Seguir a Hugo Páez

jueves, 24 de febrero de 2011

LA TEORÍA DEL CAOS
La mano de Gadafi en México a través de Venezuela
Hugo Páez

Una tarde de Julio del 2007, José Luis Santiago Vasconcelos ex titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) me confió que las explosiones en 4 instalaciones de PEMEX en Oaxaca y Querétaro fueron provocadas por un explosivo muy poderoso y difícil de conseguir llamado Semtex, proveniente de Venezuela vía Cuba, con origen de compra en Libia de Muamar Gadafi.
La República Checa era uno de los principales fabricantes de Semtex, un material indetectable por los equipos infrarrojos de revisión, ni por perros entrenados en los aeropuertos, motivo por el cual organismos internacionales de seguridad de la ONU presionaron para agregar un componente que facilitara la detección del explosivo, también de uso industrial especializado.
Antes de entrar en vigor la norma, Gadafi adquirió mas de 80 toneladas del explosivo indetectable, nadie sabe cual fue el destino de algunas toneladas que salieron de Libia. Lo cierto es que dos agentes libios, Al-Amine Jalifa Fhimah y Abdel Basset Ali al-Megrahi colocaron en una bomba en un avión de la empresa estadounidense Pan Am en 1998, en el que murieron 270 personas. El atentado contra el vuelo 103 cumplía la ruta Francfort-Nueva York y no dejó ninguna posibilidad de sobrevivir a los 259 pasajeros y tripulantes del vuelo, puesto que el avión fue pulverizado a 10.000 metros de altitud en la localidad de Lockerbie en Escocia. Al caer sobre sobre el pueblo, los restos incandescentes del aparato mataron a otras 11 personas.
Una década después, las presiones internacionales vencieron a Gadafi y entregó a los dos agentes para quitarse de encima un poco de la carga terrorista y así demostrar que habría una nueva actitud en Libia.
La entrega de los dos agentes de los servicios de inteligencia libios dio paso a la suspensión por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de las sanciones que el organismo multinacional había impuesto al régimen de Gadafi. Con esta decisión, la ONU levantó las medidas adoptadas en la resolución 748 de 1992, en la que se imponía a Libia, entre otras, un embargo aéreo y militar prohibiendo toda entrega de armas y toda asistencia en este terreno, así como el congelamiento de los depósitos libios en el extranjero.
Las explosiones en las instalaciones de PEMEX se dieron un año después de las elecciones presidenciales en las que se acusó al gobierno de Hugo Chávez de apoyar la campaña de Andrés Manuel López Obrador. En Impacto documentamos una operación de proselitismo operada por el embajador Roy Chaderton que financiaba a diversos grupos de la UNAM encabezados por Guadalupe Carrasco “La Pita”. Los apoyos iban desde entrenamiento y dinero para células en México, remedo de las células bolivarianas, hasta la infantil entrega de libros de la constitución de Venezuela en el Zócalo capitalino.
A raíz de las protestas en Libia contra el régimen de Gadafi, el comandante Hugo Chávez es uno de los mandatarios que ha sacado la cara para defenderlo, aun cuando el dictador de facto amenazó con masacrar a los alzados que a la luz de la opinión internacional es población civil contagiada con la ola de protestas en países árabes contra regímenes autoritarios.
Las sospechas de que Muamar Gadafi habría huído a Venezuela tienen que ver con la estrecha relación entre el coronel libio y el presidente Hugo Chávez, que ha realizado seis visitas a Libia para suscribir varios acuerdos. En 2005 se habían firmado alrededor de 17 y para finales de 2010, más de 150 convenios entre los dos países.
La relación Chávez-Gadafi ha tenido momentos clave como la visita del líder libio a la II Cumbre de América Latina – África, que se realizó en septiembre de 2009 en la Isla de Margarita, donde fue el invitado especial. En ese acto Hugo Chávez le entregó el collar de la Orden del Libertador y le regaló una réplica de la espada de El Libertador Simón Bolívar.
En México los próximos 18 meses serán clave para el cambio del gobierno federal, es de esperar que nuevamente se vea la mano de Hugo Chávez para inclinar la balanza a favor de su proyecto Latinoamericano de los países del ALBA. Los precios del petróleo oxigenan a Chávez, las modificaciones a la Constitución de Venezuela le permitirán ser un actor en la penumbra como lo fue en la antesala del 2006, pero ahora con mas experiencia y con la presión de las tendencias árabes que pueden alentar a la oposición venezolana para revertir sus aspiraciones de perpetuarse en poder como sus socios Gadafi o Fidel Castro.
Un año despúés de la elección presidencial del 2006, en julio del 2007, el Ejército Popular Revolucionario se adjudicó los atentados las instalaciones petroleras en México, el entonces Procurador General de la República Eduardo Medina-Mora precisó que si bien el EPR se ha atribuido los eventos, ciertamente estaban en vías de comprobar la veracidad. Nunca se llegó a una solución del caso pero se comprobó que el poderoso explosivo Semtex que llegó a México procedente de Venezuela, y este a su vez vía Libia y Cuba, fue el causante del atentado a instalaciones propiedad de la nación. En unos meses entraremos en la misma dinámica de intereses politicos que no se limitan al territorio nacional, como lo vimos en el 2006, solo que ahora con un crimen organizado galopante que además de dejar mas de 34 mil ejecuciones, empieza a atacar a funcionarios de Estados Unidos, y eso es... otra historia.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com