Seguir a Hugo Páez

martes, 7 de julio de 2009

El PAN busca héroe

Hugo Páez

A Germán Martínez lo corrió quién lo impuso: Felipe Calderón Hinojosa. Aplicó lo que en su momento pidió al presidente del PAN en el 2003, Luis Felipe Bravo Mena: la cabeza de los perdedores, como los generales romanos derrotados. Interpretación errónea de la historia.
Grupos del PAN lo consideran un grave error, la cabeza de Germán no detendrá la avalancha contra el calderonismo que propinó al partido la mayor derrota de la historia. Sin embargo es el estilo recurrente del presidente Calderón que en su momento sufrieron algunos de sus cercanos amigos.
La acción parece encaminada a ocultar que la derrota fue producto del voto de castigo a lo que ciudadanos consideran mal gobierno, y están dispuestos, desde el año 2000, a cobrársela a cualquier político en las urnas.
Es nueva cultura en la sociedad mexicana que deberá tomar en cuenta el PRI. Es una nueva oportunidad, como dijo Beatriz Paredes, sin embargo su partido nunca ha entendido esos mensajes de la sociedad, y se maneja impulsado por una serie de individualidades que atropellan cualquier proyecto de partido.
El domingo la sociedad demostró nuevamente que sabe castigar. Lo vivió el PRD en la ciudad de México con un operativo electoral puerco, de dimensiones nunca vistas, con una sobreoferta de dinero que fue rechazada por ciudadanos asqueados por las mañas de siempre. Increíble pero ocurrieron estas muestras de dignidad.
El tiempo de reconstrucción del PAN es directamente proporcional a los daños, el 2012 no está a tres años de distancia, está a la mano, con un PRI opositor ordenado que emergió reforzado por triunfos inesperados en algunos casos.A partir de la apresurada salida de Germán el PAN busca un héroe que lo salve, y habrá muchos externos al calderonismo que sufrirán intentos de bloqueo. Por lo pronto, uno que puede ser el enlace entre los grupos y que en su momento la jugó por la presidencia del PAN contra Germán Martínez es Cesar Nava, a quien las circunstancias lo acercaron a la coordinación parlamentaria en la Cámara de Diputados y parece tener objetivos sólidos con bases reales, que hacen poco atractivo renunciar a ellos para meterse en una zaga casi imposible.