Seguir a Hugo Páez

jueves, 19 de enero de 2012

El pecado de Mancera ante la ley electoral

Hugo Páez

         Algo tienen que hacer con urgencia los institutos electorales, el Congreso y los partidos, para destrabar la confusión en la aplicación de las reformas electorales del 2007.
         La politización ciudadana y la dinámica de las precampañas los rebasan. Las redes sociales no saben de normas, y la libertad de expresión se las arregla para abrirse paso fuera de los límites absurdos que provocan miedo en los equipos de campaña, en los partidos y medios de comunicación.
         El martes 13 de diciembre se publicó una entrevista de un servidor con Miguel Ángel Mancera en Impacto El Diario, Televisión, y e fin de semana posterior en la revista semanal. El entonces procurador capitalino habla de su trayectoria, y el camino que forjó para, en caso de darse las condiciones, buscar la Jefatura de Gobierno del DF. La conclusión y el título del artículo era: “Confío en mis resultados: Mancera”.
         Resulta que el “atrevimiento” del procurador molestó a Edwin Enrique Ramírez Lemus, Pedro Velásquez Sandoval y José Roberto Martínez Sánchez, quienes interpusieron una queja ante el IFE.
         El sábado 14 de enero llegó una notificación a mi nombre, a las oficinas de Impacto. Me solicitan colaboración dentro de un plazo de tres días hábiles para informar sobre la citada nota, y me preguntan si es o no de mi autoría, a pesar de que en el sitio oficial de esta casa editorial aparece mi nombre en la nota, y a un lado el video íntegro de la entrevista.
También me solicitan que diga si la misma corresponde en su integridad a una entrevista con el denunciado o incluye apreciaciones personales, en especial, en lo tocante a la manifestación del presunto infractor de su interés por contender a un cargo de elección popular, remitiendo, en su caso, las constancias atinentes.
Basta ver la grabación en video y la nota para saber lo que se solicita, pero bueno, imagino que el procedimiento del IEDF así lo marca.
         Hasta aquí la solicitud de apoyo y colaboración que me pide el Instituto, para resolver la solicitud de tres ciudadanos basados en un montón de artículos, empezando con el 14, 16 y 116, en un sinnúmero de fracciones e incisos, del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del DF, del reglamento de Procedimientos Administrativos Sancionadores.
         El gran pecado de Miguel Ángel Mancera es si manifestó su interés por contender a un cargo de elección popular. ¡Hágame usted el grandísimo favor..!
         Estoy de acuerdo que los institutos electorales de los estados y el DF se basan en legislaciones que originalmente fueron modificadas en el Congreso de la Unión y posteriormente se propagaron a las entidades de la república.
         Estoy de acuerdo que no es bronca de los Institutos, las malechuras de las leyes, las malechuras de las reformas y los requerimientos de ciudadanos oportunistas, sin embargo, las autoridades electorales, cuando menos las federales, abonan un protagonismo bizantino al debate, por lo tanto, se agrega a la confusión y los temores; en consecuencia, provoca autocensura.
         La peor parte se la lleva el ciudadano elector. La atmósfera provocada por el Congreso en el 2007 impide que se difunda información que puede ser catalogada como guerra sucia o que particulares y organizaciones contraten tiempo en medios electrónicos para decir lo que piensan de sus candidatos.
         Insisto en que es un enfoque paternalista que considera idiotas a los ciudadanos comunes, que no sabemos tomar decisiones en la mar de información.
Los apologistas de este absurdo definen las reglas del juego como equidad, reducción de costos de los comicios y del abstencionismo; el resultado: un fiasco y confusión que se deben reparar con urgencia.
        
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com