Seguir a Hugo Páez

martes, 18 de junio de 2013

Es hora de los grandes remedios en el PAN

Hugo Páez

         Felipe Calderón tendrá que agregar a su histórica derrota los meses negros del patético espectáculo de sus protegidos, parientes y amigos, aferrados a sus posiciones de poder en el Congreso, mezclados en un crisol de intereses que terminará por atomizar al PAN en pequeños clanes.
         No se trata solamente de una derrota, sino de una espiral de conflictos en caída libre. En corto es alarmante la frustración de destacados militantes asqueados por el espectáculo de esa “generación de jóvenes”, exaltada por Juan Ignacio Zavala, que se brincó los estratos mas añejos para terminar en el fracaso.
         Esa generación de jóvenes encabezada por su cuñado Felipe Calderón tuvo resultados brutales al regresar la Presidencia de la República al PRI y, en el colmo del cinismo, persistir en el control del Senado y el partido, a pesar de los escándalos, el mas reciente, un préstamo de 300 mil pesos de recursos de la Cámara Alta en el cual el Roberto Gil Zuarth prestó el nombre, con la expedición de dos cheques por 150 mil pesos a nombre de un tercero: Juan Ignacio Zavala.
Debemos creerle a Roberto Gil Zuarth y a Ernesto Cordero que el préstamo al cuñado del ex presidente Felipe Calderón, no es abusivo, simplemente por que no se cometió alguna falta administrativa. Sin embargo, todo estaba pensado para permanecer en la secrecía cómplice del presidente de la Mesa directiva del Senado, ex coordinador parlamentario.
         También debemos pensar que en este caso la maniobra expuesta después de los enfrentamientos con Gustavo Madero nada tiene que ver con proteger su coto de poder, acompañado por la amenaza de Ernesto Cordero de ponerle marcaje personal a los gastos de Jorge Luis Preciado, cuando las posiciones plurinominales del PAN es un claro reparto de los restos de Acción Nacional a los amigos y parientes de Calderón.
         Peor aun, después de ventilar el préstamo a Juan Ignacio Zavala  Cordero podría permanecer en España para evadir la reunión parlamentaria programada para mañana, y así evitar la catarsis de sus adversarios.
         A grandes males, grandes remedios. El desánimo y la frustración aparece en los rostros del PAN, desorientados, fragmentados, en espera de un liderazgo que no aparece y que en definitiva no es capaz de materializarse en Gustavo Madero.
La crisis del 2009 fue resuelta con una renuncia. Germán Martínez Cazares tiro la toalla después de la derrota. Contra las voces alentadoras, aún las del mas alto nivel, entendió que la salida, es una entrada digna.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com