Seguir a Hugo Páez

martes, 15 de enero de 2013

Violencia arriesga al DF como bastión de la izquierda

Hugo Páez

Como cualquier partido, mal haría el PRI en renunciar a la recuperación del Distrito Federal en manos la izquierda desde que se inició como territorio democrático.
Nada fácil al revisar la trayectoria y comprobar que sexenio a sexenio se consolidó como bastión del PRD, PT y Movimiento Ciudadano –antes Convergencia-, hasta llegar a las demoledoras elecciones del 2012 con una victoria del 63% de los votos, no obstante Miguel Mancera deberá estar muy alerta sobre el azote que puso de rodillas al PAN en tan solo dos sexenios de gobierno presidencial: la violencia del crimen organizado, su sangrienta lucha e injustas víctimas colaterales.
Cuidado si se va de las manos y se convierte en un polvorín por cualquiera de sus causas. La complejidad de la mancha urbana dificulta el control exponencialmente, por eso Marcelo Ebrard puso especial atención para bajar el problema de los medios, o en realidad no fue tal, pero lo ocurrido el fin de semana en Iztacalco y Tláhuac con 13 muertos y ayer con 5 más, es un mal presagio.
Algo no le funciona en el control de crisis, sus funcionarios y asesores convierten en fantásticas las tesis que explican hechos como el niño baleado en el interior de un Cinépolis de Iztapalapa presuntamente por disparos al aire, y las jaurías de perros “asesinos” en el Cerro de la Estrella. Aun con los resultados del peritajes, aun con datos del forense, no hay credibilidad.
Lo mediáticamente insostenible de las tesis derivó en escarnio público, la tragedia del menor en el cine y las víctimas mordidas por los perros resultarán meramente anecdóticos si estamos en la antesala de una oleada del crimen organizado, a partir de los 13 asesinatos dolosos el fin de semana mas los cinco de ayer, no obstante, las heridas en la credibilidad por estos casos pesará en hechos futuros.
Nadie quiere ver al DF bajo el cristal de Monterrey, Ciudad Juárez, Tamaulipas, Torreón o Acapulco, menos al considerar que los asuntos de la capital escalan a nivel nacional e internacional, rebasando el ámbito local. Es el motivo que da sentido al DF como epicentro de las protestas, urgidas de reflectores de los medios de comunicación, aun cuando el reclamo sea del estado más lejano, de la ciudad más distante.
En consecuencia convierte a Miguel Mancera en el jefe de la entidad mas vigilado, pero también el mas poderoso de los 32, tal como lo vivió Marcelo Ebrard, Andrés Manuel López Obrador, Cuahutémoc Cardenas y Rosario Robles.
Con la misma vara debemos medir a la Asamblea Legislativa, supera a todos los Congresos locales, cualquier bodrio estará en el escaparate nacional como la modificación al artículo 362 del Código Penal que le quita gravedad a los ataques a la paz pública, exclusivamente para beneficio de los detenidos por los actos vandálicos del 1 de diciembre.
Mancera no puede dejar el mínimo espacio que permita la omnipresencia del crimen organizado en cualquiera de sus manifestaciones, de ello depende que los ciudadanos en las urnas le den la espalda, como le ocurrió a Felipe Calderón y al PAN.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com