Seguir a Hugo Páez

jueves, 13 de noviembre de 2014

Cuento chino en China: en México no pasa nada

Hugo Páez

Habrá que escuchar los cuentos chinos de Claudia Ruiz Massieu e Ildefonso Guajardo en China, para justificar el viaje y dejar a la deriva el estado, y a la industria turística que se organiza para pedir clemencia a los violentos que bloquean la Autopista del Sol y el aeropuerto internacional. Esos que ya los jodieron con más de 14 mil cancelaciones en este puente y empiezan las de diciembre.
De cuento chino debe ser también el relato de Guajardo para explicar cómo es que una guerra corporativa echó abajo la licitación ganada por China Railway para el tren rápido México - Querétaro, con el objetivo de desterrar de los proyectos del gobierno federal a Armando Hinojosa Cantú, y esa misma guerra acelera las hostilidades entre los gigantes Televisa y Telmex de Emilio Azcárraga Jean y Carlos Slim Helú, con acusaciones mutuas de sabotaje que amenazan contaminar la materialización de la Reforma Energética.
Terribles las escenas en el aeropuerto de Acapulco, pero a la vez pequeñas en grupo, en alcance, comparadas con la dimensión del punto turístico nacional, sin embargo, fue suficiente para congelar a la autoridad en la materia, y provocar una proverbial inacción de la Secretaría de Turismo.
Era previsible la cancelación masiva de reservaciones y las consecuencia mediáticas. No hay duda, faltan buenos asesores en Los Pinos. La soltura de las protestas, por pequeñas que sean, no tendrán límite para fabricar el escándalo, sin la presencia disuasiva de la autoridad. En el DF seguirán por la libre, según palabras del Secretario de Gobierno Héctor Serrano.
El lunes fue el aeropuerto de Acapulco, al martes la sede del PRI en Chilpancingo y del PAN en Michoacán, el miércoles el Congreso de Guerrero y la Secretaría de Educación Pública. Lo cotidiano es la toma de casetas, bloqueo de carreteras y marchas desde el primer fin de semana posterior al 26 de septiembre de la barbarie en Iguala, hasta la fecha, y podría llegar al 26 de noviembre para marcar los dos meses en el calendario.
La información oficial sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa se limita a ser es extensión de las filtraciones. El procurador Jesús Murillo Karam habla de imprecisiones, de declaraciones de presuntos criminales, y de pasos muy cortos en la investigación.
Las pruebas periciales y forenses son a cuentagotas. Las más sólidas ni siquiera pertenecen a los normalistas, son hallazgos que no forman parte de caso alguno, y no parece importale a nadie: caídos anónimos, sepultados a flor de tierra en fosas que la propia autoridad juzga al clasificarlos como ejecuciones entre bandas criminales.
Si el viaje de Enrique Peña Nieto a China fue cuestionado por agendarse en tiempos de la peor crisis del sexenio -definición del titular de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong-, la ausencia de Claudia Ruiz Massieu, aun cuando en el lenguaje burocrático se dice: “no se mandan solos”, y obedece a una agenda impuesta desde Los Pinos, esa ausencia, habla que el timón de la Secretaría está a la deriva.
Todo lo que apunta a Acapulco apunta a la capital del país. Es la casa de playa del poder político y económico, una prueba fue el aislamiento terrestre que provocó el huracán Manuel en septiembre del 2013. La Fuerza Aérea y el Ejército tendieron un puente en la base militar para regresar, como primeros de la fila, a los notables al DF.
Ahora ese aislamiento puede ser provocado en cualquier momento, por un grupo de manifestantes que no se limita a lo terrestre. Lo vivimos en la dramática golpiza a un policía el lunes en el aeropuerto de Acapulco, sumado al bloqueo y a las pintas en la terminal aérea.
Pero habrá que esperar al regreso de la comitiva para atender las obligaciones de sus dependencias. Mientras tanto, los hoteleros y las cámaras de la industria turística se organizan como pueden.
En ese tenor, el Papa Francisco desde el Vaticano reprueba la barbarie contra los normalistas de Ayotzinapa, y la Conferencia del Episcopado Mexicano del Cardenal Francisco Robles lanza un ¡Ya basta..! en concordancia con la valiente denuncia de Padre Fidencio Avellaneda Reynoso, vocero de la Diócesis de Altamirano Guerrero, publicada ayer en la columna LOS MALOSOS (http://goo.gl/u7ZVxy).
El Padre Fidencio hace un relato donde los Guerreros Unidos y la Familia Michoacana secuestra, roba jovencitas, extorsiona, siembra droga y mata a sacerdotes en la llamada Tierra Caliente de Guerrero. La única opción: la autodefensa de los pobladores que se levantan en armas.
Pero desde China México se ve mejor.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com