Seguir a Hugo Páez

lunes, 23 de abril de 2018

   
Es el único que le puede ganar, pero Anaya tiene que conectar más
   
Hugo Páez
 
Cuando se enfrenta a un dogma de fe, a una falacia moral construida con ladrillos del odio social, no hay proyecto o idea que revierta la ceguera, y controle el virus del radicalismo.
A eso se enfrenta Ricardo Anaya Cortés al erigirse como el único candidato que puede ganarle a Andrés Manuel López Obrador la contienda presidencial.
¿Lo puede hacer solo, sin acuerdos con otra fuerzas democráticas, más allá de la coalición Por México al Frente..?
La arena el reloj cae sin parar, José Meade Kuribreña enfrentó la realidad el domingo por la noche, y sería totalmente irresponsable seguir destruyendo al segundo, con falsas expectativas de remontar treinta puntos, como lo dijo, ya que probablemente, después del debate, ahora son más.
Andrés Manuel mostró de nuevo su lado vulnerable en el Palacio de Minería frente a Jaime Rodríguez “El Bronco”, Margarita Zavala, Anaya y Meade, sin embargo, el encabronamiento social lo protege más que en el 2006 y el 2012, un escudo con el que han chocado repetidamente el panista y el priista.
Lo he comentado en más de varias ocasiones, el riesgo es altísimo, López Obrador recibe oxígeno de una curia política agregada, movida por el chambismo. Son los proscritos de otros grupos y partidos que forman filas de Morena en el Senado y en Diputados, una generación de cínicos dispuestos a mentir y aplaudir al nuevo mentor.
Pero después del primer debate las condiciones cambiaron, Ricardo Anaya aguantó la inquisición del gobierno federal instigado por el odio de Felipe Calderón Hinojosa y se llevó el cinturón en el debate. Felipe juega la presidencial con más candidatos que Enrique Peña Nieto: Margarita y Meade, y para los observadores más agudos, una victoria de Anaya Cortés no se sería del todo desfavorable, al mantener a un nutrido grupo dentro del partido, los más visibles de esos son: Ernesto Cordero, Jorge Lavalle, Salvador Vega Casillas, Luisa María Calderón, y algunos ex gobernadores y en activo.
¿Que necesita Ricardo Anaya..?
Entre otras cosas, más conexión con la gente, mayor calidez -difícil en su personalidad-, y que lo sientan cerca. Otras virtudes son evidentes y lo ayudaron a sobrevivir el uso faccioso, cuando menos de la PGR de Alberto Elías Beltrán, de la Unidad de Investigación Financiera, y del Cisen de Alberto Bazbaz Sacal.
La historia de las últimas tres elecciones nos muestra que la cordura sigue como mayoría, pero dispersa, no podemos comparar las condiciones a seis años de distancia en cada una, pero es un punto de partida. Esa dispersión ahora es mayor que en el 2012, por lo tanto beneficia a López Obrador.
En la última elección, Felipe Calderón exhalaba incordio contra la candidata de su partido Josefina Vázquez Mota. Nunca le perdonó abrirse paso contra la voluntad presidencial puesta en Ernesto Cordero Arroyo, en contraste, ahora el presidente Peña Nieto tiene a su delfín en el cuadrilátero, y mueve lo posible por lograr lo que se ve imposible con Pepe Meade.
La estructura propagandística y los apologistas de Morena harán todo para mantener la dispersión de sus adversarios. Utilizarán tesis de alianzas ‘antinatura’ y slogans del PRIAN, a pesar del reclutamiento en Morena de Napoleón Gómez Urrutia, Manuel Bartlett, Pancho Romo, Germán Martínez, Gaby Cuevas y muchos más.
La dispersión de sus opositores le favorece, pero también considero un error el mensaje de Jorge Castañeda Gutman, al plantear en medios de comunicación la posibilidad de acuerdos del Frente con la alianza PRI-PVEM-Panal. Su autoridad como parte del equipo de Anaya pone en la mesa de enfrente los argumentos para el golpeteo a priori.
¿Anaya es el único que le puede ganar a López Obrador..?
Al día de hoy, si.
SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx