Seguir a Hugo Páez

jueves, 8 de diciembre de 2016

Mancera embarca y exhibe a la ALDF con impuesto a Plusvalía

Hugo Páez
    
La simulación y el albazo son los dos gestos visibles en la Asamblea Constituyente de la CDMX.
Es la historia repetida en las siete legislaturas de la Asamblea Legislativa del DF, dominadas todas por el PRD, como instrumento del Jefe de Gobierno en turno, con algunos visos de oposición de una que otra bancada del PAN, en suma con la debilitada presencia del PRI.
El albazo para dar el golpe contra la propiedad privada en el DF, a través de un articulado confiscatorio de la Constitución CDMX, fue preparado al mismo tiempo en complicidad con la ALDF, en acuerdo con el presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna (PRD), de Jorge Romero Herrera (PAN), Israel Betanzos (PRI) y la presidenta de la Comisión de Vivienda Dunia Ludlow.
El objetivo de Mancera Espinosa y del Consejero Jurídico Manuel Granados era preparar el camino para la aprobación del Impuesto a la Plusvalía en el Constituyente, para tales efectos preparatorios, con horas de antelación, en la ALDF se aprobó la nueva Ley de Vivienda que faculta al gobierno del Distrito Federal a cobrar plusvalía generada por las acciones urbanísticas, a través de ley Fiscal, ahí está la coartada de la priista Ludlow para explicar la vocación NO confiscatoria
Así, sin la oposición del panista Romero y el priista Betanzos, la Asamblea local fue preparada como ariete para tumbar la resistencia de la ciudadanía indignada por el nuevo impuesto a la Plusvalía Inmobiliaria. Las ONG´s y el llamado de la sociedad civil logró recaudar de más de 42 mil firmas en change.org (http://ow.ly/dz3Q306NeXB).
Sin embargo el Jefe de Gobierno no arriesgo su proyecto presidencial 2018 y dio marcha atrás para evitar un mayor deterioro de imagen y en la precaria aprobación a su gestión (encuesta Reforma): solamente lo aprueba un 35% de ciudadanos y un 27% de líderes, la desaprobación es brutal: 73% líderes y 62% ciudadanos.
La ‘sólida convicción’ del proyecto para apropiarse de la Plusvalía Inmobiliaria de los ciudadanos, incluído en el texto de la Constitución CDMX enviado por el Jefe de Gobierno al Constituyente, sucumbió a los intereses políticos del candidato presidencial Miguel Mancera.
Con las banderas arriadas, la comparsa de los Luna, los Romero y los Betanzos, rodeados de personajes muy menores como Mariana Moguel, Dunia Ludlow, Andrés Atayde, Margarita Martínez Fisher, José Manuel Delgadillo, entre otros, fue totalmente desechable (sic). Se quedaron con la vergüenza a cuestas.
Ante reporteros y cámaras, con el propósito de bajarle a los negativos, y con una dialéctica atropellada, Ludlow intentó descafeinar la aprobación del Artículo 94 de la Ley de Vivienda ya que no impone nuevos impuestos a los dueños de predios: “para eso habría que establecerlo en la Carta Magna y después en el Código Fiscal”. El Artículo refiere: “El Gobierno de la Ciudad de México deberá generar e implementar mecanismos para la captación de plusvalías generadas por las acciones urbanísticas”.
La redacción de la Constitución CDMX es una disonante sinfonía de propósitos, intereses políticos, grandilocuencias ideológicas, utopías imprecisas y normas recaudatorias. Se habla de un crisol donde se vierte el protagonismo, los objetivos electorales y el agandalle, por lo pronto, el martes fue un día de perros para Mancera y el PRD. Enhorabuena para la organización ciudadana.
    
   fACEBOOK.jpg
    
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx