Seguir a Hugo Páez

martes, 18 de agosto de 2015

Gustavo Madero la primera prueba de Ricardo Anaya

Hugo Páez

Gustavo Madero Muñoz es la primera oportunidad de Ricardo Anaya Cortés. Tendrá que entender que al nombrarlo coordinador parlamentario en la Cámara de Diputados echa por tierra la promesa de campaña de autonomía y la frase “No tengo dueño”.
Pero las facturas políticas están ahí y faltará nobleza para hacerse a un lado y evitar que el nuevo presidente del partido se enlode con el padrón de militantes más cuestionado en la historia de Acción Nacional, manufactura de Madero Muñoz.
Empezar limpio es un privilegio que debe darle el chihuahuese en aras de la terriblemente dificil unidad del partido. Los primeros pasos dejan huella, Héctor Larios Córdova logró ayer que los representantes de Javier Corral Jurado ante la Comisión de Elecciones (CONECEN), Sergio y Ariel Arellano Sánchez, firmaran el Acta de Resultados del Cómputo Nacional.
El resultado mete a Larios como la mejor pieza en la disputa por la coordinación parlamentaria del Senado, en manos de Fernando Herrera.
Mientras permanezca la rebeldía de Javier Corral el pronóstico es reservado. El grupo ganador podrá tomar su camino en solitario, pero será reeditar los malos pasos del CEN del PAN, posteriores a la derrota del 2012. Una muestra del terreno fangoso lo vimo el domingo: a pie de urna, Felipe Calderón Hinojosa lanzó un ultimátum: frenar la descomposición del partido en esta última oportunidad, o buscará otras opciones.
El ex presidente entregó Los Pinos al PRI en el 2012 y ve muy pocas posibilidades de reubicación de su grupo en la nueva formación de Acción Acción Nacional. Pero más allá de la apocalíptica predicción de Calderón, está la reducción de posibilidades de Margarita Zavala Gómez del Campo para lograr la candidatura presidencial del PAN y se vea obligada a la vía independiente.
Anaya no debe aceptar ultimatums, son la contraparte de la disposición a la unidad. Si se van, que se vayan, qué se le va a hacer.
Platique ayer con Manuel Aguilera Gómez, un viejazo (lo digo con cariño) honorable en el PRI, conocedor de la estructura y mal seguidor de esa cultura priista que obliga a reprimir la crítica en público. Rara avis, diría yo.
Como muestra de lo que digo, el 4 de agosto me platicó del pésimo papel del presidente de su partido César Camacho Quiroz en el DF, lo publiqué en Los Malosos, ahí mismo pronosticó el destape de Manlio Fabio Beltrones, al día siguiente se dió.    
Manuel me dice que ve al PAN y al PRD en alianza en la elección presidencial en el 2018. Metería en grandes problemas al PRI, ya que Beltrones tiene el gran reto de aterrizar el partido a las necesidades populares “el país no está en las mejores condiciones y se topará con funcionarios federales de Enrique Peña Nieto totalmente reacios a estas medidas” (entrevista #NotaDeVoz https://goo.gl/MqC5hr).
En lo personal creo que el PAN necesitará la fuerza de la cohesión para lograr ser la mejor opción. El PRD en el abandono de Andrés Manuel López Obrador y la ambivalencia de no ser la vanguardia ideológica de izquierda, podrá repetir en el 2018 las alianzas con el PAN que tendrán ensayo en las 12 gubernaturas del 2016 y las del 2017.
Por lo pronto Ricardo tiene que probar esa cacareada autonomía en campaña, y que la reducción del sueldo del presidente del partido al 50% no se vea como maniobra demagógica.


   fACEBOOK.jpg

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx/  Twitter: @hugopaez