Seguir a Hugo Páez

lunes, 3 de agosto de 2015

Beltrones no espera justificación de Peña, sin señal no hay registro

Hugo Páez

De no ser favorecido por Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones Rivera no espera justificación alguna por las preferencias del Presidente de la República sobre el nuevo liderazgo del PRI.
De no haber señal, tampoco acudirá al registro de la convocatoria que haga César Camacho Quiroz.
No hay confusión ni crisis de identidad en el coordinador parlamentario del PRI en San Lázaro. Todas las tesis sobre búsqueda de veredas alternas están fuera de contexto y son producto de la ficción o del fuego amigo.
Fiel a su estilo, Peña Nieto reserva hasta el último momento la apertura de cartas. Lo hizo en el Estado de México con Eruviel Ávila Villegas donde privilegió la eficiencia y probabilidad del mejor resultado, sobre la amistad. Me refiero a Alfredo Del Mazo.
De acuerdo a esta línea de razonamiento, no se espera que el acta de nacimiento ejerza influencia alguna sobre la elección. La experiencia demuestra que no hay garantía, y sí ejemplos catastróficos, los sufrió Felipe Calderón Hinojosa con la elección de Germán Martínez Cázares y César Nava Vázquez como presidentes de Acción Nacional durante su sexenio.
El primero con resultados vergonzosos en la elección intermedia del 2009, y el segundo con una dinámica de insidia que hasta el momento sigue dividiendo al partido con sus nuevas cartas en busca de revertir los fatales resultados de Gustavo Madero Muñoz.
Para Manlio Fabio Beltrones no hay más por demostrar.
El presunto temor a la astucia, a la capacidad y eficiencia, es una leyenda urbana que trata de marcarlo.
Está listo para tomar las riendas del partido, para ejercer el puesto donde mejor ayude, o tomar vacaciones, así, de esa simpleza. Los conocedores de esa astucia, de esa capacidad y eficiencia, saben que no activará el presunto Plan “B”.
En la curia del PRI es el más conciente de la imprescindible unidad como factor decisivo en el 2018. El maremagnum de problemas, errores y desaciertos del gobierno cambió la imagen y perspectiva inicial del sexenio, necesitarán a los mejores talentos, no hay más. Ahí están las apreciaciones del propio presidente, los estudios de campo y la virulencia asertiva de medios de comunicación y redes sociales.
Esa es la dinámica del ecosistema priista que entiende Beltrones, esas son las reglas que juega en pretérito, presente y futuro. Lo demás es ficción.
   
  fACEBOOK.jpg


Blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx/  Twitter: @hugopaez