Seguir a Hugo Páez

martes, 12 de agosto de 2014

Revientan a Madero videoescándalo el día de “La Reforma del PAN”

Hugo Páez


De esas casualidades que nunca suceden en política, el día de la Promulgación de la Reforma Energética en Palacio Nacional, donde Gustavo Madero y sus bancadas en el Congreso jugaron un papel muy importante, aparece un video que protagoniza su coordinador en San Lázaro Luis Alberto Villarreal y compañeros de la plenaria en Puerto Vallarta, enfiestados con bailarinas profesionales contratadas en un table dance, en enero. El “timing” para ventilar el escándalo fue muy preciso.
A falta del PRD en Palacio Nacional, Madero sería la voz dura, de tono opositor, entre los discursos triunfales del Gabinete, el presidente del PRI y Enrique Peña Nieto.
Desde el inicio del debate energético y posteriormente en la ley secundaria, la cúpula del PAN retomó la paternidad de los conceptos más liberales de la reforma, no desperdiciaron oportunidad en medios y foros para declarar: “La Reforma Energética es del PAN”.
Pero ayer se levantó con un escándalo de faldas que le cortó las alas. Nada del otro mundo, pero suficiente para recordarle la importancia de la operación cicatriz que desdeñó después de la reelección, ahora el fuego amigo contra sus impresentables lo obligará, cuando menos, a acelerar el cambio de la coordinación parlamentaria en San Lázaro, y debilitará su posición en vísperas de la selección de candidatos.
La unidad era imprescindible para estos momentos de golpeteo. Madero no unificó a su ejército, se quedó con un burdo pelotón, y fuerzas de fidelidad interesada como el gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, los hermanos Cortés en Jalisco, Margarita Arellanes y los Larrazabal en Nuevo León, los Yunes y Víctor Serralde en Veracruz, y la fallida adolescencia panista de los dirigentes del DF.
El momento en Palacio Nacional también era del PAN, días antes, el diputado de ese partido Juan Bueno Torio, secretario de la Comisión de Energía, facilitó al gobierno federal y a la bancada de Manlio Fabio Beltrones la difícil tarea de condicionar al sindicato de PEMEX la transferencia de una parte de los pasivos laborales, a cambio de modificaciones en el contrato colectivo de la petrolera y la CFE. Difícil porque el gremio está representado en las bancadas de PRI, en el Senado,  por Carlos Romero Dechamps y en Diputados por Luis Ricardo Aldana.
El PRI, el gobierno federal y el director del PEMEX Emilio Lozoya Austin dejaron hacer su chamba al panista. No había más interpretación que una profunda alianza para lograr el proyecto más ambicioso de Peña Nieto, pero también del PAN de Gustavo Madero, que la mañana de ayer reclamaría buena parte de la paternidad del cambio histórico.
Pero Gustavo se levantó el lunes once de agosto con un nuevo escenario político: el PAN dejó de ser útil para el gobierno y su partido, lo ubicaron en su posición de adversario electoral, y en casa tiene una cena de negros, de terror.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com