Seguir a Hugo Páez

martes, 24 de febrero de 2015

Los partidos y los políticos que no merecemos, Iñárritu

Hugo Páez

En menos de 24 horas, el gobierno de Enrique Peña Nieto recibió dos fuertes críticas internacionales: el director de cine Alejandro González Iñárritu aprovechó la ceremonia del Óscar para desear un un mejor gobierno para los mexicanos, en otras latitudes, se difundió una carta del Papa Francisco donde alerta a una ONG sobre la posible mexicanización de Argentina, en relación al terror que vive nuestro país por el avance del narcotráfico. Verdad de los Obispos.
Dos golpes a la deteriorada imagen internacional que cuesta horrores revertir al gobierno federal para inyectar confianza y explicar que vamos por el camino correcto.
Pero las críticas están muy lejos de la trama nacional donde el PRI, el Partido Verde y el PANAL se aprestan para tomar la Cámara de Diputados, para iniciar a partir de septiembre un nuevo reacomodo de fuerzas rumbo al 2018.
En esa formación, el círculo rojo de Enrique Peña Nieto tomaría nuevos bríos para fijar la mirada en un objetivo donde destacan Aurelio Nuño Mayer, Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray Caso y Luis Miranda.
De concretarse este escenario de fuerza parlamentaria, nada se hará sin el beneplácito del presidente, no habrá equilibrio con otros grupos del PRI, y la candidatura será heredada como en los viejos tiempos.
Pero la fuerza tricolor no era lo que era, antes del 2000. El segundo año del sexenio fue de sorpresiva vulnerabilidad, repetible en el momento menos esperado.
¿Se entendió la tragedia priista del 2000..?
Para los inconformes dentro del partido, no. Aseguran que persisten los signos de una gran soberbia, un síntoma que vivió el PAN del calderonismo a partir del 2006, y culminó con la entrega de la Presidencia de la República en el 2012.
En esta lógica, los externos al círculo rojo presidencial, cuestionan la cordura para manejar un Congreso favorable al gobierno federal, aun cuando la oposición escenifique una dura ofensiva rumbo al 2018, con una izquierda más radicalizada y un PAN hiperventilado por regresar al poder.
Hasta el momento ese dominio de curules parece cimentado en el crecimiento del Partido Verde Ecologista y el colaboracionismo del PANAL sin Elba Esther Gordillo, frente a la incapacidad de la oposición para neutralizar esta dinámica electoral.
El Papa Francisco podrá decir misa, Alejandro González Iñárritu podrá hacer un tango de película, pero la realidad mexicana la deciden los partidos y sus intereses, así que, un país mejor, hasta el momento es una promesa electoral, esa sí, ganadora de un Óscar a la mejor actuación.




Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com