Seguir a Hugo Páez

martes, 6 de diciembre de 2016

Qué hacer cuando tu vecino es un idiota

Hugo Páez
    
Cuando tu vecino es un idiota, y no puedes cambiarte de casa, como nuestro país con el dúo Donald Trump y Mike Pence, lo peor es la reacción inmediata. El otro riesgo es no controlar a los oportunistas que tratarán de incendiar tu casa de odio con el vecino, aquí es importante estar alerta porque tienen un objetivo: el lucro político personal. En esta oportunidad de odio, aparecieron los que recomendaban mentarle la madre al candidato republicano.
Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses, y aún cuando Barack Obama es muy cordial con México, las deportaciones de connacionales en sus ocho años de su gobierno fueron históricamente altas.
No son nuestros amigos, punto.
Pero ahora la idiotez descubrió que el vecino débil resulta funcional a sus propósitos, sin embargo, esta explotación funcional tiene sus riesgos, por ejemplo, a Estados Unidos se le complica mucho la guerra contra la adicción a las drogas, contra el terrorismo y el control de la migración, sin la cooperación de México, desmedida diría yo, sobre todo en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa cuando abrieron las puertas de par en par, y aún no se han cerrado ni un centímetro.
En el 2009 la operación Rápido y Furioso, ventilada escandalosamente hasta el 2011 por la venta ilegal de armas a cárteles de la droga mexicanos, presuntamente para detectar sus ramificaciones, dejaron baños de sangre de este lado del Río Bravo, y el entonces procurador Eduardo Medina Mora y el presidente de la república NO hicieron nada más allá de una temeroso extrañamiento.
Sin embargo la verdadera amenaza es el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN o NAFTA), no las deportaciones masivas que al final del día ya las hacía Obama, y escalarlas podrían complicar la operación de USA.
Mañana se cumplen 23 año de la firma entre Estados Unidos, México y Canadá, por la diestra de Carlos Salinas de Gortari el 7 de diciembre de 1993. Entró en vigor en enero como un proceso paulatino, con grandes beneficios para el mercado bilateral. Los números de beneficios mutuos son enormes, al cumplir 20 años en el 2014: 130 millones de dólares (mdd) por hora en comercio entre los tres países, el comercio USA - Mx alcanzó en el 2013 la cifra record de 506,000 mdd, las exportaciones mexicanas llegaron a 280,450 mdd en un año, con un superavit comercial de 54,303 mdd sobre USA, y así.
Esa dimensión es aprovechada por el vicepresidente electo Mike Pence para condicionar el TLCAN a cargar el costo del Muro a México. Una posición de poder frenética, libre de algodones de protocolo diplomático. Una amenaza directa que provoca la reacción inmediata, ahí es donde habrá que emplear la estrategia del vecino estúpido, con la cabeza fría, tendiendo lazos con sus adversarios internos, que suman al menos la mitad de la población.
La historia del despotismo y la sinrazón, es acompañada por la historia de la resistencia, habrá bajas y grandes avances serán reducidos a  escombros, pero hasta los ateos tendremos que tomar el ejemplo del Obispo de San Diego Robert McElroy, quien ante la amenaza de las deportaciones masivas, calculadas en 10 millones de personas, está dispuesto a utilizar las iglesias de su diócesis como refugio de inmigrantes ilegales, aún con el miedo que dice tener.
Seguramente la relación del Papa Francisco con Barack Obama en la operación geopolítica para estrechar la relación con Cuba y eliminar el bloqueo, cimentó la fuerza de la iglesia católica en un país muy creyente, pero brutalmente variado en el abanico de religiones.
Esas son las oportunidades que deberá tomar la diplomacia mexicana para hacer el trabajo que ha dejado abandonado durante lustros en Estados Unidos, ahora como vecino idiota.
Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota, pero no se deje usted engañar, es realmente un idiota”: Groucho Marx.
     
   fACEBOOK.jpg
    
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx