Seguir a Hugo Páez

martes, 21 de septiembre de 2010

Calderón perdió oportunidad bicentenaria para el PAN

Hugo Páez

La oportunidad centenaria pasó de largo para el gobierno del PAN. Increíble dejarla pasar, pero así fue, como lo han hecho con otras cosas.
La soberbia acompaña la administración de Felipe Calderón, la soberbia que espanta de Los Pinos hasta a los amigos como Max Cortazar y Cesar Nava, que no escapan de lo que es pecado capital para ellos, código de conducta católico.
Lo último fue la burla generada alrededor del Coloso, crisis que ni siquiera pudieron manejar con inteligencia. Las incomprensibles prisas abundaron la bola de nieve de errores, propios de un puñado de incompetentes. Alonso Lujambio fue empujado a la trampa, tomó un proyecto apretado y contaminado que terminó en un espectáculo de oropel intrascendente que no dejará la huella esperada, en cambio si un mal sabor de boca de lo malo que somos para hacer estas cosas que se antojan fáciles, aunque la realidad esté llena de esos diablos llamados detalles.
El fácil análisis dice que si no pueden montar un evento trascendente, otros proyectos de mayor dimensión y urgencia están desahuciados, como el otro espectáculo patético montado en Ciudad Juárez con mesas de trabajo del gabinete, cambio de policías, compromisos de 160 puntos y comisionados especiales. Nada de eso camina en el mundo real, en el que exige resultados, en el que cohabitan sicarios y personas de bien secuestradas por la violencia.
El PAN se lleva los golpes, la peor parte. Los miembros, adherentes y simpatizantes que votaron por el cambio, muchos de ellos ven la soberbia de esa elite que se convirtió en un gobierno solitario, con un presidente auto aislado que llegó hasta Dolores Hidalgo el 16 de septiembre a las 7:20 de la mañana, leyó un scrip plano, y de nuevo dejó pasar la oportunidad en un escenario que cumplió doscientos años de una justa especialmente trascendente para México. En el desvelo, tal vez el abucheo lo enfrentó con una realidad diferente a la que oye en su escritorio en Los Pinos. Meses antes, las cabezas de los proyectos bicentenario y centenario de la Independencia y Revolución le informaban que las obras y preparativos estaban en tiempo, que todo caminaba de maravilla hacia un espectáculo inolvidable. No fue tal, sin embargo la corte alrededor del presidente es una burbuja infranqueable, pero no imposible de penetrar para los gritos contra Calderón en Dolores Hidalgo, totalmente invisibles para la televisión, a doscientos años de otro grito de libertad.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
hugopaez@prodigy.net.mx
http://twitter.com/hugopaez