Seguir a Hugo Páez

martes, 15 de septiembre de 2009

Reclamaron al calderonismo fallido

Hugo Páez

Fue un reclamo al calderonismo fallido.
Las concluisiones de la reflexión panista no fueron otra cosa que las observaciones no escuchadas de los últimos dos años, provocadas por el sobredimensionamiento de amigos y parientes de Felipe Calderón Hinojosa.
Aunque sus apologistas en medios de comunicación crearon escenarios para justificar la derrota basados en tesis con variables externas más circunstancias económicas incontrolables y supuestas derrotas pronosticables en elecciones intermedias, la catársis del sábado con los Consejeros y el CEN del PAN, fue un juicio con verdades viejas.
¿Habrá quien le diga al presidente de la república que le falló al partido? de su circulo rojo, por supuesto ¿O seguirá despertando terror por la “mecha corta” que ha tronado a más de uno?
Germán Martínez Cázares la aceptó, la sufrió y ahora purga sus consecuencias. Cesar Nava seguramente tenderá hilos finos con los inconformes que le permitan más autonomía y fuerza propia, por si se ofrece, pero en estos momentos se disparó una segunda alarma que puede abortar la estrategia de recargar de recursos a programas sociales a través del 2% del impuesto a la pobreza operado por Ernesto Cordero.
De ser bateado en el Congreso, solo quedaré recurrir a la deuda, esa que por alguna razón provoca fobias en la visión gerencial de Acción Nacional, aunque el propio Nava la sugirió antes de la presentación de la ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos.
Los partidos de oposición y la opinión pública tienen los ojos puestos sobre la capa superior de la burocracia que anexó de inició Vicente Fox, y sobrecargó Felipe Calderón como zona de recompensas para los panistas conexos al calderonismo.
El recuento de burócratas sobrepuestos da cifras infames, se habla de miles de millones de pesos de carga a la administración pública, que solo fue reducida en pocos decimeles en el paquete de acciones propuesto por la Secretaría de Hacienda, como una coartada para justificar el slogan “el buen juez por su casa empieza”.
Mas de mil puestos equivalentes a direcciones generales, adjuntas, y subsecretarías, que incluyen estructuras que multiplican la nómina federal, son candidatos a cirugía exprés para dar los primeros pasos y enfrentar el hueco de 330 mil millones, y ahora si, presumir que el buen juez por su casa empieza.