Seguir a Hugo Páez

lunes, 30 de enero de 2012

El complot contra Santiago Creel

  • Antes del registro de precandidatos, la Comisión Nacional de Elecciones “desapareció” el 50% de las fimas.
·        Con la venia del gobierno, fue vetado por las dos grandes cadenas televisoras.
·        Despidieron a funcionarios federales que lo apoyaban.
·        En un intento por bajarlo de la contienda del 2012, le exigieron comprobantes de gastos de la campaña del 2006.

Hugo Páez

         A unas horas del registro de Santiago Creel Miranda como precandidato del PAN a la Presidencia de la República, el 14 de diciembre, recibió una información de la Comisión Nacional de Elecciones: la mitad de las firmas que presentó el equipo del senador con licencia, no aparecían.
         Perder la mitad de las firmas significa incumplir el requisito para proceder al registro. Ante la maniobra de Gustavo Madero y José Espina von Roehrich, Santiago Creel decidió dar una conferencia de prensa en la que denunciaría el hecho ante la opinión pública. Su equipo de campaña se había percatado de una estrategia mediática que pretendía difundir el rumor: “A Santiago Creel no le alcanzaron las firmas”.
         La amenaza de del escándalo movilizó a los funcionarios de Acción Nacional. José Espina informó a los medios que se trató de un error de captura en las oficinas del CEN del PAN.
         Este es solo un capítulo no revelado de una larga lista de presiones para desalentar al senador en su búsqueda por la Presidencia de la República. Otros muestran hasta donde puede llegar el autoritarismo, y la fuerza de la nómina, ya que funcionarios federales que lo apoyaron fueron despedidos sin ningún motivo. Por ejemplo, a Ignacio Loyola le pidieron su renuncia como titular de Agroasemex, y a Jorge Triana, lo botaron de la Delegación de Economía en el Distrito Federal.
         Santiago fue sistemáticamente bloqueado desde inicios del sexenio. Durante 40 meses lo vetaron las dos cadenas televisoras, Televisa y TV Azteca, con la anuencia del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y poco a poco, con grandes esfuerzos se fue abriendo espacios.
Queda para la historia la campaña de descrédito que emprendió Televisa al ventilar su vida privada en noticieros y programas de espectáculos, entre los que destaca su relación con la actriz Edith González. No le fue perdonado que en mayo del 2007 revelara ante la opinión pública que la Ley Televisa fue aprobada bajo presiones a diputados y senadores. Afirmó: " Las condiciones bajo las cuales se llevó a cabo esa negociación, que todos conocemos, se dieron en medio de una intensa campaña política, en la negociación de compraventa de espacios de televisión".
         En esos momentos se esperaba la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El senador pedía correcciones a la ley.  El 5 de junio del 2007, la Corte asestó un golpe y reformó cuatro artículos muy ventajosos para las televisoras; estos les permitían incrementar su poder económico al acceder a servicios adicionales en telecomunicaciones, sin licitación, y sin el pago obligado al Estado por el uso del espectro radioeléctrico, además de obtener concesiones por 20 años, con la posibilidad de refrendarlas de manera automática.
Por unanimidad, los nueve ministros declararon inconstitucional el artículo 28 de la Ley Federal de Radio y Televisión (LFRT), ya que vulnera seis preceptos de la Carta Magna, referentes a los principios de libertad de expresión, igualdad, rectoría económica del Estado sobre un bien público, utilización social de los medios de comunicación, y la prohibición de monopolios.
         Tal acción le valió a Santiago Creel quedar sentenciado al ostracismo televisivo. El gobierno federal permitió el golpeteo que llegó al climax al difundir en programas de Televisa el nombre de Constanza, como producto de una relación con Edith González, unos días antes de que el entonces presidente del PAN, Germán Martínez Cázares, le pidiera el 10 de junio del 2008 la coordinación del grupo parlamentario en la Cámara de Senadores. Una maniobra por demás ofensiva ya que el panista ostentaba la presidencia de la Cámara.
         La actitud grosera rebasó al grupo parlamentario del PAN y tanto priistas como perredistas protestaron por la acción de Germán Martínez para imponer a Gustavo Madero en su lugar, ahora presidente del PAN. La estrategia fue orquestada por el Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, fallecido posteriormente en un accidente aéreo en el que viajaban José Luis Santiago Vasconcelos y otros funcionarios.
         El 15 de noviembre, el periódico Milenio publicó que Jorge Álvarez Hot, coordinador de campaña de Santiago Creel Miranda fue arraigado debido a una denuncia presentada por un socio de la empresa Alcance Edificadora y Urbanizadora A. C. el rumor metió ruido al aspirante presidencial y posteriormente se aclaró que no estaba arraigado ni detenido, que el litigio era por firmar como aval de su hermano. Pero las cosas no iban a parar ahí.
         Gustavo Madero no quitó el dedo del renglón; antes del registro de precandidatos, quiso convencerlo de dejar la contienda al solicitarle los comprobantes de los gastos de campaña ¡ni mas ni menos que del 2005..! de seis años antes. El líder del partido no contó con la organización del candidato, y que tuviera todos los documentos que acreditaban sus gastos. Los comprobantes fueron entregados y Creel siguió adelante.
         El complot para sacarlo de la contienda presidencial pasa por presiones contra sus familiares y retiro de prestaciones de ley por funciones desempeñadas; todas, atribuidas al gobierno federal de Felipe Calderón Hinojosa.
La presencia de Creel Miranda en la precampaña presidencial cambia las condiciones de competencia de sus adversarios Josefina Vázquez Mota y Ernesto cordero Arroyo. Bajarlo de la contienda significa despejarle el camino al ex Secretario de Hacienda; ese fue el objetivo de la “consulta indicativa”: pretender relegarlo a un tercer lugar, aprovechando la votación el 15 de enero de candidaturas distritales.
El punto, al aplicar la “indicativa”, era desanimarlo, aun cuando era violatoria de la ley, sin embargo la intentona abortó por el rechazo de Creel y Vázquez Mota. El carpetazo se dio en la reunión del Consejo Nacional del PAN, el autor de la idea, Juan Molinar Horcasitas, la dio por terminada, pero el escándalo ya estaba en los medios de comunicación, Santiago reveló que el presidente Felipe Calderón propuso la consulta indicativa a cada uno de los precandidatos, en Los Pinos en la víspera de Navidad.
El martes 24 de enero, una grabación circulo en las redes sociales y fue retomada por los medios, el Secretario de Gobierno de Sonora, Roberto Romero López, daba línea a funcionarios de Sonora para apoyar a Ernesto Cordero Arroyo, “Es el proyecto del presidente, así lo entiende el gobernador (Guillermo Padrés Elías)”, dice el funcionario, y agrega que no le importen que lo graben.
Con la prueba en la mano, el representante de Santiago Creel ante la Comisión Nacional de Elecciones puso una denuncia de hechos por apoyos del gobierno a Ernesto Cordero Arroyo.
El presidente de la CNE José Espina tendrá que responder; es el mismo funcionario del partido que trató de “desparecer” la mitad de firmas que presentó Creel para su registro, el mismo que, junto con Gustavo Madero, le exigieron los comprobantes de gastos de una campaña presidencial de seis años atrás.
Pero Santiago asegura con firmeza que se sostendrá contra viento y marea, y que llegará al final de la contienda aguantando todo tipo de presiones. En su andar por la república, viajó el viernes a Sonora, el epicentro donde se dio el escándalo de los apoyos del gobierno a favor de Ernesto Cordero. El propósito era animar a los militantes para soportar presiones, y no temer al sufragio libre.
Quienes en algún momento trataron de desanimarlo a la mala, y de bajarlo de la contienda presidencial, no pensaron que, al final, lo estaban fortaleciendo con tantos agravios.
        
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com