Seguir a Hugo Páez

jueves, 16 de octubre de 2014

De nuevo el cuento del Plan Maestro contra Peña Nieto

Hugo Páez


Como en toda serie de eventos de sucesión inmediata, y que terminan por afectar la imagen del gobierno central, empieza a emerger la tesis del Plan Maestro contra Enrique Peña Nieto.
El punto de partida es el discurso de la ONU en su gira por Estados Unidos. En Nueva York fue el reclamo de medios internacionales al cuestionarle la masacre de 22 personas en Tlatlaya Estado de México, por elementos del Ejército, entidad origen del presidente de la república.
Los promotores de la tesis hablan de la ausencia de un “leitmotiv” creíble en Iguala. De lo extraño que suena que un momento de furia, el alcalde José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, dieran la orden de asesinar a los normalistas, en su propio territorio, sin reparar en las implicaciones inmediatas al ser cabeza del gobierno local.
Y también de la dudosa escena de un grupo de policías de Cocula Guerrero entregando 43 estudiantes de Ayotzinapa al grupo criminal Guerreros Unidos ¿cual es el propósito?
De este abrevadero se alimenta la tesis del Plan Maestro contra Peña Nieto, contra la imagen de México, y, a partir de ahí, seguirá la tesis del Estado Fallido.
Los mismos argumentos de finales del 2013 en la crisis de Michoacán. Esta vez el movimiento efervece en los estudiantes como víctimas de la barbarie del Estado Mexicano, y escala de la Normal Rural de Ayotzinapa, a la UNAM, a la Universidad Metropolitana, e instituciones particulares como el ITAM y la Ibero.
Voy más por el oportunismo político que aprovecha la mecánica del desmadre y la incompetencia de todos los niveles de autoridad, de un estado en el que, por más reformas de primer mundo, sus herramientas de tercer mundo lo atan a una realidad que pensamos ya superada.
Con los resultados de la entrada en escena de la Procuraduría General de la República difícilmente se verá a Jesús Murillo Karam como un Fiscal General transexenal, alejado de intereses partidistas y con la autonomía que muestran sus pares en las democracias liberales.
Iguala mantiene en jaque al Estado Mexicano. Cada vez es más irrelevante la permanencia de Ángel Aguirre Rivero en el gobierno de Guerrero. Enrique Peña Nieto se ve obligado a salir casi a diario a dar confianza en el discurso para garantizar justicia, de que atrapará a los responsables materiales e intelectuales, sin embargo, los responsables materiales e intelectuales en el caso Tlatlaya, se quedaron en un teniente de la Secretaría de la Defensa Nacional, de 13 militares consignados, de los cuales sólo cuatro soldados son acusados de homicidio por la PGR.
Las presiones obligaron ir más arriba, se abrió una investigación contra el general de brigada José Luis Sánchez León por su presunta participación en la muerte de las 22 personas, y en ese juego de apariencias, el general fue removido como comandante de la 22 zona militar al proyectarse el escándalo a niveles internacionales.
Parte de ese oportunismo, no de un Plan Maestro, es lo que llevó a Martín Esparza y al Sindicato Mexicano de Electricistas a lograr, según sus palabras que son tomadas con mucha reserva, a la recontratación de 14 mil trabajadores que no aceptaron su liquidación. El SME utilizó la ruta de los alumnos del Politécnico para llegar a la Secretaría de Gobernación de Miguel Ángel Osorio Chong. De concretarse el acuerdo en momentos en que el gobierno federal no quiere más problemas, parece a contracorriente de las reformas estructurales.
¿Que dimensiones alcanzará la protesta estudiantil..? En esta atmósfera que se presta al chantaje, parece no tener límite. No son ni las condiciones ni el argumento del 1DMx, en la toma de protesta de Peña Nieto en diciembre del 2012.
Esta vez la violencia de los estudiantes mostrada en Chilpancingo, la autopista del Sol, y ayer contra el edificio de la PGR en paseo de la Reforma, trae bajo el brazo una aparente justificación que dista mucho del econtronazo de grupos anarquistas contra granaderos, afuera del Congreso.
Seguramente crecerá la provocación con el propósito de llegar a la represión. Ya no está pendiente ese falso muerto que desde la tribuna de San Lázaro proclamó el diputado Ricardo Monreal en el cambio de poderes de Felipe Calderón Hinojosa a Enrique Peña Nieto, ahora son tres asesinados por la autoridad en Iguala y 43 desaparecidos, un coctail Molotov con el PAN de agregado pidiendo la desaparición de poderes en Guerrero, y un PRD al que ya no le importa inmolar a Ángel Aguirre Rivero para salvar lo que se pueda, en el periodo electoral del 2015.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com