Seguir a Hugo Páez

miércoles, 19 de septiembre de 2018

El Pacto de Impunidad va en serio; usted perdone señora Robles

   
El Pacto de Impunidad va en serio; usted perdone señora Robles
   
Hugo Páez
   
Con el Pacto de Impunidad, confirmado con el perdón de Andrés Manuel López Obrador a Rosario Robles Berlanga, y la claudicación de la autonomía parlamentaria de Ricardo Monreal y Mario Delgado, el nuevo PRI se blinda contra la venganza de los militantes clásicos, esos que fueron marginados, y que ahora se encuentran apostados en la antesala, en espera de la salida de Enrique Peña Nieto y de Luis Videgaray Caso, el 1 de diciembre.
La salvación de la titular de la Sedatu, como máxima exponente de la presunta corrupción gubernamental que llevó al PRI al abismo electoral, es la prueba de vida de que los acuerdos de impunidad están vivos, y serán respetados con puntos y comas.
Lo comenté el martes en este espacio, debe ser un trabajo agobiante para los apologetas y legisladores de Morena, enarbolar la defensa de las posiciones cambiantes del presidente electo, no solo por apoyar políticas absurdas, sino por tener que argumentar con ímpetu a favor de una postura hoy, y de la contraria mañana.
En voz de López Obrador, Rosario Robles pasó de corrupta en marzo, a ‘chivo expiatorio’ en septiembre. Vaya, hasta ‘el inquisidor’ Epigmenio Ibarra guardó la pila ahogante y el látigo con clavos, para una mejor ocasión.
Los coordinadores parlamentarios de Morena, Monreal y Delgado, fueron obligados a la auto humillación y a desmontar el cadalso del Congreso de un día para otro, por decisión del presidente electo que juró respetar la autonomía de los otros dos poderes. Como primer paso postergaron la llamada a cuentas de Rosario.
La demostración del poder absoluto en una sola persona es contundente: el mandato se obedece, no se cuestiona.
Los jefe de las bancadas morenistas se tomaron pocos minutos para autoconvencerse de la inocencia de Robles, y modificar el guión con el objetivo de desestimar las irrefutables pruebas de la Auditoría Superior de la Federación por más de tres mil doscientos millones de pesos en desvío de recursos, 700 millones de estos, en efectivo.
Ricardo y Mario tratarán de quitarse una pequeña mancha del escandaloso lodazal, con la promoción de la modificación a la Ley de Servidores Públicos, para obligar a los Secretarios ¡ahora sí con contundencia..! a que tengan que firmar todos los contratos importantes que pasen por sus dependencias, obvio, y que no pase lo de Robles.
La asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad de Claudio x. González y María Amparo Casar, se quedará con todo la investigación a detalle de la llamada Estafa Maestra, no la desganada de la facciosa PGR de Alberto Elías Beltrán.
El tema es tan grave y escandaloso como el hundimiento de México en la escala de medición de los países más corruptos del planeta, bajamos varios peldaños en estos últimos tres años.
Pero los de hoy son otros tiempos y todo es justificable en pro del proyecto moralista de la Cuarta Transformación de López Obrador.
En beneficio de la historia, que insistente nos toca el hombro, veo el arranque del camino recorrido por Fidel Castro en Cuba, el de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, el de Daniel Ortega en Nicaragua, Evo Morales en Bolivia, me obligue a citar solamente a los latinoamericanos que nos tocó observar en esta década, entre muchas megalomanías más.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
portal http://hugopaez.com/   twitter: @HugoPaezOficial