Seguir a Hugo Páez

martes, 8 de febrero de 2011

La ley en tiempos de guerra / El regaño de Silva Meza

Hugo Páez

Desde la tribuna de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la perspectiva debes ser muy distinta a la posición de los agentes federales David Hermosillo Fuentes, Deyvi Santos Cuevas y Carlos Enrique Martínez abatidos por el crimen organizado en Guadalajara, parte de los mas de mil funcionarios muertos en combate.
El sábado Juan Silva Meza reclamó al presidente Felipe Calderón, a su gabinete y a los coordinadores parlamentarios que se comprometan más con la paz. Un juego dialéctico que en el reloj del sexenio que marca 34 mil muertes dolosas cruza la frontera de la realidad y se interna en la poesía, en la teoría que marca la ley.
El nuevo presidente de la Suprema Corte agregó que el estado debe responder a la violencia de 1910, como lo hizo el Congreso en 1917, con la Consitución, con la leyes que ordenaron a la nación.
Desde la Corte, la perspectiva debe ser muy diferente a la de la madre de David: “Nunca me imaginé venir por un hijo hasta acá y de esta forma”. Los tres AFIs fueron acribillados en la avenida Salvador López Chávez en Guadalajara.
El reclamo de Silva Meza apunta a la masacre, al resultado dudoso, desorientado, que parece no llevar a buen puerto, no cuando la Secretaria de Seguridad de Estados Unidos Janet Napolitano advierte a los criminales mexicanos desde su tribuna que no brinquen a su país o serán atacados sin cuartel, es una invitación implicita a que se queden abajo del Río Bravo, aun cuando asegura cooperar con las autoridades mexicanas para combatirlos.
Comodísima la posición de los aliados de Felipe Calderón en el combate al crimen, indudablemente nos dan trato de patio trasero aun cuando el consumo en Estados Unidos es el mayor estímulo para el mercado de narcóticos, y el tráfico de armas, el soporte de la violencia.
Combatir con la ley en la mano es una petición natural en un líder de la Corte, sin embargo el Poder Judicial ha sido señalado por todas las instancias de gobierno por incompetente, corrupto y padecer una especie de comodidad burocrática aplicaleyes de formato que favorece a la impunidad.
Preservar el estado de derecho es una función que acomoda al judicial mas que al legislativo y ejecutivo, pero el buen juez por su casa empieza, y Juan Silva tiene esa fama, y al tiempo encima.

@hugopaez
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com
www.hugopaez.com