Seguir a Hugo Páez

martes, 5 de julio de 2016

Pepe Meade el candidato del dinero

Hugo Páez

José Meade Kuribreña se lleva hasta el momento los positivos en el conflicto magisterial de la CNTE contra Aurelio Nuño Mayer y Miguel Ángel Osorio Chong. Las imágenes de violencia social cada vez más complicado para el gobierno de Enrique Peña Nieto contrastan con las fotografías y declaraciones del Secretario de Desarrollo Social impulsado con discreción a la presidencia de la república por el poderoso sector financiero, ese cuya característica es el apartidismo y la permanencia transexenal como el propio Meade, Agustín Carstens y una pléyade de menor peso penetrada en subsecretarías de Hacienda, Economía, la CNBV, el Banco de México y organismos reguladores.
Aparece Pepe Meade como la cara salvadora del desabasto en Oaxaca y al frente de medidas precautorias en Chiapas, Guerrero, Michoacán y estados amenazados con estallidos frente a una Coordinadora apostada como víctima a partir del enfrentamiento en Nochixtlán con sus nueve muertos, frente a un Osorio Chong paralizado y un Nuño Mayer bajo el escritorio de la reforma Educativa a la que no se le moverá una coma por disposición presidencial sentenciada en Ottawa Canadá.
El 27 de agosto del año pasado irrumpió Meade en la sucesión presidencial al tomar la estafeta de Rosario Robles Berlanga en Sedesol, una trinchera ideal para gestar candidaturas desde los tiempos de Luis Donaldo Colosio Murrieta. El arranque intempestivo así como el freno cronometrado a las pocas semanas de tomar posesión por la cercanía de procesos electorales en 14 estados bajaron el ánimo para no repetir la pésima experiencia de Rosario en Veracruz de Javier Duarte de Ochoa, provocadora de enfrentamientos con Acción Nacional.
Pero Meade demuestra otras sensibilidades y aparece con pertenencia a un círculo tradicionalmente sin bandera. En esas aguas profundas sobreviven Agustín Carstens Carstens en el Banco de México desde Felipe Calderón Hinojosa, ratificado por Peña Nieto. El mismo titular de Sedesol pasó de la Hacienda calderonista a la Secretaría de Relaciones Exteriores peñista, del viejo al nuevo sexenio.
Suben sus bonos frente a los considerados sólidos aspirantes presidenciales, añejos en el priismo pero brutalmente golpeados por la crisis magisterial y el fracaso electoral del 5 de junio: Miguel Ángel Osorio Chong y Manlio Fabio Beltrones, a los que se agregó el aparente delfín de Los Pinos: Aurelio Nuño Mayer, elevado a la categoría de Secretario de Educación Pública, antes ocupada por el mexiquense Emilio Chuayffet Chemor.
Frente a estos avatares del PRI y de la casa presidencial, las posibilidades de Pepe Meade se mantuvieron muy abajo, pero los hombres del dinero permanecieron a la espera, en ese tiempo no dejaron de filtrar datos positivos en medios de comunicación.
Sus presuntas virtudes están enmarcadas en la tendencia mundial: la operación de la economía donde los países se debaten en el shark tank del sistema financiero internacional, demandante de profundas reformas estructurales como las impulsadas por Enrique Peña Nieto. A ese perfil ningún otro aspirante se acerca.
Queda menos tiempo para los Osorio, Nuño, Beltrones, y para Margarita Zavala apurada por presionar a Ricardo Anaya y a Rafael Moreno Valle; en el otro extremo Andrés Manuel López Obrador insistente en atomizar la izquierda, y Miguel Mancera Espinosa aferrado a pesar de su decepcionante 17% de aceptación.
     
 fACEBOOK.jpg
   
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx
facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion