Seguir a Hugo Páez

martes, 17 de enero de 2012

Gobierno y microbuseros corrupción organizada

Hugo Páez

En entrevista con Miguel Ángel Mancera, me explica que la impunidad de los microbuseros -también llamados "peseros"- se va arreglando poco a poco en la Ciudad de México.

El entonces procurador del DF trató de abordar el tema con pinzas, en la superficie; yo insistía por la agresión cotidiana que significa para automovilistas, y usuarios del transporte público, que sufren todos los días la anarquía tolerada por las administraciones perredistas.

Ayer, buena parte de la ciudad fue un verdadero desmadre por una manifestación de microbuseros, en protesta por los operativos que realiza el Instituto de Verificación Administrativa (InveaDF) y la retabulación de tarifas.

Podrán ser los Bejaranos, o cualquier tribu de izquierda que los usa como fuente de ingresos, grupos de presión o de choque; el hecho es que el orden es responsabilidad de Marcelo Ebrard Casaubón.

Ya sin la presión de la candidatura presidencial en la agenda, el Jefe de Gobierno terminaría su sexenio con el reconocimiento ciudadano, si los obligara a cumplir la legalidad, como es su atribución.

No se trata de crimen organizado, ni de un tema que puedan aventar a la federación; pero si huele a podrido en el centro de los intereses de los partidos de izquierda.

Me comentó Mancera en diciembre: "Si ves unas fotos de Reforma de hace 10 años, y la comparas con una actual, te vas a dar cuenta de que forma estamos solucionando el tema de los microbuses y el transporte público en el DF", a tres semanas de renunciar para buscar la estafeta de Ebrard.

En realidad lo que hizo el gobierno del DF fue desplazar los microbuses de las avenidas importantes a las secundarias, aumentó la densidad y empujó la plaga a cientos de calles y avenidas.

En efecto, tiene razón el ex procurador, la medida sirve para la foto; pero nada mas para eso, lo de ayer fue una agresión al ciudadano y un caos que ninguna autoridad pudo evitar. Son presiones de la corrupción organizada, que no podría explicarse sin la complicidad de las autoridades y los grupos políticos que administran el DF tres sexenios atrás.

Las protestas de transporte público le pegan directamente al Jefe de Gobierno y a su candidato. Paralizar zonas de la ciudad los golpea, y además de ser un manjar para los otros aspirantes de la izquierda, lo será para Beatriz Paredes e Isabel Miranda de Wallace.

Pero nunca vi a los Jefes de Gobierno, preocupados por la cultura de la legalidad; cimiento del orden y de una vivencia cotidiana menos agresiva para el capitalino.

El desmadre sigue, tal vez proscrito de avenidas como Reforma, Insurgentes, Cuahutémoc; arterias del paisaje urbano, postales para la foto, como dice Mancera. Coartada, digo yo, que oculta el olor clientelar a podrido estancado en las aguas del PRD.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com