Seguir a Hugo Páez

jueves, 28 de noviembre de 2013

El Vocero deja afónico el tema de seguridad

Hugo Páez

         El mismo día en que Luis Videgaray declaró que el estado mexicano está amenazado por lo situación de Michoacán, el Vocero de Presidencia de la República Eduardo Sánchez Hernández, deja en tema de seguridad, una semana después de afirmar que también lo asumiría.
         Es el intento más visible del gobierno federal por bajarle decibeles al tema dominante, a la placenta que mantuvo en tensión todo el sexenio de Felipe Calderón.
         Mover a Sánchez Hernández de Gobernación a Los Pinos, cuando los medios y la opinión pública lo identificaron durante el primer año como el vocero del gabinete de Seguridad de la Secretaría de Gobernación es una movimiento que aparentemente deja sin voz al tema, y la levanta en la agenda de proyectos del presidente Enrique Peña Nieto.
         Pero lo cierto es que las declaraciones del Secretario de Hacienda al invadir territorio del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong demuestra la interrelación de los temas con la tenue línea que lo define, y que podrá ser brincada a la menor provocación.
         Los números son terribles. Los secuestros registrados en los primeros ocho meses del año rebasan los anteriores. Peor aún, Isabel Miranda de Wallace reporta 2 mil 421 secuestros, aproximadamente mil mas que los oficiales, que en comparación con cifras anteriores reportadas por organismos gubernamentales, también son record.
         El movimiento del vocero parece rectificar una novatada de inicio de sexenio: ¿Cómo es posible que la seguridad tenga vocero y presidencia no, sobre todo si se trata de bajar el tema de los medios de comunicación?
         David López no ejerció la vocería, no estaba puesto para eso, sin embargo la compleja trama permeada por los grupos delictivos y el soporte de base social en cientos de comunidades, difícilmente permitirán a Eduardo Sánchez zafarse de la relación que tienen con seguridad, a menos que las conferencias de prensa se reduzcan a sesiones informativas.
         En Gobernación salió al paso sin grandes reclamos, no tendría porque no hacerlo desde Los Pinos, con la ventaja de una agenda plural, ya que la realidad y la exigencia de información lo meterá en el tema, de lo contrario los vacíos serán cubiertos como en sexenio de Felipe Calderón donde la Marina precipitaba conferencias de prensas en una contienda absurda con el Ejército, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal.
         Así vimos “presuntos” explosivos en manos de “terroristas” que resultaron en químicos base de sosa y potasa cáustica, por ejemplo. O la barbaridad en la muerte de Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca con imágenes que lo mostraron abatido y humillado, con los pantalones abajo, tapizado de dólares pegados al cuerpo, cuando fue un operativo de la Secretaría de Marina.
         Ahora el tema dominante es mas nebuloso ¿Hasta donde llega lo legal de las autodefensas..? ¿Cuáles son auténticas y cuales son organizaciones delictivas simuladas? ¿En donde está la fórmula tecnológica contra la extorsión telefónica..? ¿Cual será la estrategia para combatir el secuestro?
Hay que recordar que con menos de la mitad de los plágios reportados este año, en el 2004 la sociedad se organizó para protestar en la llamada Marcha Blanca, por cierto la más nutrida de la historia.
         El movimiento del Vocero a Los Pinos parece una buena decisión con el objetivo de concentrar el tema y explicarlo desde todas sus facetas: el factor pobreza está íntimamente ligado con la inseguridad; la migración de Guatemala, Honduras y El Salvador también; el tema Energético con el robo de hidrocarburos en los oleoductos es uno de los mayores negocios; las aduanas administradas por la Secretaría de Hacienda que resultaron -cuando menos la de Lázaro Cárdenas Michoacán- en puertas abiertas al tráfico de precursores químicos para la fabricación de metanfetaminas y todo lo ilícito que pueda entrar, es tema de seguridad; y ni que decir de lo político – electoral, la revelación de presuntos acuerdos entre Jesús Reyna Secretario de Gobierno de Michoacán y los capos Servando Gómez “La Tuta” y Nazario Moreno, en el sentido de que estos mismos se lo impusieron al gobernador Fausto Vellajo como condición, amen de las acusaciones de Luisa María Calderón sobre dinero del crimen el las campañas, y la incursión de personajes ligados a los Caballeros Templarios en el Senado, son situaciones del mismo drama: la inseguridad.
         Así que, si el Vocero Eduardo Sánchez rechazara cualquier tema relacionado con el crimen organizado o la seguridad en general, pues será cosa de ver los malabarismos de ese acto, aun cuando se nombre a otro especializado.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx