Seguir a Hugo Páez

jueves, 21 de noviembre de 2013

Persisten inseguridad y ausencia de transparencia en el primer año de Peña Nieto

Hugo Páez

    A línea de vista, sin rebasar los límites de la percepción, Enrique Peña Nieto repite los sufrimientos de Felipe Calderón Hinojosa en el combate al crimen organizado.
    Bajar el perfil del tema ayudó los primeros meses, pero flotan insistentes y además se proliferan los grupos de autodefensa, con su dudoso origen y propósito. Tolerados, también a simple vista, por el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

    El primer aniversario siempre será motivo de reflexión, y con mayor énfasis si hay cambio de partido, son puntos en el calendario donde se revisan inventarios, metas, cumplimientos, inconclusos y de modificar lo que sea necesario. El sentido común dicta que ahí estarán los cambios mas fuertes, en las políticas de seguridad y sus capitanes con saldos negativos.

    El pretendido cambio de método se perdió en la confusión, “No se ve la estrategia” me comenta el Obispo de Apatzingán Miguel Patiño Martínez, lo que hay es menos exposición en medios de comunicación, así vemos un perfil mucho mas bajo en Manuel Mondragón, Roberto Campa Cifrián, Monte Alejandro Rubido, el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Soberón Sánz comparados con sus pares del sexenio anterior, pero esta estrategia mediática del gobierno federal se enfrenta a una realidad que marca huella en la percepción, por ejemplo, el Instituto Belisario Domínguez del Senado realizó una encuesta a través de Parametria llamada Visor Ciudadano en la que se señala que 6 de cada 10 ciudadanos ven que en su municipio o delegación hay presencia del crimen organizado.

    Solo el 21% consideró que el gobierno tiene capacidad para enfrentar la delincuencia. En los estados el 84% de la población considera que en su entidad existen actividades del crimen organizado, y solo el 30% confía en la capacidad de las autoridades para combatirlo.

    De los consultados el 63% están de acuerdo en que el gobierno federal intervenga en las políticas de seguridad de una entidad cuando las autoridades locales sean incapaces de combatir el crimen, solo el 15% no esta de acuerdo.

    En el tema de transparencia el pendiente es brutal. Debilitar la Secretaría de la Función Pública mientras se construye el proyecto de la Comisión Nacional Anticorrupción es un boquete del que se están aprovechando los Secretarios y las cabezas de sector, como en arca abierta, lo comentamos en este espacio el 5 de noviembre: Se perdió el propósito de transparentar la operación ya que Julián Olivas, Subsecretario de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas de la SFP, aceptó a todos los auditores propuestos por Secretarios y Directores Generales, como se informó en agosto con los ejemplos de David Korenfeld en Conagua que propuso como titular del Organo Interno de Control a José Ángel Guillén Jardines, ex director de administración de la Comisión del Agua del Estado de México, dependencia que estuvo a su cargo, y a Paulo Arturo Téllez Yurén como cabeza del OIC en la Secretaría de Relaciones Exteriores José Meade Kuribeña, viejo conocido de la Secretaría de Hacienda, donde fungió como Administrador Central de Coordinación Estratégica del SAT, y muchos mas.

    El primero es el más difícil, Peña Nieto reafirmó su palabra para cumplir las promesas de campaña, lo hizo en la gubernatura en el Estado de México, pero habrá de poner especial atención en la seguridad y transparencia que constituyen partes fundamentales de toda democracia.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com