experiencia internacional, tendría que dejar a los criminales producir amapola, procesar goma de opio y heroína, mariguana, ‘cocinar’ metanfetaminas, y la diversidad de estupefacientes para el mercado nacional e internacional.
No hay otro tipo de pacto, NO se trata de grupos que busquen la reinserción social, y las comunidades que los apoyan y que están bajo su yugo, manejan ingresos muy superiores a otro tipo de actividades agrícolas legales. No es guerrilla o grupos armados con base social, es simplemente crimen organizado.
El líder de Morena aprovecha el espacio vacío que deja la tibia reacción del gobierno federal, donde la PGR de Alberto Elías Beltrán o Gobernación de Alfonso Navarrete Prida aparecen tolerantes con la mediación, si acaso declaraciones de respeto a la ley y frases de perogrullo, pero no llaman a declarar al obispo de Chilpancingo-Chilapa Salvador Rangel Mendoza, quien ya con anterioridad reveló encuentros con las cabezas del narco de la zona de Chilpancingo y Chilapa, la puerta de la sierra que permanece custodiada por elementos del Ejército Mexicano.
El obispo lo señaló con una claridad y valentía impresionante: “quien abre y cierra la puerta de entrada a los grupos criminales son militares apostados en Chilapa”.
Monseñor Rangel Mendoza de nuevo da a conocer acuerdos de paz en la región más virulenta de Guerrero, y Andrés Manuel aprovecha para imponer agenda, y dar un guiño a la Iglesia Católica y a las evangélicas: "Yo veo con buenos ojos que tanto pastores de las iglesias evangélicas y sacerdotes y obispos de la iglesia católica busquen también la reconciliación, el diálogo para que se garantice la la tranquilidad, para que haya paz en México".
"No le reprocho al Obispo de Chilapa que tuvo esa reunión, porque yo conozco la situación tan difícil que están viviendo en la Montaña de Guerrero y en toda esa región de Chilapa, donde hay mucha violencia".
"Entonces qué bien que él se atrevió a hacer eso, que se esté exhortando para que no haya violencia, que no le quiten la vida a nadie, ni a candidatos ni a los ciudadanos"
"Nosotros vamos a buscar diálogo con todos los mexicanos. Vamos a privilegiar el diálogo siempre, bajo cualquier circunstancia vamos a poner la voluntad del diálogo, la reconciliación”.
Seguramente en los cuartos de guerra de Meade Kuribreña y Anaya Cortés piensan en el uso de ese nuevo ‘tesoro dialéctico’ del candidato que anteriormente puso sobre la mesa la amnistía al narcotráfico, provocando otro escándalo, hasta con declaraciones del presidente de Colombia Juan Manuel Santos.
Sin duda alguna la posición implica una actitud muy peligrosa, de ganar la elección presidencial, como dicen las encuestas. Pero el propósito inmediato es otro, es subir al ring a sus adversarios con armas propias, tal como lo hizo en el tema del Aeropuerto, donde mordió el anzuelo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial Juan Pablo Castañón al aceptar mesas de análisis sobre un proyecto y una obra en marcha.
El tema es una panacea con ingredientes de primera: un gobierno que NO puede contener la violencia generalizada en el país y ya rebasó la masacre de Felipe Calderón Hinojosa del 2006 al 2012 -y aún no termina este sexenio-; un gobernador, Héctor Astudillo Flores, que bajó los brazos semanas atrás al declarar que no había condiciones de seguridad en Guerrero para los comicios; el obispo Salvador Rangel echado para adelante que se da el lujo de desdeñar el confort de la Conferencia del Episcopado Mexicano de Francisco Robles Ortega y de a la Arquidiócesis más importante del país, la de la CDMX de Carlos Aguiar Retes, además de mantenerse en defensa de sus fieles, sin importarle enfrentar al gobernador Astudillo y al Fiscal Xavier Olea, para lograr lo que NO ha podido hacer la Comisión Nacional de Seguridad de Renato Sales Heredia, la PGR de Alberto Elías Beltrán, la Policía Federal de Manelich Castilla, el Ejército de Salvador Cienfuegos y la Marina de Vidal Soberón.
Andrés Manuel les aventó otro ‘gato muerto’ sobre la mesa de los equipos de Ricardo Anaya y José Meade, como define Isabel Turrent en el tema del Nuevo Aeropuerto “Una táctica infalible para mantener la atención de los medios y dominar la agenda. Si la atención pública, siempre inestable, se centraba en los proyectos de otros, hay que arrojar ‘un gato muerto sobre la mesa’. Cualquier cosa para seguir ocupando la primera plana de la prensa”.
Y este ‘gato muerto’ no será el último.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


lunes, 2 de abril de 2018

    
¿Bandera anticorrupción?... Meade y Robles impusieron auditores amigos en sus secretarías
    
Hugo Páez
 
No hay nada excepcional en la nota de Reforma titulada “Archiva Sedesol desvíos”, relacionadas con 69 quejas de la Auditoría Superior de la Federación, a las cuales dio carpetazo el Órgano Interno de Control (OIC) de la Secretaría.
En el 2013 y 2015 señalé en este espacio la imposición de José Meade Kuribreña y Rosario Robles Berlanga de sus propios auditores (OIC) a modo, en la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Sedesol, con la complacencia del encargado de despacho de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas Ugalde, en una atmósfera extraña donde la dependencia encargada de vigilar las manos a Secretarios y directores NO tenía titular, hasta el 2015: Virgilio Andrade. Olivas fue premiado con una magistratura del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.
Así que, concretar la estafa en Sedesol era cuestión de tiempo.
Los desvíos por más de 2 mil millones de pesos, denunciados en el caso llamado La Estafa Maestra, por la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, de Claudio X. González y María Amparo Casar, es la punta del iceberg en el evidente contubernio de la SFP y los titulares del Gabinete.
Julián Olivas operó en contubernio con Secretarios y directores generales de las dependencias federales. Ubicó a los amigos de los auditados, sobre pedido, oficialmente nombrados como titulares del Órgano Interno de Control.
El 5 noviembre del 2013 y el 5 febrero del 2105 señalé en este espacio en dos columnas (http://goo.gl/4wM13q y http://ow.ly/wbOi30jgNXL) que Rosario Robles como titular de Sedesol trajo del Estado de México a Eugenio Aurelio Alvírez Orozco, donde colaboró con ella como funcionario del CONALEP.
El entonces Secretario de Relaciones Exteriores, Meade Kuribreña, nombró a Paulo Arturo Tellez Yurén como cabeza del OIC, viejo conocido de la Secretaría de Hacienda en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, ahí fungió como Administrador Central de Coordinación Estratégica del SAT.
Y así la norma fue que ellos mismos se revisaban, respondían a las anomalías encontradas por la Auditoría Superior de la Federación y solicitudes de transparencia. El perfecto mundo del carpetazo que vino a perfeccionar Virgilio Andrade, ahora en manos de Arely Gómez González.
En el primer trienio del sexenio, en ningún momento la ‘ética’ de Ernesto Cordero Arroyo lo movió a señalar esta aberración, su amigo Pepe Meade era auditado por otro amigo mutuo, un verdadero contrasentido en la lucha contra la corrupción que ahora dice enarbolar el candidato de la alianza PRI-PVEM-Panal, con un historial de tolerancia infame sobre el uso discrecional de recursos públicos.
Esa es la mecánica en todo el sexenio.
Ese desfalco a la vista, denunciado también a la entrada de Andrade Martínez en la SFP, impera hasta el momento, al dejar el cargo, también fue premiado con la dirección general de Bansefi. Los titulares de los OIC mutaron en una especie de ‘lavadores’ en la estructura que permite el saqueo de las arcas públicas. Con este pequeño muestreo, la denuncia contra Sedesol debe extenderse a todo el gobierno federal.
Hay mucho más ejemplos, por cuestión de espacio señalaré dos.
En Conagua, David Korenfeld puso como titular del OIC a José Ángel Guillén Jardines, ex director de administración de la Comisión del Agua del Estado de México, dependencia que estuvo a su cargo. En esa atmósfera de impunidad, a Korenfeld se le hizo fácil utilizar una vez más un helicóptero de la dependencia para propósitos vacacionales, pero fue filmado y escandalizado en redes sociales hasta ser despedido.
Otro ‘auditor amigo’ fue Pedro Enrique Velasco Albín, titular del OIC de la SEP de Emilio Chuayffet Chemor, anteriormente fue su Coordinador de Asesores de en el IFE, y director de área en Gobernación durante su estadía.
Escribí en la columna de noviembre del 2013: “La lista es enorme, los Secretarios pusieron a su “vigilantes” a modo. La diferencia en números son una radiografía, de pronto pareciera que se acabó la corrupción, los resultados de fincamientos se redujeron en un 90%. Anteriormente se expedían un promedio entre 20 y 40 casos mensuales de presunta corrupción, por dependencia, el nombre técnico es Fincamientos de Responsabilidades a Servidores Públicos. En la actualidad algunas secretarías no llegan al 10%, en lo que va del sexenio.
     Los Secretarios encontraron un limbo perfecto, el olvido es evidente mientras las bancadas del PAN y el PRD en el Congreso se preocupan más por disputas internas en sus partidos.
     Expertos en auditoría gubernamental me comentan que al parecer no hay prisas por arrancar la Comisión Nacional Anticorrupción, y así podría alargarse buena parte del sexenio, peor aún, al debilitar la estructura de la Secretaría de la Función Pública se relaja totalmente el propósito de la auditoría central, solo queda la Auditoría Superior de la Federación, dependiente del Poder Legislativo, pero en realidad inspira temores momentáneos, su falibilidad es mucho mayor que la ex Función Pública al carecer de una estructura sólida y bien ramificada”.
Lo dicho, nada extraordinario, era cuestión de tiempo en un terreno abonado para tales propósitos. Y todavía se preguntan ¿porqué la gente está tan encabronada..?
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


viernes, 23 de marzo de 2018

    
La religión de AMLO, Anaya, Meade y Margarita; la importancia del pensamiento dogmático
    
Hugo Páez
   
En un país donde el laicismo es un tabú, más que una relación Estado - religión, las creencias de los candidatos presidenciales es parte fundamental de la información imprescindible para la toma de decisiones del electorado.
No se trata asuntos privados, de comunión íntima, se trata de la línea de razonamiento que tiene gran influencia en el pensamiento y la filosofía del próximo presidente de la República. Y aún cuando se argumenta la capacidad para separar lo espiritual de lo terrenal, en los hechos, la ética de los candidatos está marcada por esta gran influencia sociológica y el nivel de interacción con ella.
Ejemplos claros son los discursos de Margarita Zavala Gómez del Campo y Andrés Manuel López Obrador, basado valores morales, indudablemente influidos por el catolicismo de la candidata independiente y del cristianismo evangelista del abanderado de Morena.
Reglas éticas que forman una férrea resistencia e impidieron leyes nacionales sobre matrimonios del mismo sexo, adopción de infantes por los mismos, aborto y eutanasia, aún cuando la corrección política los obligue a respetar en público las leyes existentes, pero es un hecho, por ejemplo, que las dejarán en el ámbito local.
En una sociedad eminentemente cristiana, con más del 80% de católicos confesos y arriba del 90% de bautizados, estos preceptos morales aparecen más culturales que religiosos, sin embargo NO es así, y tiene que ver con la relación íntima entre la persona y el dogma, esto es, en qué definición encaja esta relación: ¿teísmo, deísmo, panteísmo, agnosticismo o ateísmo..? definicione importantes que expondré más adelante, y pueden variar según la geografía y evolucionar con la edad de los fieles mexicanos.
El 1 de diciembre del 2000, el presidente electo de México Vicente Fox Quezada se enfiló a la Basílica de Guadalupe a ‘dar gracias a la Virgen’ antes de tomar posesión en el Congreso de la Unión. El gesto fue interpretado como una agresión al Estado laico, principalmente por dos partidos, el PRI y el PRD, que no tienen nada de laicos y se dicen defensores de la separación Iglesia - Estado.
Posteriormente, Fox y Martha Sahagún sacaron de la residencia oficial de Los Pinos el famoso óleo de Benito Juárez de tamaño natural, pintado por Enrique Delauney en 1889, imagen que atestiguó las firmas más importantes de los presidentes de México.
El cuadro histórico del Benemérito con la Constitución de 1857 en la mano derecha, y un guante blanco en la izquierda, fue ‘exiliado’ en la Secretaría de Gobernación, de donde NO fue rescatado por Felipe Calderón Hinojosa ni por Enrique Peña Nieto, dos católicos confesos, de partidos diferentes.
Juárez sigue ahí, exiliado.
En esta mezcla de sincretismos que suele construir la psique de una parte de los creyentes mexicanos, el Cardenal Norberto Rivera Carrera, tomó distancia de la entonces primera dama Sahagún de Fox, según palabras que me reveló hace un lustro el Arzobispo Primado de México: “Me invitó Martha a Los Pinos y le dije que NO iría hasta que no saque a sus brujos de ahí”, en una clara referencia a la mezcla de creencias mágicas rechazadas por el catolicismo.
¿Cuál es la relación de los candidatos presidenciales con la religión..? ¿en qué medida el pensamiento dogmático desplaza al científico en cada uno de ellos..?
A grandes rasgos, López Obrador se confiesa cristiano, José Meade Kuribreña deslizó la imagen de gran devoto, y es uno de los pocos personajes que asisten a la misa anual en honor al ex Secretario de Gobernación Carlos Abascal Carranza, un panista que rebasó la fidelidad cotidiana y ahora se encuentra en proceso de beatificación.
De igual forma Margarita Zavala mantiene una relación sólida con el catolicismo y, tal vez, el menos dogmático de los cuatro aspirantes presidenciales es Ricardo Anaya Cortés.
No obstante, en los niveles de relación con el dogma está la diferencia y la capacidad libre pensadora.
Para situarnos en la terminología formal: los “teístas” creen en la existencia un ser supranatural, que además de crear el universo y sus leyes, influye en la vida de sus fieles. Escucha sus oraciones, los ayuda o castiga según un código moral, es capaz de hacer milagros, y esperan la vida eterna después de la muerte. Por ejemplo el cristianismo se basa en 10 mandamientos de Moisés, el islamismo en El Corán, el Movimiento de los Santos de los Últimos Días en el Libro de Mormón, el Judaísmo en la Torah, etcétera.
Los “deístas” creen en una mente supranatural, creadora del universo y sus leyes, pero a ese ente NO le interesa la vida cotidiana de los humanos, no trata de influenciar sobre ellos, ni castigarlos o premiarlos, y los deja al libre albedrío.
El “panteísmo” y “agnosticismo” consideran a Dios como una interpretación de la naturaleza, pero no lo asumen como un ser supranatural o creador, es el ‘Dios’ de Spinoza y de los pocos científicos agnósticos.
Los ateos NO creen en algún ser supranatural, ni que las leyes del universo sean de su creación, y ni siquiera se toma la definición de Dios como interpretación de la naturaleza.
En Estados Unidos se considera un suicidio para todo aquel candidato que se declara públicamente ateo, la sociedad norteamericana está influida por una gran variedad de religiones atomizadas, los mandatarios juran ante la Biblia y la Constitución, y el lema nacional oficial es: “In God we trust” (en Dios confiamos), que aparece en billetes y monedas. La frase fue inscrita en el Código de EUA por Eisenhower el 30 de julio de 1956, y aparece en las banderas de Florida y Georgia.
En los Estados teocráticos como la república islámicas de Irán, Arabia Saudita el líder religioso está sobre el presidente, primer ministro o secretario de estado, y la moral religiosa sobre la política. La misma Santa Sede es un estado teocrático con el Obispo de Roma como máximo líder, el Papa Francisco está sobre el Secretario de Estado Pietro Parolin.
La relación de los candidatos con la religión tiene más importancia de lo que se cree. Andrés Manuel López Obrador basa gran parte de su pensamiento y razonamiento en la moral cristiana. Son frecuentes sus citas bíblicas y alegorías “al amor de Dios”, “a la paz del Señor”, y su percepción de lo correcto o incorrecto caminan en el peligroso terreno de la certeza moral más que la jurídica.
En este tema los electores NO debamos dejar cabos sueltos, ninguno de los cuatro aspirantes se define ateo, esto es, en la relación de los candidatos con la religión, los ateos NO están representados, me asumo como uno de ellos, si Stephen Hawking fuera mexicano, ni AMLO, Anaya, Meade o Margarita representaría su línea de pensamiento.
NO debemos dejar cabos sueltos, un simple cuestionario basado en las definiciones aquí descritas, sería suficiente para conocer el nivel de pensamiento dogmático al que nos enfrentaremos, antes de emitir el voto.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx