Seguir a Hugo Páez

jueves, 23 de marzo de 2017

Sacralizar al Ejército, la peor defensa, Cienfuegos vs López Obrador

Hugo Páez
    
Tiene razón José Carlos Beltrán Benítez, director de Derechos Humanos de Sedena, acusar al Ejército sin pruebas o evidencia clara, es una difamación, como cualquier otra acusación no sustentada.
Sin embargo, sacralizar a las Fuerzas Armadas, es la peor defensa que se puede hacer.
En una estructura de 270 mil personas -número flotante-, lugar 31 en el ranking del Global FirePower 2016 (GFP http://ow.ly/bDoZ30a9EyY) los errores no son eventuales, son inevitables, sin embargo, existe en sectores de la sociedad, en partidos, en congresos, en los tres niveles de gobierno y en buena parte de los medios de comunicación, la desatinada idea de reaccionar a botepronto en defensa del Ejército de Salvador Cienfuegos Zepeda, y de la Marina de Vidal Soberón Sanz.
La de Miguel Osorio Chong contra Andrés Manuel López Obrador es otra historia: el aspirante presidencial priista olió la oportunidad de golpear al puntero morenista en las encuestas entre presidenciables, y asestó el golpe con la esperanza de quedarse con la corona.
No se vaya con la finta, por ejemplo, Segob prometió dar una explicación detallada del enfrentamiento de la Marina con sicarios en Tepic Nayarit, con un helicóptero artillado de guerra, y NO lo hizo, solamente un comunicado oficial muy superficial al inicio, así lo comenté el 14 de febrero (http://ow.ly/DPB430a9P1R) sobre los hechos del día 9, para abatir al “H2” Francisco Patrón Sánchez. Así que la defensa de la Sedena por el caso Ayotzinapa, es una oportunidad de subirse al ring con el tabasqueño.
El desafortunado sobresalto del líder de Morena contra Antonio Tizapa -padre de 1/43 normalistas de Ayotzinapa- en Nueva York, es un punto de debilidad, sin pruebas que induce a culpar de la desaparición al Ejército y a Enrique Peña Nieto.
A esto se refiere el general Beltrán Benítez sin dar nombres.
Pero de pronto, todo el aforo de malquerientes de López Obrador entonó a coro la defensa del Ejército, lo mismo ocurrió en varios eventos, uno en el simbólico Tlatlaya Estado de México, donde la CNDH de Luis Raúl González Pérez determinó con una exhaustiva investigación que SÍ hubo al menos 12 sicarios ejecutados de los 22 muertos, por elementos militares.
Peor aún, horas después del reclamo de la Sedena a López Obrador, vía su director de Derechos Humanos, el Ejército aceptó la recomendación de la CNDH por tortura física y psicológica a una mujer en Ajuchitlán del Progreso, Guerrero. El 4 de febrero de 2015 soldados ingresaron a un domicilio particular sin contar con orden de cateo y se llevaron a una mujer y dos hombres, pero en lugar de trasladarlos al Ministerio Público, las tres víctimas fueron llevadas a instalaciones militares, donde sufrieron tortura.
Un video que circuló en redes sociales dio cuenta de los hechos. La CNDH acreditó detención arbitraria, retención ilegal y cateo ilegal, así como tortura física y psicológica provocados por asfixia, desnudez forzada, encapuchamiento, ejecución simulada, choques eléctricos y amenazas de daños (recomendación http://ow.ly/NasA30a9TF6).
¿Cuántos casos quedan en el limbo por falta de denuncia en redes sociales, de oportunidad de un celular presente que capte los hechos..?
La Sedena y la Marina no tienen que cargar con el mal proceder de algunos de sus elementos. Soy de la idea de que los abusos son mucho menores que las virtudes de la Fuerzas Armadas, pero los corifeos del botepronto en todos los sectores, son torpes con iniciativa.
Cienfuegos Zepeda y Soberón Sanz NO tienen porqué cargar culpas de la conducta humana por el actuar de malos elementos, al contrario, deben ser los primeros en señalar a las manzanas podridas, y NO reaccionar instintivamente en una supuesta protección de la Institución. Esa defensa a rajatabla es muy dañina.
La Institución NO está en peligro por malos elementos castrenses, el peligro está en sacralizarla, en la falsa protección, cuando es operada por humanos, por cientos de miles de personas susceptibles a errores, por propia naturaleza. Nadie espera que en una mega estructura se erradiquen los errores de la noche a la mañana, pero si se espera responsabilidad y la aplicación del Estado de Derecho para quien comete errores, eso es todo.
      
Hugo-facebook.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx