Seguir a Hugo Páez

jueves, 28 de octubre de 2010

Santiago Creel no ha fumado marihuana

Hugo Páez

Le pregunté a Santiago Creel "¿Haz fumado marihuana?", me contesto: "No".
El senador es uno de los políticos que ha tomado en serio el debate sobre la legalización de la canabis, pero sobre todo llama la atención que un miembro de un partido de derecha en busca de la candidatura presidencial tome una posición diametralmente opuesta al gobierno panista, vaya, ni siquiera Marcelo Ebrard del PRD, ni Enrique Peña Nieto del PRI, dos gobernantes insignias de sus partidos, consideran la legalización de la droga, al contrario, se oponen a cualquier apertura cercana a la legalización.
El martes pado, mandatarios latinoamericanos, entre los que se encontraba Felipe Calderón, José Manuel Santos de Colombia y Laura Chinchilla de Costa Rica, rechazaron en Cartagena de Indias Colombia la posible legalizacion de la marihuana mediante un referendum en California el 2 de noviembre. El estado fronterizo es la octava economía del mundo, La República Mexicana es la 14, y de ahí para abajo todos los países asistentes a la llamada Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, están en franca desventaja.
En la plática con Santiago Creel, se pregunta ¿Que vamos a hacer con la droga producida en México, si Estados Unidos empieza a legalizarla? Una de las respuestas del ex precandidato presidencial es que se quedará en México, incrementando brutalmente el consumo y en consecuencia agravando el problema de salud pública. El hecho de que catorce estados de Estados Unidos permitan el consumo bajo prescripción medica, ha detonado la importación y la producción aquí y allá, el mecanismo para conseguir una receta que permita fumar marihuana es tan fácil como argumentar insomnio, dolor de cabeza o cualquier padecimiento que se pueda "atenuar" gracias a los efectos medicinales de la cenabais. De hecho, el gobierno de Barak Obama bajó la intervención de las fiscalías encargadas de penalizar el uso y venta de la marihuana en esos estados.
De ser rechazada por los votantes californianos la liberación de la marihuana, que inclyue consumo, venta y producción controlada, la tendencia persistirá en el mismo y otros estados, año con año, el consumo es tan grande que las 135 toneladas decomisadas en Tijuana la semana pasada, dan una idea de la magnitud del mercado y el potencial crecimiento al permitirla legalmente.
Bueno pues, con toda esa información que a través de años veíamos gestarse allende la frontera del Río Bravo, el gobierno mexicano no tiene un estudio profesional sobre el impacto en nuestro país en materia financiera, de salud, de crimen organizado, de educación, y temas laterales que gravitan alrededor de la legalización con fines medicinales y total, como sería en California. Eso me dijo Santiago Creel.
Primero me dije "no puede ser", un instante después rectifiqué "aquí todo puede ser, mas si hablamos de falta de planeación y eficacia".
No podemos descartar el debate de Creel como tema de una de sus plataformas de campaña, pero le está dando al clavo y se separa de la evidente ineficacia del gobierno de Felipe Calderón en la materia, demarcación necesaria cuando representan a un mismo partido. Santiago necesita consolidarse como una buena oferta para sus votantes, llega con la desventaja de representar al partido que durante mas de 10 años de gobierno no ha podido concretar la transición y se enfrasco en una guerra que salda cerca de 30 mil muertos.
El debate se cimienta en dos conceptos: el consumo de drogas no ha disminuido en México y Estados Unidos, y la marihuana está considerada como una droga suave, menor a la dureza y adicción que provoca el alcohol.
Con cinco años de experiencia al frente de la Secretaría de Gobernación en el sexenio de Vicente Fox, Creel habla a detalle de lo que pasa en Estados Unidos con la cultura de la marihuana ( video de la entrevista en www.impacto.com.mx), la flexibilidad de sus leyes y el futuro a corto plazo con mucho mas libertades, le pregunto si en México debemos emular estas leyes, me responde que deberíamos considerarlo seriamente. En lo personal pienso que deberíamos considerarlo con mucho mas cuidado, el sistema de justicia legal en nuestro país dista mucho del de Estados Unidos, los sistemas de salud y el poder adquisitivos son muy distantes, cualquier problema se nos atasca en el lodazal de la corrupción en todos los niveles, y no se diga en el de la autoridad policíaca.
México no tiene el soporte económico, científico, tecnológico y militar dominando el ámbito mundial, los mexicanos solo tenemos nuestro territorio, EU ocupa muchos en el mundo, la hegemonía se traduce en un gigantesco músculo para solucionar problemas cuando en vedad es deseable o urgente.
Felipe Calderón no ha podido desplazar a la inseguridad como el principal problema de su gobierno, aún cuando los grandes esfuerzos van encaminados al beneficio social, tan necesario en periodos electorales. Para nosotros la prioridad es la lucha contra el crimen organizado, para Estados Unidos, el terrorismo internacional. Estamos en el Chicago de Al Capone y Elioth Ness, ellos en el siglo XXI.
Aún con todas estas diferencias no podemos cerrarnos al debate, debemos explorar esa vía con todo cuidado y el tiempo necesario. Lo que no podemos permitir es el grado de improvisación del gobierno federal, que, como dice Santiago Creel, ni siquiera tienen un estudio profesional del impacto en México de la paulatina legalización de la marihuana, como si no cohabitáramos la frontera mas compleja del planeta.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com