Seguir a Hugo Páez

jueves, 30 de septiembre de 2010

Suficiente la farsa del michoacanazo para eliminar el arraigo

Hugo Páez

Abría que estar detenido 16 meses para comprender el terrible abuso que inició con la figura del arraigo, continuó con una orden de detención del juez, para finalmente ser liberado por falta de pruebas, declarado inocente.
Contra cualquier lógica de derechos humanos, el arraigo fue diseñado para facilitarle el trabajo a la autoridad, al ministerio público y a la policía investigadora. Es una especie de “espéreme mientras investigo si usted es culpable”.
En la praxis, policías y ministerios públicos lo ven como un camino eficiente, en medios de la terrible corrupción que envuelve a la justicia mexicana, sin embargo, cuando menos en Michoacán se ha probado que este abuso estuvo injustificado, hasta el momento, en 34 de los 35 casos. Patético.
El 19 de agosto, el procurador Arturo Chávez Chávez defendió la figura del arraigo y los testigos protegidos ante las criticas del presidente del Senado Carlos Navarrete, en los Diálogos por la Seguridad convocados por el presidente Felipe Calderón en el Campo Marte. El perredista cuestionó el abuso y usos equivocados de estos instrumentos legales, sin embargo, el procurador dijo que la figura del arraigo es con mucha frecuencia eficaz al trabajo de PGR. Obviamente le facilita la chamba.
Arturo Chávez aseguró en esa ocasión que del total de arraigos obtenidos por su dependencia, el 90% es consignado ante un juez, de estos, al 90% se le libra orden de aprehensión, y de estas, al menos al 90% se les ha dictado auto de formal prisión. Pero cuando Navarrete le preguntó cuántos resultan sentenciados, el procurador admitió no tener la cifra, además de que hay casos activos en litigios en tribunales.
Se ha vuelto un lugar común en la cultura de la lucha contra el crimen organizado, que los ciudadanos cedamos mas espacios de derechos, de libertades y tranquilidad, para facilitarle a la autoridad a atrapar criminales. Sin embargo hay que preguntarnos si los resultados son considerables, o simplemente cedemos espacios.
He comentado esta plática con Eduardo Medina Mora cuando era Procurador General de la República, la repito porque ilustra como ejemplo el tema. Me decía el entonces procurador que era muy necesario quitar la seudoefedrina de los antihistamínicos para evitar que los criminales los compraran en farmacias y laboratorios para fabricar drogas clasificadas como meta anfetaminas, llamadas popularmente “tachas”.
Yo le refuté el porque los usuarios teníamos que renunciar a ese elemento activo que te hacía sentir bien ante una gripe, si precisamente la función de los antihistamínicos era hacerte sentir bien, ya que no pueden eliminar el virus, para que puedas seguir con tu vida cotidiana. En realidad lo que no podía la autoridad era combatir con eficiencia a farmacias y laboratorios que vendían ilegalmente cantidades sospechosas de antigripales, aunque en número son mucho menos que las personas que usamos la medicina. O sea, era mas fácil, por medio de una norma, combatir a los delincuentes, y que los ciudadanos nos jodamos.
Es lo mismo con los retenes de la policía, ejército y marina. Los ciudadanos perdemos el derecho al libre tránsito sin ser molestados, para facilitarle el trabajo a la autoridad al combatir el tráfico de droga, armas y personas. De nuevo, las cantidades incautadas y el número de vehículos con este tipo de ilegalidades, es infinitamente inferior a los ciudadanos de bien, a los que tuvieron que ser inspeccionados una y otra vez para pasar esa aduana que en algunos casos ha resultado mortal para algún despistado que ni la debía.
El arraigo metió en un gran problema al ex procurador del Estado de México Alberto Bazbaz, le costó la renuncia por el manejo mediático del caso de la muerte de la niña Paulette Gebara Farah en condiciones sospechosas. Una vez sin elementos para mantener detenida a Lizette Farah, la madre de la niña montó una campaña mediática para revertir el daño moral que le significó estar arraigada, en medio de un caso especialmente atractivo para los programas del corazón de los medios de comunicación. Todos le abrían el micrófono y las cámaras, caso opuesto a los últimos cinco liberados del michoacanazo que, después de 16 meses, quieren vivir en paz o cuando menos seguir con su vida cotidiana. La prisión ablanda ánimos.
El 26 de mayo del 2009, a escasos días de elecciones intermedias, la fuerza de la autoridad dio un golpe mediático con detenciones que mostraron un supuesto operativo anticrimen en comunidades de los tres grandes partidos, pero con clara superioridad del PRI y el PRD sobre los detenidos del PAN. A nadie engañaron, dos alcaldes de Acción Nacional, el de Uruapan e Hidalgo, entre 35 funcionarios, fueron la coartada para tratar de eliminar sospechas de persecución política, justo antes de las elecciones.
En el próximo año se juega la preeliminar en el Estado de México y otros estados, en el 2012 se definirá el rumbo del país, elecciones mucho mas importantes que la que provocó el michoacanazo y en una atmósfera de mas violencia.
El arraigo fue el ariete que trató de influir en las elecciones, es la conclusión fácil a raíz de las declaraciones del ex presidente del PAN Germán Martínez, previas al operativo. La persecución se esperaba. Ahora permanece activa esta arma legal que amenaza los derechos humanos y la democracia.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
hugopaez@prodigy.net.mx
http://twitter.com/hugopaez