Seguir a Hugo Páez

lunes, 16 de abril de 2018

   
Violencia electoral en puerta, López Obrador y Meade amarran navajas
   
Hugo Páez
 
La retórica de Andrés Manuel López Obrador no puede ocultar el mando sobre la Coordinadora de Maestros (CNTE), en una peligrosa formación de sus ejércitos apostados en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, contra cualquier candidato presidencial que consideren adversario del líder de Morena.
Días antes, el candidato del PRI-PVEM-Panal José Meade Kuribreña ‘invitó’ a la organización Antorcha Campesina a “frenar a López Obrador”. Una frase con interpretaciones peligrosas, según quien la procese, o quiera hacer algún favor al candidato oficial.
Las palabras textuales del priista en Ixtapaluca el jueves fueron: “La propuesta de Andrés Manuel de frenar el Nuevo Aeropuerto es muy clara. Va a frenar las oportunidades de miles de familias, mejor, ¡frenémoslo a él!”
Las provocaciones y los nervios tensan la atmósfera con pronóstico capaz de derivar en consecuencias trágicas, para sumar a los más de 75 asesinatos desde el inicio de la precampaña electoral del 2018.
Hasta el momento las víctimas son aspirantes a alcaldes y diputados, pero están en juego nueve gubernaturas y la presidencia de la república.
La voz del ombudsman Luis Raúl González Pérez enronqueció de tanto pedir a la autoridad pública de los tres niveles de gobierno, frenar la masacre electoral. La víctima más reciente cayó por metralla el domingo en Jilotlán Jalisco: el segundo mejor alcalde en el 2017 en el país, en el tema transparencia, Juan Carlos Andrade Magaña, candidato a la reelección por el partido Movimiento Ciudadano, el mismo que tiene en la cúspide al candidato a la gubernatura Enrique Alfaro.
La advertencias son claras, los miles de antorchistas, con violento historial respondieron a Meade Kuribreña con arengas contra López Obrador en el Edomex, que presagian enfrentamientos directos.
En otras latitudes, el líder de la Coordinadora de Maestros Sección 22, Eloy López Hernández, amenazó, en voz de Wilbert Santiago, con boicotear y violentar los mítines de Meade y a Ricardo Anaya Cortés, al menos en los estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, los dos últimos dominados por el crimen organizado por la incompetencia de los gobernadores Héctor Astudillo Flores y Silvano Aureoles Conejo.
El crimen organizado y las organizaciones violentas como Antorcha Campesina y la CNTE están conectados como vasos comunicantes, y tienden a una mezcla muy peligrosa que puede servir a intereses que tratan de provocar el caos, con el propósito de justificar la mano dura.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx