Seguir a Hugo Páez

jueves, 2 de septiembre de 2010

Las preguntas que no le hicieron a La Barbie

Hugo Páez
En el interrogatorio público de Edgar Valdés Villarreal “La Barbie” faltaron las preguntas ¿A que funcionario de gobierno conoce? ¿Con cuales tiene relación? ¿Qué autoridades lo protegían?
Los cuestionamientos fueron dirigidos exclusivamente a probar sus ligas con los capos de la droga. Declaró en una especie de entrevista – interrogatorio, sin valor ministerial, que conocía a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, Ismael “El Mayo” Zambada, Esparragosa “El Azul”, los Beltrán Leyva, etcétera.
Sin demeritar el golpe, el interrogatorio fue conducido sobre un objetivo: mostrar su identidad, eliminar cualquier duda, y probar su relación con el crimen organizado. Nada de preguntas que destaparan corrupción de autoridades de seguridad pública, y menos deseable que se revelaran nombres de la clase política.
Ignoro si existen o no, si la Barbie los conocía o hizo tratos con ellos, pero a falta de preguntas persiste la duda, aun cuando me aseguran en la Secretaría de Seguridad Pública que cierta información no puede ser publicada sin entorpecer investigaciones alternas que puedan alertar a los presuntos implicados.
El sentido común dicta que es imposible concebir una estructura internacional ligada a carteles de Colombia y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sin protección en México. La operación es compleja: embarques, trasiego por aire, mar y tierra, pasos por retenes militares y de la policía federal en toda la república, aduanas, aeropuertos etcétera, y por supuesto, el paso a Estados Unidos.
Esperemos que el gobierno federal, con la urgencia que pide la inclusión de todos los sectores del estado mexicano y la sociedad en el combate al crimen organizado, muestre la misma urgencia por transparentar la información y revele nombres si reparar en niveles ni puestos; esa parte medular que ha permitido que México se convierta a través de décadas en un país violento, infestado por el narcotráfico.
De ser extraditado a Estados Unidos, La Barbie será todo un banco de datos para los organismos de inteligencia, sin embargo, a pesar de tener ciudadanía norteamericana, en nuestro país cometió delitos y se debe quedar a revelar toda la pudredumbre. Se le da hablar, lo vimos declarando con una sonrisa en los labios, y lo mas importante: está vivo, a diferencia de Arturo Beltrán Leyva y Nacho Coronel abatidos por la Marina y el Ejército.
La muerte de Arturo Beltran Leyva, Nacho Coronel y la captura de "La Barbie" son indicadores de éxito. Resultados que a pesar del incremento de la violencia con 72 inmigrantes ejecutados, las muertes de alcaldes y el candidato a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, son tangibles y lubrican la lucha conjunta de México, Estados Unidos y Colombia contra los carteles de la droga.
La estrategia mediática está encaminada a desaparecer de la opinión pública que se ataca solamente a unos carteles, y en consecuencia se protege a otros. La historia relata que en el pasado ocurrió de esa forma, los hechos quedaron grabados en la memoria popular, difícil de revertir sin resultados concretos como los que vemos ahora, en especial los golpes al cartel de Sinaloa, desarticulado y enfrentado en subgrupos.
En la década de los ochentas, las bandas del narcotráfico se eliminaron entre si en Colombia, una estrategia para eliminar a Pablo Escobar coordinó a los Pepes con el gobierno, adoptaron el mote por autonombrarse Perseguidos de Pablo Escobar. En Colombia como en México, presidentes y gobiernos fueron acusados de recibir dinero del narco para protección y campañas electorales. Vivimos sin ningún problema ético ese estilo de vida, esa mecánica que ahora públicamente jura el PRI no retomar si regresan a Los Pinos.
Aun a voluntad no seria fácil retomarlo, las tecnologías de la información adoptadas por servicios de inteligencia, principalmente de Estados Unidos, cambiaron su modelo de intervención, acumulan datos de corrupción, protección de funcionarios y la disponen a grupos políticos contrarios, medios de comunicación, y por supuesto a la opinión pública internacional. Nadie se salva, ni siquiera países con vocación totalitaria como Venezuela, Cuba e Irán, que construyen un muro de protección mediática. En México los avances democráticos difícilmente podrían tolerar modos del pasado. Aún cuando en estos momentos vemos un impulso del gobierno federal por mantener la cloaca cerrada, de no mostrar que tipos como La Barbie coexisten en gobiernos priistas, panistas y perredistas, y solo la transparencia en la información es un paso firme para solucionar el problema.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
hugopaez@prodigy.net.mx
http://twitter.com/hugopaez