Seguir a Hugo Páez

jueves, 15 de octubre de 2015

El trato de custodios al Chapo, no los alertó, Rubido, Imaz, Osorio..?

Hugo Páez

Me pregunto si en los reportes de supervisión del penal del Altiplano, el trato de “Don Joaquín” a El Chapo Guzmán Loera, no alertó a Monte Alejandro Rubido, Eugenio Imaz Gispert o Miguel Ángel Osorio Chong.
Estas dos palabras repetidas varias veces en un video de Televisa difundido ayer de la celda de Guzmán Loera revela los últimos minutos antes y durante la fuga de Guzmán Loera con audios que antes no se dieron a conocer.
Me confirman que una de las normas de seguridad es grabar el sonido en celdas, pasillos, áreas de servicio y de visitas, 24 horas, siete días a la semana. Y por supuesto los reportes está a la orden del Comisionado Nacional de Seguridad, Secretario de Gobernación y el titular del CISEN.
Y que esa condición que en otro lado, en otras circunstancias, es un trato de respeto reverente, en un penal es un indicador de sumisión, de corrupción, o las dos cosas, y, por lo tanto, un factor de relajación de normas y medidas de seguridad de la autoridad que al final de cuentas sirvieron al líder de cártel de Sinaloa, el más buscado del mundo.
En todas las escenas de humor involuntario del video que transmitió Carlos Loret de Mola, destaca el llamado de un comandante al recluso: “Don Joaquín, don Joaquín..”.
Todas estas escenas las conoció Monte Alejandro Rubido semanas antes de dejar la Comisión Nacional de Seguridad, inclusive el evidente estruendo de los martillazos de la obra del túnel, y hasta el momento no existe información de alguna investigación de la Secretaría de la Función Pública de Virgilio Andrade por comisión de responsabilidades o un probable delito.
El trato de los custodios a “Don Joaquín” sí es un dato asombroso, como el que prometió revelar la procuradora Arely Gómez González a la prensa. De ser así, la filtración a los medios de comunicación muestra una criminal ineptitud en el control de la información en la fuga más importante de todos los tiempos, cuando menos la de mayor vergüenza en el gobierno de Enrique Peña Nieto, que dio la vuelta al mundo y nos etiquetó a todos los mexicanos como “corruptos”.
En alguna ocasión pregunté a un candidato a gobernador de Sinaloa el porqué no había una gran campaña de propaganda, en todos los niveles, para señalar el terrible daño social del crimen organizado, para desacralizar los estereotipos del narcotraficante, para poner en su justa dimensión a los criminales que “ayudan a la población” con el propósito de comprar voluntades y complicidades. Una campaña para revertir el efecto de la narco cultura arraigada en la música, ropa, lenguaje y estilo de vida en general.
No hubo respuesta. Sinaloa es un estado que desde la perspectiva de la cultura de la ilegalidad se ha beneficiado del narcotráfico en todos los niveles. Habrá que ver la propuesta de los aspirantes a gobernador, habrá que preguntar a los precandidatos priistas más visibles: Jesús Vizcarra, Aaron Irizar, David López, Heriberto Galindo, Diva Gastélum, Gerardo Vargas; al independiente Manuel Clouthier Carrillo y a los que salgan del PAN, cual es la estrategia puntual para erradicar del estado el narcotráfico y el crimen organizado.
Triste panorama para el presidente de la república, para el partido de Manlio Fabio Beltrones que se supone regresaron a Los Pinos porque saben hacer las cosas.
Pasaron meses, el Congreso pidió los videos del penal con audios y se los negó la autoridad, pero se filtraron para vergüenza de la investigadora Arely Gómez González, para vergüenza de un aparato incapaz de cuidar al mayor trofeo de “caza” y para el gobierno de los imperdonables, como le dijo Peña Nieto a León Krauze cuando le preguntó ¿qué pasaría si se escapa El Chapo Guzmán?
   
   fACEBOOK.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx