Seguir a Hugo Páez

jueves, 21 de julio de 2016

“En este país si no tienes enemigos algo estás haciendo mal; el INEGI no actuó con dolo”: Roy Campos

Hugo Páez
   
En esta discusión gana la postura crítica porque el argumento del Inegi es técnico y operativo”, me dice Roy Campos en el centro de un debate subido de tono por la sospecha de favorecer al gobierno de Enrique Peña Nieto y al PRI con el bajón de la pobreza en cifras del Instituto que dirige Julio Santaella Castell.
Campos Ezquerra fue director de encuestas durante ocho años de once que laboró en el Inegi, cuatro lustros atrás. Agrega un dato para ejemplificar las correcciones: “Por ejemplo, a todo los hogares que reportan cero ingreso les enviaron un supervisor para ver si es verdad. Creo que eso es lo correcto, es una duda obvia que se debe checar y si es necesario, corregir”.
El director de Consulta Mitofsky defiende la autonomía y el crédito ganado en toda esa historia de reportes incómodos para los gobiernos en turno en datos de vivienda, pobreza, medición de la inflación, etcétera.
Al Inegi no lo maneja una sola persona, hay una Junta de Gobierno que está desde Eduardo Sojo y la heredó Julio Santaella, yo conozco al menos a tres de sus integrantes y al director general de Estadística, y a la encargada de encuestas, en realidad a todos ellos no les importan los partidos políticos” y agrega: “Es injusto que lo acusen de actuar con dolo, no lo hubo absolutamente. Si hubiera dolo estuviéramos peor que Argentina, el error es que no hubo comunicación con uno de sus principales usuarios que es el Coneval, otro es el Colmex, la Secretaría del Trabajo y más”.
Para Roy esa independencia del Inegi se ve también en el Banco de México que ajusta a la baja el crecimiento estimado por Hacienda, sin importar la bandera del gobierno. Así le ocurrió a Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y así le está ocurriendo a Enrique Peña Nieto.
Lo cuestiono y digo que es impensable en esta atmósfera de efervescencia política no pasar cualquier movimiento por el filtro de la interpretación electoral, así que el bajón de la pobreza resulta altamente sospechosos, aún cuando sean producto de los nuevos parámetros internacionales que no consideró el Coneval. De hecho las bancadas de oposición en el Congreso cuestionan los datos y pidieron ayer la comparecencia de los titulares de los dos organismos, Santaella y Gonzalo Hernández Licona.
El debate es por cuestiones meramente técnicas, asegura Roy que el Inegi quiere hacer mejor las cosas por eso se ajustó al estándar internacional ya que no hay una sola medición de la pobreza, por ejemplo, una es la pobreza patrimonial, otra la pobreza de oportunidades o la pobreza extrema, una de las categorías le rompe la serie a Coneval: “La solución es que el siguiente levantamiento del módulo de condiciones socioeconómicas se haga con los dos métodos”.
La parte técnica es la más complicada porque que se modifica el instrumento con que se capta la información para estandarizar a las recomendaciones internacionales, según la OCDE, sin embargo, dice Coneval que rompe la serie de cálculo de la pobreza y ya no va a poder calcular igual a como lo hacía antes. En eso tiene razón el Coneval y no se puede corregir porque los datos ya están levantados por el INEGI”.
En este sentido, el encuestador considera que: “No existe intención alguna de favorecer al gobierno con las cifras de la pobreza presentadas en la última medición (11 ago al 28 nov 2015), sin embargo, hubo un error de comunicación del Inegi con el Coneval (Gonzalo Hernández Licona) por el cambio de variables de medición que no fueron comunicadas”.
Pero el Secretario de Sedesol José Meade Kuribreña señaló que desde julio del 2015 el Coneval tuvo conocimiento de los nuevos protocolos en el levantamiento de información por parte del Inegi.
Indudablemente la mano defensora de José Meade desde su trinchera de lucha contra la pobreza aumentará la sospecha de una acción orquestada para favorecer al gobierno y a su partido, del cual se le señala como uno de los aspirantes presidenciales más cercanos a Peña Nieto.
Afirma Roy que el debate subió de tono de forma exagerada por una mera falta de comunicación que provocó confusiones, pone de ejemplo otros casos: “Cuando modificaron el cuestionario del censo para medir las actividades religiosa se reunieron con esas instituciones, lo mismo pasó al medir la discapacidad se reunieron con el Conapred, en el 2015 metieron a población afrodescendiente y se reunieron con los interesados, aquí no hubo comunicación, nada más, no hay dolo, pero en este país si no tienes enemigos, algo estás haciendo mal” (audio de la entrevista https://goo.gl/rG8Au9).
   

  fACEBOOK.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx