Seguir a Hugo Páez

lunes, 25 de enero de 2016

Caso Guevara, una pregunta para Quirino y Beltrones

Hugo Páez


“Nunca me habían acusado de emitir una recomendación por influyentismo” respondió el ombudsman de Sinaloa Juan José Ríos Estavillo a la declaración del alcalde priista Bonifacio Bustamante Hernández, señalado en el documento de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos por violar derechos del periodista del Noroeste, Ramón Eduardo Guevara.
El rechazo del ayuntamiento de Escuinapa a la recomendación de derechos humanos se hizo formal ayer. Con ello se da la espalda a la cultura del respeto, en especial a la libertad de expresión consagrada en la Constitución Mexicana.
La declaración del alcalde Bustamante demuestra que en realidad el influyentismo es parte de esa cultura política que utilizaron estos funcionarios como elemento de presión para provocar el despido Guevara y la interrupción de sus publicaciones.
Sirva esta etapa electoral para evaluar si la maniobra del alcalde Bonifacio Bustamante y la presió a los regidores para el rechazo a la recomendación de la CEDH es una aberración en lo que representa el partido que impulsa a Quirino Ordaz Coppel bajo el liderazgo de Manlio Fabio Beltrones.
Rechazar la disculpa pública a la familia de la víctima y la negativa a indemnizar a Miriam Navarro, madre de tres menores, tal como señala la recomendación, es la petición de una patente de corso para la impunidad, para futuros atropellos y violaciones a los derechos humanos de cualquier ciudadano.
Pero no hay marcha atrás, Miriam está decidida a impugnar el rechazo ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de Luis Raúl González Pérez, con ello reafirmaría mi impugnación como quejoso.
No se trata sólo de Ramón Guevara, se trata de todos, de respaldar a una autoridad competente, honorable y profesional como es el ombudsman Juan José Ríos Estavillo con ocho años al frente de la CEDH y la Visitadora General Nuria González a la que respaldan 17 años de experiencia en el organismo.
Hablamos de impulsar la cultura de la legalidad en un estado azotado por el narcotráfico donde el extenso umbral entre el bien y el mal permite todo tipo de atropellos como el que sufrió Guevara antes de morir en la cama de un hospital en Culiacán, de la cual no pudo regresar a defenderse. Esa misma mezquindad niega ahora esos derechos a Miriam y a sus hijos.
Reitero la pregunta ¿el caso Guevara es la aberración de un alcalde..?
    
MiOpinion-TVMexiquense.jpg
   fACEBOOK.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx