Seguir a Hugo Páez

miércoles, 19 de septiembre de 2012

¿Mancera y Ebrard podrán con López Obrador..?

Hugo Páez

En mal momento se le achicó el PRD a Marcelo Ebrard.
El enésimo destape ayer en el Auditorio Nacional perdió fuerza, no por la percepción de buen gobierno que dejó entre los capitalinos –y el resto de los ciudadanos, según la tesis de que todo lo que pasa en el DF, rebota en el país-, sino por la sensación de fragmentación que dejó Andrés Manuel López Obrador con la evolución del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en partido.
Falta ver en el camino al 2018, los estudios de campo que midan en verdadero daño provocado al partido mas grande de la izquierda. El Partido del Trabajo y el Movimiento Ciudadano siempre tendrán la opción de bisagra a conveniencia, sin embargo, el futuro del PRD parece una reconstrucción sin Ayatolas, si eso es posible.
Por lo pronto Marcelo formalizó ayer sus aspiraciones entre un grupo de izquierda reducido, mas progresista, y menos amenazante que López Obrador, pero mas cercano al proyecto del PAN y del PRI. En términos de teoría del estado su perfil implica menos riesgo, mas profesionalismo y una cierta transparencia alejada del mesianismo que todo lo justifica a partir de un propósito magnánimo; pero en términos de un electorado buscador de cambios y líderes redentores, poco tiene que hacer frente a Andrés Manuel.
La herida puede ser mas profunda en los límites geográficos de la izquierda ganadora: el Distrito Federal. MORENA será el principal rival del PRD, y habrá que superar la aduana del 2015 con Jefaturas Delegacionales, Asamblea Legislativa y la Cámara de Diputados.
Si López Obrador logra arrebatarles la plaza, a otra cosa mariposa, aunque las palabras de Miguel Mancera debieron sonarle a Marcelo Ebrard como fanfarria de Arcángeles que bajan en su auxilio. El Jefe de Gobierno Electo prácticamente tiró la toalla en favor de su antecesor; con ese hablar mayestático, reservado a los soberanos de la antigüedad que se referían en plural a ellos mismos –pronombre personal-.
Mancera, Ebrard y Los Chuchos tendrán mucho trabajo por delante para evitar un asalto a la plaza, tienen la ventaja del presupuesto, de los programas sociales que han sido utilizados con un enfoque electoral indiscriminadamente, y ahora están obligados a mantenerse en esa tónica, sienten que Andrés Manuel no les va a dar tregua, y sienten bien, el ex candidato presidencial atesora un capital electoral mas fiel al culto personal que sus adversarios. La encuesta interna que desahució a Marcelo Ebrard en la contienda pasada fue muchos mas allá que perder tres a dos en las preguntas formuladas. La distancia entre los dos eliminó de facto las aspiraciones del Jefe de Gobierno, sin embargo pensó que López Obrador le devolvería la cortesía en el 2018, una ingenuidad que no soportó la mínima prueba del tiempo. Ahora la primera batalla será por arrebatar la capital en el 2015, con o sin MORENA como partido. Ya lo verá.

hugopaez@prodigy.net.mx página oficial: www.hugopaez.com