Seguir a Hugo Páez

jueves, 17 de marzo de 2016

Desastre ecológico de Mancera y mirreyes verdes

Hugo Páez


Por el tamaño del descrédito y la dudosa honorabilidad del Partido Verde Ecologista, debemos esperar un largo viacrucis en la solución al problema ambiental. Personajes del Verde dominan la escena en el Congreso federal y estatales, en la Asamblea Legislativa del DF (CDMX), y el gobierno federal y de los estados.
A pesar de las evidencias y acusaciones de corrupción a los líderes del partido Jorge Emilio González Martínez y Arturo Escobar, sembraron la idea de asociar la imagen de su club de militantes a la de expertos en materia ambientalista.
Así vemos posicionado al Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal es el ex diputado verde Rafael Pacchiano Alamán -esposo de Alejandra Lagunes, titular del Proyecto Digital de presidencia de la república-; el presidente de la Comisión del Medio Ambiente en la Cámara de Diputados es Arturo Álvarez Angli, en el Senado Ninfa Salinas Sada , en la misma comisión pero en la ALDF es Antonio Xavier López Adame. Todos mirreyes y mirreinas verdes.
Todos en el descrédito que alarmó a líderes de la Sociedad Civil y los unió para pedir la renuncia de Escobar y Vega a la subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de Gobernación de Miguel Ángel Osorio Chong.
Frente a las decisiones erróneas del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa, incompetente en materia ambientalista y otras más, que lo llevó a romper el récord de 14 años sin contingencia ambiental en la Ciudad de México, los ciudadanos perdimos las defensorías ecológicas en los congresos y los gobiernos, por esa camarilla que lideran los González. Un pasaje de vergüenza extrema se documentó en video cuando el “Niño Verde” fue filmado en una operación de soborno para ayudar la liberación de unos terrenos en Cancún, “Me chamaquearon”, contestó a la acusación.
Esa camarilla funcional al PRI, en permanente alianza electoral y de todo tipo, factura las posiciones en materia de medio ambiente en los congresos y gobiernos estatales, federal y el de la república, comercia el tema como potestad a cambio de posiciones y todo tipo de lucro que los ha mantenido por lustros en el Poder Legislativo y el Ejecutivo.
Pero cuentan con la desmemoria de los electores. De 1990 a 1995 los capitalinos vivimos un verdadero estado de sitio en horas donde la polución convertía la atmósfera en un asesino silencioso, irrespirable, mortal para infantes y ancianos, letal para todos, los seis años siguientes empezaron medidas que dieron resultado, pero llegaron las malas decisiones a partir del 2013.
El recuerdo es nulo en los menores de edad (33% de la población). En el 2002 se vivieron los últimos días de alarma, ya esporádica, este estrato tendría a lo máximo cuatro años de edad, y el otro sector vulnerable, el de la tercera edad, disminuyó drásticamente a lo largo de 14 años. En ese conteo, el 40% de los 20 millones de habitantes de la mancha urbana de la zona metropolitana, la historia del terror ambiental se borró totalmente.
En aquellos años, los que podían huir de la ciudad no lo pensaban, la nata aterraba a cualquiera. Ahora amenaza con volver a meternos en una cámara de gases tóxicos a causa de las malas decisiones de Mancera y la Comisión de la Megalópolis, y todo por evitar daños a la imagen política.
El tiempo alcanzó a Miguel Mancera aún cuando trate de repartir culpas. No logró llegar al calendario de la candidatura presidencial sin el desastre ecológico en el que cada uno de los ciudadanos pagamos un precio.
   
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx