Seguir a Hugo Páez

martes, 4 de noviembre de 2014

Consulta Popular, interés político sobre el Derecho Ciudadano

Hugo Páez


Una muestra más del interés político sobre el estado de derecho es la redacción de la Ley Federal de Consulta Popular, coartada del Congreso para retardar el derecho ciudadano.
Desde el dabate parlamentario, fue membretada para hacerla disfuncional en escenarios de interés del Ejecutivo, del PRI y el PAN. La Reforma Energética fue el objetivo principal.
En ese usual intercambio mercantil, partidos y bancadas restringieron y agregaron puntos hasta construir un texto inocuo, perverso, con el objetivo de desarmar cualquier probabilidad de retroceso de las reformas.
Pero no importa la participación ciudadana, legisladores y partidos “encontraron” otros caminos para sacar sus proyectos de reducción de plurinominales, salarios mínimos y algún remedo de modificación a la Energética.
El senador Ascención Orihuela se dice “respetuoso” de las decisiones de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Anaya igual, pero insistirá en nuevas ruta, y Andrés Manuel López Obrador aumentó el acervo para su discurso incendiario.
Pero el golpe pegó al derecho ciudadano a decidir puntualmente sobre una ley o propuesta. Oportunidad que aparentemente rompería la hegemonía de partido y permita a los electores decidir más allá de votar por un diputado o un senador, figuras totalmente desacreditadas, que en los barridos de opinión pública, salen totalmente barridos.
La Ley Federal de la Consulta Popular rompió el estandar de las aberraciones parlamentarias. El hecho de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazara las preguntas propuestas por los tres grandes partidos, habla de una burla que trató de cargársele a los ministros, sin embargo, el planteamiento de rechazo es claro, el vicio es de origen.
No hay culpa en el remitente, o en el tema en sí, ya sea el salario mínimo del PAN, la reducción de plurinominales del PRI en Senado y Diputados, o el otorgamiento de contratos privados y la modificación a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales en materia energética, de MORENA y el PRD, son tan disímbolos, que, de no ser por una ley cuadraplégica, difícilmente podrían ser unánimemente desechadas las preguntas.
Pero los autores dicen que darán una segunda oportunidad a la vergüenza. Los grupos parlamentarios van prestos a rediseñar el ente que nació muerto. Por lo pronto, el daño está hecho, la Corte no nos negó el voto, fueron los de siempre, los que también imposibilitan las candidaturas ciudadanas y anteponen el interés político, sobre el estado de derecho, derecho ciudadano.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com