Seguir a Hugo Páez

jueves, 14 de octubre de 2010

López Obrador tiene todo por ganar en el Estado de México

Hugo Páez

Un amigo que conoce las entrañas del PAN me dice “Si perdemos en alianza en el Estado de México nos podemos despedir de la presidencial, aún con alianza”.
Las tesis es clara, habla de que el PAN trata de dar un golpe mortal en el Estado de México, pero tal vez no sea letal para el PRI, sino solamente para Enrique Peña Nieto. En cambio, una derrota podría herir de muerte al partido en el gobierno y en ese momento el PRD tendría que refugiarse en los brazos de Andrés Manuel López Obrador.
Si el PRI pierde la gubernatura mas importante del 2011 la derrota se la cargarán al gobernador y los bateadores emergentes de su partido estarán listos para volar la pelota por Los Pinos, según las encuestas.
Si Andrés Manuel logra imponer candidato de izquierda al PRD, se ira a acampar en territorio mexiquense, tiene tiempo y recursos para hacer de este, el puerto la entrada al 2012. Nada pierde, tiene todo por ganar. De prosperar la alianza PAN – PRD López Obrador será un estorbo omnipresente que debilitará al candidato y lateralmente beneficiará al PRI. El objetivo es claro y no debemos perderlo de vista: arrebatar la candidatura a Marcelo Ebrard Casaubón.
La apuesta en el Estado de México no presenta muchos riesgos, tiene la virtud de que el Peje pude ganar perdiendo, pero si llega a la meta con una victoria, volverá a ser un verdadero peligro, no para México, si para el PAN y el PRI.
Para quienes dudan de la autenticidad de los golpes entre López y Ebrard, el anuncio de una fundación equivalente a la de Marcelo llamada Equidad y Progreso, orientada a darle seguimiento a la campaña presidencial, debería ser suficiente. El ex particular de Vicente Fox, Alfonso Durazo encabezará la secretaría técnica; el ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Genaro David Góngora Pimentel, será un soporte jurídico muy importante y el periodista regiomontano Federico Arreola trae a flor de piel la estrategia mediática que estuvo a punto de ganar la elección en el 2006. Vaya, desde otra perspectiva, la que se perdió por menos de un punto.
El PRI dice no temer a las alianzas, es una posición políticamente correcta que niega la realidad, pero a su favor pesa la dificultad de acuerdos entre el PAN y el PRD. Los panistas no conciben una gran alianza nacional sin un candidato de su partido, tal vez no estiren mucho la cuerda en el Estado de México, y hasta les convenga un candidato aliancista del PRD para tener el pretexto de la persona, si son derrotados por el PRI. Sin embargo se palpa la dificultad del acuerdo, sobre todo porque el PAN luchará por imponer personaje en el 2012, aún cuando no tiene personalidades tan fuertes como Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.
Santiago Creel y Josefina Vázquez Mota carecen del presupuesto de un Jefe de Gobierno y están alejados del ánimo de Felipe Calderón Hinojosa. El presidente se afana en mantenerlos pequeños porque tratará de imponer a un candidato de su gabinete, a los que por cierto “inhabilitó” con un regaño para evitar verlos en campaña antes que dedicados a su chamba.
Aunque las encuestas señalan a Creel y Vázquez Mota como los punteros del PAN, el dedo presidencial negó al senador la coordinación parlamentaria de su bancada a la salida de Gustavo Madero, licenciado para tomar la estafeta de Cesar Nava. Los mas ingenuos dicen que falta la elección, sin embargo, desde Los Pinos apaciguaron los ánimos de Cecilia Romero para enfrentar a Madero a su salida del Instituto Nacional de Migración.
Con fuerte oposición al interior del PAN, Josefina Vázquez Mota crece, el cambio de género no sería mala idea, daría a la transición un volantazo de frescura, una vuelta de 180 grados a la visión monolítica de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, pero Josefina tiene que convencer al presidente. Nadie en Acción Nacional duda que la decisión es de Calderón, para bien o para mal saldrá adelante o enterrará al partido y entregará la banda presidencial a otro.
El mayor logro de las alianzas y del gobierno federal es que emergieron la posibilidad, aún remota, de una victoria en el 2012. Antes de julio los ánimos estaban por los suelos y la incredulidad dominaba el ambiente político, sin embargo, lo mismo pasó en la campaña del 2000... y se cambió la historia.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com