Seguir a Hugo Páez

martes, 6 de octubre de 2015

No que no están divididos los padres de Ayotzinapa, Vidulfo

Hugo Páez
   
El día de la reunión de los padres de los normalistas de Ayotzinapa con Enrique Peña Nieto el jueves 24 de septiembre, publique esta columna con el título “Padres de 43 de Ayotzinapa llegan divididos con Peña Nieto” (http://goo.gl/EnRR2v).
Como esperaba, la reacción en redes sociales de simpatizantes y aprovechados de la tragedia, incapaces de reconocer cualquier dato objetivo y vero que contradiga sus propósitos, desbordó de ira en agresión verbal.
Ese mismo día, en conferencia de prensa al terminar la reunión en el Museo Tecnológico de la CFE en la que participó una docena de funcionarios federales, entre ellos Miguel Ángel Osorio Chong, Arely Gómez González, Roberto Campa Cifrián, Renato Sales Heredia y Enrique Galindo Ceballos, el abogado y vocero Vidulfo Rosales negó cualquier división entre los padres y fustigó a quien o quienes propagaron la versión.
Por el evidente riesgo de convertirlos en “traidores a la causa” omití los nombres de los padres inconformes con la posición de Vidulfo Rosales y la ruta que pretendían los más radicales, dos días después en el Zócalo de la Ciudad de México, a menos de un cuarto de su capacidad, anunciaron la creación del Frente Amplio para la Transformación Radical del País.
En una amplia nota - entrevista de José Antonio Belmont y Eugenia Jiménez en el periódico Milenio, Vidulfo reconoce la división de un “grupo minoritario” de padres de los 43 normalistas desaparecidos, y por supuesto culpa al gobierno federal de alentar esa división. En realidad tres fuentes me confirmaron la versión, una de Guerrero con información puntual sobre los padres de las víctimas.
El martes 29 comenté en este mismo espacio el mal tino de anunciar la evolución del movimiento en un Frente, a escasa horas de la llegada de la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos encabezada por Rose-Marie Belle Antoine para revisar el caso Ayotzinapa y el informe del GIEI.
El propósito de la delegación era defender los derechos humanos en una tragedia donde la autoridad operó como sicarios de la delincuencia organizada, pero ahora se trataba de defender a un movimiento político. El resultado aumentó la confusión, polarizó las posiciones del organismo internacional con la versión del gobierno federal, y metió el caso en esa espiral insidiosa que nada resuelve, que alejará a la verdad simple y llana, esa que no requiere aceptación de nadie.
Ese martes 29 de septiembre, el título de la columna fue “Le resolviste Ayotzinapa a Peña Nieto, Vidulfo”, en referencia al anuncio del Frente de Transformación Radical. Ahora se te está desmoronando, Vidulfo, y los padres con todo derecho a exigir justicia, corren el riesgo de permanecer en el tiempo como espectadores de la manipulación de su dolor.
    
MiOpinion-TVMexiquense.jpg
   fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx