Seguir a Hugo Páez

miércoles, 15 de agosto de 2018

     
López Obrador en 3 y 2
     
Hugo Páez
   
A mi me encanta el béisbol.
Tal vez es la influencia sinaloense, de la Liga del Pacífico y de la Serie del Caribe que inducen inevitablemente a darle seguimiento a las “Grandes Ligas”, como le dice Andrés Manuel López Obrador a la Major League Baseball (MLB) y que ahora se perfila como el deporte del sexenio, por mero gusto propio, y ahora de la Cuarta Transformación.
Me parece que el presidente electo no encontró la base teórica estadística para fundamentar el porqué el béisbol será el deporte por excelencia. El twitter donde anunció la buena nueva fue ilustrado con un video de una espectacular jugada de doble play -para enfatizar su pasión beisbolera- de un partido entre los Indios de Cleveland y los Medias Blancas de Chicago.
Es magnífico, increíble, espero que lo sea para la futura titular de la CONADE Ana Gabriela Guevara porque NO ha dicho nada al respecto. En lo personal, año con año me suscribo al extraordinario servicio de internet de la MLB que transmite todos los partidos, y una buena parte de narraciones en español de estaciones de radio latinas de EEUU.
Pero el béisbol está muy lejos de ser el deporte de masas en México, de hecho el Futbol Américano tiene mucho más arrastre. Así la realidad.
Por mera circunstancia fui director editorial del periódico deportivo Ovaciones durante un período corto, menor a un año, a pesar de confesarle al presidente del Consejo que NO soy amante de los deportes, sin embargo, en su visión, era importante una posición neutra, menos apasionada y más objetiva, donde que no influyera el fanatismo por un equipo, en especial de futbol, y a la vez no distorsionara la línea editorial.
Nunca escribí sobre esta experiencia, en lo personal tiendo más a lo cultural, las artes, la ciencia ¡y además soy ateo..! El fanatismo en los deportes mantienen esa asociación con el pensamiento dogmático.
Me di cuenta que los fans mantienen un ‘razonamiento’ casi teológico con sus equipos, que la fe es el elemento de simbiosis que mantiene la persistencia de los seguidores, a pesar de las terribles rachas de derrotas interminables, aún durante lustros.
El fanatismo por las selecciones nacionales en países donde destaca el soccer, dista mucho de tener algunas chispas racionales: se trata de nacionalismos, etnocentrismos y esperanzas inalcanzables en la mayoría de los casos.
Disculpas para los seguidores del Cruz Azul, pero ese dogma llega a producir lenguaje de humor involuntario en las derrotas, frases como: “la cruzazulearon” describe el persistente fracaso de último momento.
Pero ese lapso metido en aguas profundas del deporte fue suficiente para darme cuenta, mediante estudios estadísticos mandados a hacer -para mi sorpresa por primera vez en una editorial de este tipo que se presta a un rico análisis estadístico- que el béisbol está lejos de ser un deporte de masas favorito de los mexicanos.
En un mundial de futbol cometí la blasfemia de pedirle al poeta, ensayista y crítico literario José María Espinasa -excelente ser humano- que dirigiera la “Enciclopedia del Futbol”. Resultó todo un éxito bajo su pluma, era una faceta inexplorada de la que se deben nutrir todos los deportes.
Me dí cuenta que el deporte -incluyo todas las disciplinas atléticas- no es una ligereza, lo banalizamos y convertimos en eso, por eso me disgusta la ligereza de López Obrador al condenar al béisbol a las más severas críticas por ese comentario en twitter.
Sobre este tema hay muchos datos para el análisis: la relación evolutiva de la sociedad con los deportes, la histórica tendencia latina al box marcada por períodos brutalmente populares en los tiempos de Julio César Chávez, Rubén Olivares, Salvador Sánchez, El Ratón Macías, Mantequilla Nápoles y más, sumado a La penetración del básquetbol como deporte escolar, ideal para el fomento educativo.
En la línea de tiempo, curiosamente Ovaciones nació como un semanario taurino en enero de 1947, el ejemplar número uno está ilustrado con una magnífica figura del toro y el ‘mataor’. Eso va en extinción.
El problema es la gobernanza por ocurrencias. Entiendo que López Obrador impulsa el béisbol, de corazón, más que una decisión razonada. Escribe en twitter: “No hay que pensarlo mucho. El programa deportivo 2018-2024 tendrá tres vertientes: actividad física y deportiva, en todos lados, para la salud y el bienestar; de alto rendimiento para ganar muchas medallas; y el béisbol, escuelas y formación de prospectos para grandes ligas”.
Cuestionable este tipo de toma de decisiones, insisto habrá que esperar la opinión de Ana Gabriela Guevara, próxima titular de la Comisión Nacional del Deporte, y espero que NO se reserve el comentario honesto y claro. La admiro como una verdadera guerrera sobreviviente en un mundo machista, y su capacidad de adaptación intelectual del cual hablaré en otra ocasión.
Pero no le carguen la mano al béisbol por la ocurrencia de Andrés Manuel, no se me borra el recuerdo del día en que me invitaron a tirar la primera bola en el inicio de temporada en el estadio del Seguro Social. Pero ya lo invitaremos a un partido de los Venados de Mazatlán para ver en acción las señales del manager cubano Joe Álvarez.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

lunes, 13 de agosto de 2018

    
López Obrador, el presidente incómodo de Sánchez Cordero
    
Hugo Páez
   
Tiene razón Olga Sánchez Cordero, Andrés Manuel López Obrador no puede violentar el mandato constitucional al bajar salario de magistrados, jueces y otros funcionarios del Poder Judicial de la Federación, a menos que contradiga su postura de NO ser el Poder de los Poderes.
De igual forma las presiones del presidente electo al Poder Legislativo para reducir sueldos de diputados y senadores NO es competencia del Ejecutivo, en todo caso tendrá que promover un acuerdo conjunto de austeridad, y llegar a un proyecto por la vía legal no de la imposición.
Abordé el tema en este espacio el 29 de julio en la columna titulada “Por qué nadie puede ganar más que López Obrador..?” (https://goo.gl/KStr1F) donde además pone como límite su salario autoimpuesto de 108 mil pesos. Un tope evidentemente narcisista que saca del mercado laboral a expertos necesarios en un sinnúmero de tareas del gobierno federal.
Pero más allá de si Sánchez Cordero tiene razón o no, lo verdaderamente grave es el mensaje de incertidumbre al mundo exterior al obradorismo, con las constantes contradicciones entre el futuro presidente y su gabinete.
Entiendo la intención respetuosa de Andrés Manuel con la libertad de expresión de sus colaboradores, pero después del 1 de julio son una estructura de gobierno de la cual esperamos al menos decisiones bien fundamentadas, estructuradas y claras.
No hay peor mensaje que la incertidumbre provocada por confusas contradicciones de quienes tomarán la gobernanza del país. En este contexto, cito nuevamente en la frase de la ex embajadora Roberta Jacobson: “Con López Obrador Estados Unidos no sabe qué esperar”. La completo de mi pluma: “Con Donald Trump tampoco”, pero ese es problema de ellos.
En política nacional es inédito que la futura Secretaria de Gobernación contradiga abiertamente al futuro presidente, evocando la Constitución de 1857 y a la vez exhibiendolo como ignorante autoritario.
¿Se trata del juego perverso del policía bueno y la policía mala..?
Al terminar el desayuno con ministros de la Suprema Corte de Justicia en el cual el ministro presidente Luis María Aguilar le presentó un proyecto de reducción de gastos de 5 mil millones de pesos anuales del Poder Judicial, López Obrador les pidió estar conscientes de que su salario debe reducirse. Y en esta cultura, la presión del presidente se traduce como orden o consecuencias.
El punto es que los dos funcionarios más importantes del gabinete NO pueden ponerse de acuerdo previo a emitir una declaración pública.
No quiero imaginarme en temas de mayor complejidad. Al final del día, la reducción salarial es un problema menor comparado con el combate al crimen organizado -‘pacificación del país’ en sus términos- donde Alfonso Durazo Montaño hace malabares para explicar ‘el perdón’ a criminales y la amnistía de su jefe.
De igual forma, en el tema de reconfigurar seis refinerías de petróleo y la creación de dos más, NO hay especialista fuera de sus colaboradores que defiendan el proyecto por el enorme riesgo financiero en tiempo, en obsolescencia, en desplazamiento de tecnologías, por falta de hidrocarburos adecuados y un largo etcétera.
Estos mensajes contradictorios y de incertidumbre siguen día a día. Por ejemplo, entiendo que López Obrador no tenga que informarle a Tatiana Clouthier Carrillo sobre el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz en la CFE, el ex secretario de Gobernación formaba parte del equipo del tabasqueño muchos años antes que la hija del Maquío, y era obvio que obtendría una función importante en su administración, pero en todo caso es un problema moral de Tatiana continuar o no en el gobierno de Andrés Manuel, pero indudablemente era un conflicto previsible que no se concilió en privado hasta reventar en medios de comunicación como una crisis prematura por falta de comunicación.
Hasta el momento López Obrador es el presidente incómodo de Sánchez Cordero, pero falta ver en acción al gabinete en pleno y las posiciones públicas del presidente.
Posiblemente tenga razón y necesite reunirse con ellos diariamente a las seis de la mañana, aunque parezca una locura de pérdida de tiempo.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


viernes, 10 de agosto de 2018

     
Fiscales de López Obrador con autonomía ‘a modo’
     
  • Los fiscales a modo son imprescindibles para cumplir el Pacto de Impunidad y otorgar “el perdón” a criminales, como método de pacificación. Rechaza la exigencia de la sociedad civil de autonomía total del Fiscal General, el Anticorrupción y de Delitos Electorales.
   
Hugo Páez
 
A pesar de los innumerables reclamos de cientos de organizaciones de la sociedad civil para hacer modificaciones de ley que derive en fiscalías verdaderamente autónomas, Andrés Manuel López Obrador decidió que estas NO se irán a consulta de ningún tipo, como el Nuevo Aeropuerto, la Reforma Educativa, y más.
El jueves, en la segunda reunión de AMLO con Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, el presidente electo tomó la determinación de que la Fiscalía General de la República, la Anticorrupción y la de Delitos Electorales, serán designaciones propias que avalará el Legislativo dominado por Morena en septiembre.
La decisión es también la aceptación de la continuidad de una procuraduría de justicia facciosa, que primero encarceló a la ex líder del Sindicato de Maestros Elba Esther Gordillo durante todo el sexenio, y posteriormente manipuló el expediente para ayudar a su liberación.  
Es el mismo concepto de justicia que NO investigó en tiempo y forma al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, al de Quintana Roo Roberto Borge Angulo y al de Chihuahua César Duarte Jáquez, hasta ver la tragedia electoral para el PRI en sus estados.
Es también el modelo repetido de PGR -ahora fiscalía- que persiguió al candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés. Con sobradas sospechas, los fiscales a modo son necesarios para cumplir con el Pacto de Impunidad Morena - PRI.
Así que las mesas de análisis del equipo de transición a López Obrador y las ONG´s agrupadas en los colectivos #FiscalíaQueSirva y #VamosPorMás, instaladas el mismo día del anuncio de la designación de los fiscales, es una burla más que suma a la ofensa de las víctimas con el “Perdón” a los delincuentes y la amnistía.
Con propósitos de apología, se construye una narrativa sobre la innecesaria reforma al artículo 102 constitucional que norma todos los aspectos de las fiscalías, por lo tanto se quedará tal cual la redacción diseñada por las bancadas del PRI para mantener la tutela de los fiscales bajo el Ejecutivo, mediante la ‘deuda’ de ser nombrado por el presidente en contubernio de sus bancadas mayoritarias.
En esta narrativa, Tatiana Clouthier Carrillo, Alfonso Durazo Montaño y Olga Sánchez Cordero juran que Andrés Manuel NO propondrá un Fiscal Carnal. Obviamente tendremos que confiar en la buena voluntad del líder, más que en la certeza jurídica de la total autonomía.
Por supuesto que fiscales a modo derivarán en corrupción a modo y una procuración de justicia a modo. Ese fue el título de mi columna del 11 de julio en este espacio (http://ow.ly/lbZ030lmbc5).
Durazo Montaño adelantó desde el 10 de julio la intención: “Yo creo que no es imprescindible (que el fiscal sea de la sociedad civil), en la medida que haya voluntad política para garantizar la autonomía. Actualmente, por razones de falta de voluntad política, el procurador, que debería ejercer con independencia del Ejecutivo, no se ha logrado ejercer por falta de voluntad política”.
Esto es, autonomía a voluntad de López Obrador.
Agrega Durazo: “En ningún momento van a ser designado por Andrés Manuel, será una propuesta del próximo presidente al Senado, y el Senado decidirá… vamos a hacer una separación obvia entre el crimen uniformado y aquellos integrantes de la policía que tengan un interés auténtico en servir a la sociedad”.
Traducción: Sí será designado por Andrés Manuel y avalado por el Senado dominado por Morena, al que se sumarán el PRI, PVEM y el Panal, parte beneficiada del Pacto de Impunidad.
Entre la feligresía de López Obrador no habrá mayores reclamos, la mayoría está dispuesta a creer en cosas que no creerían ni en Salt Lake City, Utah.
Pero además una fiscalía a modo del presidente es imprescindible para otorgar “el perdón” como parte fundamental en lo que llaman proceso de pacificación. Un Fiscal General autónomo tendría que perseguir todos los delitos sin importar lo que a conciencia del Ejecutivo signifique “perdón”.
El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Ramón Cossío sentenció durante la presentación del informe Hallazgos 2017 de la organización México Evalúa: “No puede haber proceso de paz sin un sistema judicial eficientísimo. Todo proceso de pacificación tiene que pasar por una imposición de las normas jurídicas. Si lo que queremos es la pacificación, empezar con ideas generales es complicado y peligroso, aquello que termine en paz o perdón volverá a recaer y aquello no tendrá ningún sentido, las víctimas quedarán profundamente lastimadas y no habrá ningún proceso de paz posible”.
Y agrega: “Más allá de la alegría democrática, el mundo del derecho es un mundo técnico, no de entusiasmos exclusivamente: o se sabe o no se sabe. El mundo se construye racionalmente y se tiene que sostener racionalmente”.
El informe de México Evalúa revela que hasta 87.3% de los delitos cometidos en el país hasta 2016 han quedado impunes, y en algunos estados este porcentaje rebasa el 90%. En Jalisco y Tlaxcala supera el 99%.
Para el ministro Cossío el mensaje de fondo es: “estos estados son muy buenos para delinquir, porque la probabilidad de ser atrapado, procesado y sentenciado es casi cero. Esto debiera ser un dato no sólo preocupante, casi aterrador”.
En efecto, es un mensaje aterrador, igual que la continuidad de fiscalías potencialmente facciosas, como lo fue la PGR en este sexenio.
   
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx



miércoles, 8 de agosto de 2018


La nueva prueba del PAN: equilibrio y contrapeso de López Obrador

  • El PAN tiene una nueva cita con la historia: construir el equilibrio y contrapesos del nuevo gobierno en defensa de las libertades y la democracia, ante el autoritarismo, poder absoluto y continuidad de la impunidad.

Hugo Páez

El sábado no será un día de campo para Ricardo Anaya Cortés, sin embargo, en diversos sectores del panismo hay apuestas de que el ex candidato presidencial de la coalición Por México al Frente saldrá victorioso.
Anaya Cortés no tuvo que esperar más allá de seis semanas para reaparecer en un ambiente nacional de incertidumbre, de yerros y contradicciones del proyecto de Andrés Manuel López Obrador y su gabinete.  
No se llevó la victoria, pero estuvo muy por encima del PRI-PVEM-Panal, de hecho, de los dos partidos aliados del PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, ninguno perdió el registro, a diferencia de las otras dos alianzas donde el PES de Hugo Eric Flores y el Panal de Luis Castro quedan fuera.
Entre las consideraciones a reflexionar están las infames traiciones del ex presidente Felipe Calderón, del colaboracionismo calderonista con el PRI en el Senado, integrado por Ernesto Cordero, Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Salvador Vega y Jorge Lavalle, el mercenarismo de Gaby Cuevas Barrón y Germán Martínez Cázares.
En el cónclave panista del sábado podrán manifestar a los cuatro vientos “se los dijimos”, con la primera prueba del pacto de impunidad en la liberación de Elba Esther Gordillo. Con los incumplimientos de López Obrador de las promesas de derogar el gasolinazo y de echar abajo la Reforma Energética, ahora bien vista por Manuel Bartlett Díaz.
También con los desatinados palos de ciegos para resolver el problema de la inseguridad en base a Foros de Pacificación, iniciados con el pie izquierdo y el reclamo de las víctimas por perdón impuesto por Andrés Manuel a los criminales.
Inclusive está el “siempre NO”, a las promesas de: echar abajo la Reforma Educativa, de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX -se va a hacer donde está-, de combatir la impunidad y la corrupción, además de un sinnúmero de incumplimientos.
Pero el mayor pecado del panismo fue la incapacidad para cerrar filas con firmeza con Ricardo Anaya, ante el evidente el uso faccioso de la PGR y la fuerza del Estado, aún con la denuncia del Tribunal Federal Electoral de Janine Otálora Malassis y la CNDH de Luis Raúl González Pérez. El pacto de impunidad refrendado en el desayuno de Andrés Manuel y José Meade Kuribreña con halagos mutuos.
En esa perfidia está la exhibición bochornosa del grupo de gobernadores panistas que se rindieron ante López Obrador, el viernes anterior a la votación.
Nerviosos por las encuestas reveladoras de un triunfo avasallador de Morena, los gobernadores que le deben el triunfo al PAN y a las alianzas con el PRD y MC, bajaron la mirada y se postraron de hinojos. La sumisión fue correspondida con la imposición de procónsules -coordinadores estatales de AMLO- que los inmovilizará y debilitará, con claros propósitos electorales.
Ricardo y Damián Zepeda, responsable del partido, llegarán al cónclave de reflexión panista en un ambiente de reclamos, así son las derrotas, pero no hay nada de desdoro cuando se luchó contra la excitada fuerza del estado que con una mano trató de encarcelar al candidato y con la otra liberar a Elba Esther, ante un triunfo preconcebido que no le dejaba más opciones que pactar la impunidad a cambio de quitar del camino a la coalición del Frente. Así unieron fuerzas para aniquilar al candidato que sin reparos prometió meter a la cárcel a Enrique Peña Nieto, pruebas mediante.
Los conjurados del sábado deben analizar la inconveniencia de deshacer la alianza con el PRD de Manuel Granados y MC de Dante Delgado. La división es una victoria más para un gobierno que muestra su vocación totalitaria desde los primeros días del triunfo, sin esperar siquiera la constancia de mayoría o el cambio de poderes.
Ese totalitarismo patriarcal dicta desde ya, el salario que debemos ganar; a quien deben perdonar las víctimas del crimen; la austeridad que debemos adoptar a partir de cánones populistas bien delineados, para no transgredir el nuevo manual de comportamiento social.
Dicta también que no debemos señalar las infamias cometidas en otros países autocráticos, tiranías, y dictaduras en ciernes, por la nueva política de “no intervención”, máscara que trata de ocultar futuras complicidades de un proyecto intercontinental integrado por Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Cuba principalmente.
El PRI no será contrapeso, el repudio en las urnas los aniquiló y arrinconó con el ganador, sin embargo, las democracias necesitan equilibrios sólidos, necesitan instituciones que luchen por las libertades con firmeza, el país está en juego. Peores crisis ha superado Acción Nacional.
 
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

lunes, 6 de agosto de 2018

     
A la infamia de la corrupción y el crimen, le sigue una infamia mayor: perdonarlos
     
Hugo Páez
   
Espero que los foros de pacificación lleguen a conclusiones más inteligentes, interesantes y complejas que las que todos conocemos. Espero que no sean palos de ciego que aumenten la espiral de violencia.
Que no sea una maniobra para delegar responsabilidades a las ONG´s, expertos, intelectuales, académicos, víctimas y ‘bienpensantes’ en el tema de seguridad y derechos humanos.
Ya sabemos en qué acaban estas cosas: se escucha a las víctimas de varias entidades del país, a representantes de municipios, estados, a ONG´s, etcétera, etcétera, y todo termina sin claridad ni estructura que procese la información y la materialice en una metodología adecuada.
Los foros esperan llegar a moldear una metodología, pero pueden terminar en una gran lista de buenos deseos donde los responsables de la seguridad pública tomarán lo que quieran, o simularán procesar lo más importante, y si no resulta, ¿ustedes que creen? será el yerro de los participantes.
Es clara la intención pacificadora de Andrés Manuel López Obrador, de Olga Sánchez Cordero y de Alfonso Durazo Montaño a través de métodos sociales, a través de detornar oportunidades con los megatones necesarios para que las comunidades más pobres, y los jóvenes sin oportunidades, no caigan en las garras del crimen organizado.
En lo inmediato el crimen avanzara, pero a un plazo intermedio le tomarán la medida al nuevo gobierno, y a largo plazo esperemos no escalar a nuevos récords de muertes dolosas e índices delictivos.
Durazo dice que los foros servirán para definir el método. Que en 180 días deberá detenerse la tendencia criminal, y en tres años se probará la eficacia del método, para en el 2024 entregar un país en paz.
Confío en que los foros vayan más allá que la repetida retórica sobre la necesidad de reconstruir el tejido social, de capacitar a las policías del país, de exigirle a Estados Unidos que detenga el tráfico de armas hacia México, de proponer salarios dignos para todos los involucrados en la lucha contra el crimen, de dar mejores oportunidades a las comunidades dominadas por el narco, de legalizar ciertas drogas como método para paliar el problema, de mantener al menos un tiempo al Ejército y a la Marina en las calles mientras se capacita a las policías, de meter al aro a gobernadores y alcaldes, de erradicar la corrupción, y bla, bla, bla.
El nuevo ingrediente es la amnistía.
El cómo diseñarla es la clave. Al parecer, López Obrador, Durazo y Sánchez Cordero hablaron de ella en la campaña sin una idea clara. No quiero imaginar que de pronto se le ocurrió al entonces candidato de Morena, en algún paraje lejano de Tierra Caliente en Guerrero, y después se vieron obligados a adecuar la polémica propuesta -que a la fecha lleva un sinnúmero de variantes y confunde cada vez más- ante la fuerte reacción de la sociedad, ofendida al imaginarse a criminales bendecidos por el perdón de la Cuarta Transformación.
Y espero que el Pacto de Impunidad no deje sin rendición de cuentas ante la justicia a los que manejaron los enormes presupuestos para seguridad. Es un secreto a voces la bonanza de amigos y familiares de Miguel Osorio Chong quien concentró los recursos de dos secretarías. Es sólo uno de muchos ejemplos en casi todas las secretarías.
A la infamia de la corrupción y el crimen le puede seguir una infamia mayor: el perdón a los corruptos y a criminales.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


viernes, 3 de agosto de 2018

    
Golpe de Estado a los estados y a la Suprema Corte
    
Hugo Páez
 
Es tan clara la intención de tomar el control de los estados desde el gobierno federal, que los gobernadores no alineado con Andrés Manuel López Obrador tendrán que formar una sub federación alterna a la CONAGO para consolidar la resistencia.
Los primeros pasos se escuchan en Jalisco con el gobernador electo Enrique Alfaro Ramírez, pero está el antecedente de Javier Corral Jurado en Chihuahua, embestido por la presidenta de Morena Yeidckol Polevnsky y denostado en la campaña presidencial por Andrés Manuel López Obrador.
Este miércoles Héctor Aguilar Camín lo llamó “El futuro gobierno y la captura regional”, dos semanas antes, en este espacio escribí: “Retrocede el federalismo y avanza el absolutismo: AMLO expulsa a gobernadores de sus paraísos” (http://ow.ly/PVwZ30ldOhY 14/jul/2018) con pasos decisivos para limitar a los gobernadores con miras en las elecciones del 2021, donde se juegan 15 gubernaturas y podría cambiar la configuración de la Cámara de Diputados por el natural desgaste del ejercicio de Morena en el primer trienio.
La postura del gobernador electo de Jalisco, Martín Alfaro, es no permitir intermediaciones con el futuro presidente de la república, esa intermediación trae el veneno en la figura del ex candidato de Morena a la gubernatura Carlos Lomelí, derrotado por Alfaro, que tendría el control de recursos y mecanismos para dilatarlos, acelerarlos o mermarlos, con evidente propósito de control central y electoral.
En una entrevista con Carlos Puig, Alfaro declaró: “Aquí no va a haber ni sometimiento y mucho menos miedo, aquí vamos a gobernar con dignidad, en este estado yo sí espero poner un ejemplo de cómo se debe gobernar con dignidad, de cómo se deben defender los intereses de tu estado ante la Federación, no en un ánimo de confrontación, pero sí en un ánimo de cumplimiento cabal del pacto federal”.
La fuerza económica, demográfica y geográfica de Jalisco la convierte en territorio propicio para detonar la resistencia contra la imposición de la federación con miras al empoderamiento de la CONAGO en el 2021.
Como es de esperarse, el veneno se repite en todos los coordinadores o procónsules designados por Andrés Manuel en los estados para la toma del control total que va contra la naturaleza de la autonomía jurídica de estados y municipios.
Sin embargo, la estrategia del control total pasa por la Creación de un Tribunal Constitucional, propuesta que ventiló Porfirio Muñoz Ledo en una entrevista con El Universal, que estaría por encima de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de Luis María Aguilar, así los tres poderes estarían a disposición del Ejecutivo, a partir de la mayoría de Morena en la Cámara de Senadores y de Diputados.
El sufragio que llevó a López Obrador a la presidencia de la República es igual de legítimo que el sufragio de un alcalde un gobernador o un legislador, motivo por el cual no se justifica violentar la autonomía de los territorios legítimamente sufragados.
Desde esta perspectiva, la presidencia de la República no es un nivel superior a cualquier otra entidad legítimamente votada, por lo tanto, el intento de Golpe de Estado a los estados, a través de estos coordinadores, tendría que ser neutralizado en pro del Estado de Derecho, acciones preventivas para cerrarle el paso a la creación del Tribunal Constitucional, un poder superior al de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de Luis María Aguilar, con el propósito de someter a los tres poderes, el Legislativo prácticamente está tomado por Morena y sus aliados.
El tema de fondo es evitar el deterioro de equilibrios, de contrapesos, y la concentración de poder en una sola persona y los riesgos evidentes de la intención que apuntan a neutralizar la democracia en México, cada vez más cerca de la democracia liberal.
La toma absoluta del poder tiene las prisas por aprovechar el gran capital político de la victoria contundente en las urnas, antes del desgaste natural por los yerros y el ejercicio del poder.
De hecho, la crisis por el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz en la Comisión Federal de Electricidad es una muestra del interés del obradorismo por etiquetarla como la resistencia de la derecha al cambio, como una guerra entre ‘fieles e infieles’ a López Obrador.
Los temores al pronto deterioro están bien fundamentados en la difícil tarea de dar solución a los grandes problemas que prometieron solución a partir de tesis de pizarrón, uno de ellos, la pacificación del país.
De acuerdo a las proyecciones y estrategia de Alfonso Durazo, en 180 días se revertiría la tendencia del crimen organizado, pero apenas hasta el 2021 se estaría probado la eficacia de la metodología implementada.
Con esa agenda, la inseguridad evolucionará en metástasis de cáncer terminal precisamente en la elección federal intermedia, donde además se juegan 15 gubernaturas, casi la mitad del territorio nacional,  Aguascalientes – Martín Orozco (PAN), Baja California Sur – Carlos Mendoza Davis (PAN), Campeche – Alejandro Moreno (PRI), Chihuahua – Javier Corral (PAN), Colima – José I. Peralta, Guerrero – Héctor Astudillo (PRI), Michoacán – Silvano Aureoles (PRD), Nayarit – Antonio Echevarría (PAN), Nuevo León – Jaime Rodríguez (independiente), Querétaro Francisco Domínguez (PAN), San Luis Potosí – Juan M. Carreras (PRI), Sinaloa – Quirino Ordaz (PRI), Sonora – Claudia Pavlovich (PRI), Tlaxcala – Marco Mena (PRI), Zacatecas – Alejandro Tello (PRI).
El golpe de Estado a los estados y a la Suprema Corte, para tomar el control de los tres poderes, es la medicina preventiva para la continuidad de Morena en el 2024.
 
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx


miércoles, 1 de agosto de 2018

    
La encrucijada de Tatiana Clouthier ¿renuncia por Bartlett..?
   
Hugo Páez
   
Tatiana Clouthier atraviesa por una encrucijada brutal.
Una posible renuncia, a priori, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador estaría más que justificada por la ofensa y falta de sensibilidad al nombrar a Manuel Bartlett Díaz como director de la Comisión Federal de Electricidad, que en las últimas horas recibió el rechazo del titular de la Coparmex Gustavo de Hoyos.
La futura subsecretaría de Derechos Humanos de Gobernación es una de las pocas voces -o la única- verdaderamente autónoma y equilibradas en la cofradía de Andrés Manuel, encapsulada en el halo dogmático, provocador de manifestaciones idólatras de feligresía peregrina en la Casa de Transición.
Los sentimientos encontrados de Tatiana, como el gran activo de la campaña de López Obrador, deben ser terriblemente incómodos, atizados por los cuestionamientos de su hermano Manuel Clouthier Carrillo quien montó en una cruzada mediática contra el que señala como el represor del Maquío, su difamador que abusó de la posición desde la Secretaría de Gobernación para alentar la invasión de tierras agrícolas de su propiedad.
La rabia contra el tabasqueño por el nombramiento Manuel Bartlett llegó al clímax con la sentencia: “Carlos Salinas y Fernando Gutiérrez Barrios mataron a mi padre…” y “Los asesinatos políticos de Xavier Ovando y Román Gil, operadores de campaña de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, fueron parte de la estrategia del histórico fraude electoral cuando Bartlett era SEGOB”.
Y la defensa del próximo titular de la CFE se se limitan a uno que otro comentario de Olga Sánchez Cordero, de Yeidckol Polevnsky y al beso del diablo del cuestionadísimo líder del sindicato de Luz y Fuerza Martín Esparza.
Es evidente la disyuntiva del virtual presidente electo, mantener el nombramiento de Bartlett implica mayor desgaste, y la probable declinación de Tatiana a la subsecretaría de Segob. Dar marcha atrás a la decisión implica un golpe al equipo de transición y la posibilidad de que los futuros nombramientos queden expuestos a ataques mediáticos equivalentes.
El senador poblano criticó los golpes de forma pueril, inclusive llamó “las estúpidas críticas de la derecha” a los cuestionamientos, y en tono de burla sentenció: "Son chispotas de algún cachorrito por ahí que escribe un sesudo artículo en contra mía, diciendo toda clase de improperios y groserías, siendo el hijo de Krauze, que es de la Academia (Mexicana) de la Lengua, y qué lengüita de su hijo para decir que se ‘cayó el sistema’ y que yo dije ‘fue un ataque patriótico’. Esos son ataques, pero están claramente señalados, ¿pues dónde están?, pues en la derecha, en quienes no quieren que haya funcionarios funcionales en este país
Posiblemente la estrategia será esperar a que se calmen los ánimos y que Tatiana se mantenga en el equipo obradorista, y Bartlett y AMLO aguanten la embestida durante los próximos cuatro meses.
Sin embargo los Clouthier ya atravesaron el Rubicón y no hay marcha atrás. La altura moral y la congruencia de Tatiana se reflejaron al dejar atrás al PAN en el momento indicado, para seguir por su propia ruta, e indudablemente fue uno de los grandes activos de la campaña de la alianza Juntos Haremos Historia.
Andrés Manuel la integró a su equipo como coordinadora de campaña y de inmediato se abrió camino en el norte del país, en estados tradicionalmente reacios a los partidos de izquierda. En cambio, dudo que Manuel Bartlett le haya aportado más de un par de votos a Morena y aliados.
La crisis prueba la falibilidad del líder que arrasó el 1 de julio, y que las aberraciones como integrar a Napoléon Gómez Urrutia, a Nestora Salgado y al clan de Elba Esther Gordillo en el proyecto de la Cuarta Transformación, tienen consecuencias, y que el liderazgo carismático moldeado por la propaganda tendrá reacciones de resistencia.
Al final de día los Clouthier prueban que ciertos contrapesos se mantendrán, a pesar de intentar concentrar el poder en una sola persona, como el mayor peligro para las democracias liberales.
Lo dicho, Tatiana está en una encrucijada.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @HugoPaezOficial  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx