Seguir a Hugo Páez

miércoles, 18 de octubre de 2017

Operación electoral mexiquense de Eruviel contra Anaya y AMLO

Hugo Páez


No degradaron a Eruviel Ávila Villegas, ni lo bajaron al nivel de la fallida Mariana Moguel Robles o Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. El ex gobernador del Estado de México llega, con la agenda muy apretada, a rescatar lo posible de lo imposible para la elección presidencial.
El abandono del PRI en el Distrito Federal significó la votación proporcional más baja en las entidades de la república, con el 18.37% de los votos, cuando en el Edomex, el candidato Enrique Peña Nieto obtuvo el 32.46%.
Esto es, de 4.85 millones de votos totales en el DF, el candidato del PRI obtuvo solamente 892 mil votos, mientras que en Edomex 2.24 millones de votos.
La ingeniería electoral mexiquense NO apunta a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, sino a la contienda presidencial, pero tiene un gran camino por recorrer en el bastión de izquierda donde Andrés Manuel López obrador obtuvo 1.75 millones de votos, y donde la alianza PRD, PT y MC en el 2012, ahora dividida, llevó a su candidato al segundo lugar con un total de 15.89 millones de votos.
Se podrá argumentar la mutación a Morena de gran parte del electorado de esa alianza, pero el 7% de las preferencias actuales para el PRD de Alejandra Barrales Magdaleno, significa al menos 3.5 millones de votos, que sumado al Movimiento Ciudadano de Dante Delgado, con un millón de votos, hacen la diferencia en la elección presidencial, con un potencial de 4.5 millones de sufragios.
Según el conteo del IFE, en el 2012 Peña Nieto obtuvo 19.23 millones de votos, esto significa una diferencia de 3.3 millones sobre López Obrador.
Ojo, ni José Meade Kuribreña, Miguel Osorio Chong, Aurelio Nuño o José Narro Robles tiene el arrastre mostrado por Enrique Peña desde la previa de la campaña presidencial, lo demuestran las encuestas que ubican al PRI en tercer lugar, frente al parejeo entre Morena y el PAN.
Bajo esta perspectiva tiene sentido la campaña para desanimar a los simpatizantes del Frente Ciudadano por México (PAN-PRD-MC), la guerra de encuestas trata de formular tesis dudosas sobre la caída del Frente, por la renuncia al PAN de Margarita Zavala Gómez del Campo y su registro como independiente.
En este razonamiento NO podemos aislar la incorporación de Eruviel Ávila como el experto ingeniero electoral que trata de recuperar una gran cantidad de electores para su partido y sus coaligados.
Las elecciones son números, los resultados tienen esa frialdad. El partido o la coalición que desestime la ingeniería electoral y las Tecnologías de la Información, y navegue en deriva de la suerte, confiado en la empatía ciudadana, está perdido.
Aún cuando la encomienda de Eruviel se antoja apresurada y tardía, NO vemos ninguna maniobra de Ricardo Anaya, a partir del terrible resultado del PAN CDMX de Mauricio Tabe Echartea, con números históricamente malos en la pasada elección, y con un delegado del bastión Benito Juárez, Christian Von Roehrich, totalmente incompetente y paralizado por acusaciones de corrupción inmobiliaria, y de la exitosa delegada de Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez Ruiz, no pueden esperar nada por su lejanía con Acción Nacional.
En la capital de la república el Frente le apuesta a la fuerza del PRD y a la del gobierno de Miguel Mancera Espinosa, pero esta, se trata de una carrera milimétrica, de selección natural política, donde los más incompetentes serán devorados por los operadores mejores equipados.
Se dirá que el PRI prepara una Elección de Estado, ingenuo el que piense lo contrario. Ahí está el antecedente del Estado de México, que ahora exporta al centro del país a su principal operador, con el propósito de reforzar el centro de mando de Enrique Ochoa.
Tampoco se puede desestimar la oportunidad que el sismo del 19-S otorga al partido en el gobierno, sobre todo en el proyecto de recuperación electoral de la CDMX. El presidente Peña Nieto reunió el miércoles a más de 70 líderes de opinión en una sesión informativa en Los Pinos. El propósito: explicar el plan de reconstrucción en 6 estados y en la capital, principalmente. Rodeados de Secretarios, los periodistas vivieron una atmósfera de cordialidad y relaciones públicas, a la que es imposible quitar el factor electoral, pero además no habría por qué hacerlo, de eso trata la épica política en la antesala de la justa presidencial.
En este espacio comenté la sintomatología de la prematura Elección de Estado 2018, súmele el arribo de Eruviel Ávila Villegas con la maquinaria electoral de la Fuerza Mexiquense. Camarón que se duerme...
_______
COLUMNAS RELACIONADAS

Fuerza del dinero público, concentrada en el candidato Meade
Elección de Estado contra el Frente Ciudadano
Frente Ciudadano podría sacar al presidencialismo de Los Pinos
Si el PRI NO divide al Frente Ciudadano subirá al ring como en el 2006

Hugo-facebook.jpg