Seguir a Hugo Páez

lunes, 27 de noviembre de 2017

Madruga Anaya a Meade con el Ingreso Básico Universal

Hugo Páez

La Renta Universal para PRI nació como una tesis subdimensionada, comparada con el alcance del proyecto del Frente Ciudadano, que rebasó el tabú de la aplicación universal, y sorpredió a sus adversarios. Pero le  falta a Ricardo Anaya Cortés la estructura molecular de su implementación, para lograr su objetivo de rebasar a Andrés Manuel López Obrador y el reciente ungido José Meade Kuribreña.
El fundamento de Milton Friedman, Philippe Van Parijs y Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, es totalmente sostenible. Pero asusta al mercado, a los hombres del dinero, en consecuencia, a la base que ve en Meade la garantía en el resguardo de sus intereses.
El candidato priista la daría a conocer una versión recortada de la Renta Universal, una vez que Enrique Ochoa Reza le tomara protesta, pero el enredo en las pasarelas de los cuatro destapados por Emilio Gamboa Patrón, más la cargada de Meade que mantuvo en tensión a Miguel Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer, postergó la presentación del  programa, y Anaya y el Frente dieron el primer golpe, con un documento ambicioso.
Así, en la historia acelerada de los últimos días, el presidente del PAN reveló el programa de Ingreso Básico Universal una semana atrás, en común acuerdo con Alejandra Barrales Magdaleno y Dante Delgado Ranauro. El sistema de apoyo económico funciona en algunos países de Europa, principalmente Países Bajos, con algo de historia en Alaska, y ahora en un gran territorio de la India y Finlandia. La propuesta de los coaligados se basa en el desordenado conglomerado de programas gubernamentales de México, que regalan dinero o lo traducen en programas sociales equivalentes y se traslapan y duplican en los tres niveles de gobierno.
El ataque más fuerte es del morenista Zoé Robledo, quien jugó de patiño en la pregunta sembrada por Meade en el Senado: ¿Por quién votaste en el 2012..?, “Por Enrique Peña Nieto”, respuesta. Según el senador chiapaneco de López Obrador, con más corte del Partido Verde que Morena, la Renta Universal es una propuesta de su partido en inercia, y se atribuye cierta paternidad.
En realidad la Renta Básica o Universal es el resultado de un proceso post liberal con corrimiento hacia la justicia social, que encontramos en la visión futurista de Yuval Noah Harari en el libro Homo Deus.
Sin embargo se ha aplicado parcialmente con éxito fuera de conciencia y de manera caótica. Por ejemplo, en la elección del Estado de México probó la eficiencia electoral con medidas alternativas implementadas por Enrique Ochoa Reza y el equipo de Alfredo del Mazo Mazo, el más difundido fue la Tarjeta Rosa, complementado con una serie de ayudas, sin orden por la premura, pero muy necesarias para rebasar a la candidata de Morena Delfina Gómez Álvarez.
Pero la Renta Básica Universal o Ingreso Básico, elimina todos los negativos burocráticos y las fallas en la implementación al hacerla universal. El Frente Ciudadano la presentó, se adelantó a los tiempos y quien da el primer golpe, tiene más oportunidad de asestar dos o más.
Se habla de una propuesta similar del PRD, rechazada en el 2016 por la bancada del PAN en la Asamblea Legislativa. En realidad no llegó ni a remedo, y exhalaba un tufo electorero, opaco y de control, brutal.

El albazo del Frente pegó en la estrategia del PRI encaminada a contrarrestar las medidas ‘populistas’ de Andrés Manuel López Obrador, pero hasta el momento NO hay tal, y con el perfil de Meade Kuribreña, moldeado por la mano invisible del mercado y las condicionantes empresariales, difícilmente se embarcará en esa nave social.
   
Hugo-facebook.jpg