Seguir a Hugo Páez

sábado, 9 de enero de 2016

Megalomanía pierde a El Chapo, se lo quitan dos veces a Malova en Sinaloa

Hugo Páez

Por segunda ocasión la Secretaría de Marina de Vidal Soberón captura a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en el estado de Mario López Valdez y Francisco Labastida Ochoa.
De humor involuntario si no fuera de gravedad extrema.
El capo más buscado del mundo desde el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa fue cobijado en su tierra, no en la sierra, no entre cuevas y garitos, no en Timbuktú, era omnipresente en las principales ciudades del estado tanto en la capital Culiacán, Mazatlán y Los Mochis, donde fue detenido el viernes por un par de policías federales, terruño del ex candidato presidencial del PRI Francisco Labastida Ochoa y de López Valdez, una mancuerna política formada en los viejos usos y costumbres.
La sorpresa fue mayúscula en la segunda captura en el corazón del malecón de Mazatlán en las Suites Miramar, después de una persecución desde su residencia en la capital del estado.
En ningún momento la policía ministerial o la municipal acorraló a Guzmán Loera. Bajo esta premisa es imposible no pensar en protección policiaca y política de años. De hecho, antes de su detención en febrero del 2014 en el puerto sinaloense, la Policía Ministerial fue concentrada en el extremo norte del estado y jamás enterada del operativo de la Marina, igual que el viernes por la mañana.
Pero El Chapo también vota. La fuga del penal de alta seguridad del Altiplano en el Estado de México que derivó en la renuncia del Comisionado Nacional de Seguridad Monte Alejandro Rubido de inmediato escaló a escándalo internacional y pegó en las posibilidades presidenciables del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, hoy mejorada con la recaptura al bajar sus negativos para ubicarlo de nuevo entre los punteros del reducido grupo integrado por Aurelio Nuño Mayer, Luis Videgaray Caso, Manlio Fabio Beltrones y el gobernador mexiquense Eruviel Ávila Villegas.
No obstante, las encuestas nunca abandonaron al titular de Segob. En los últimos estudios encabezó a los posibles del PRI por amplio margen, pero no son tiempos de guerra entre partidos sino de contiendas civiles internas, así que la oposición decidió guardar la artillería para la campaña presidencial. Nadie gasta pólvora en infiernitos.
Con la recaptura del Chapo el problema inmediato es qué hacer hasta resolver el juicio de extradición.
Regresarlo al Altiplano parecía un error de corrección política pero no hay más. De Puente Grande Jalisco ya se fugó, y cualquier otro  centro de readaptación representa mayores riesgos.
Los imperdonables se lavan la cara. En una entrevista con león Krauze el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que sería imperdonable una fuga de Guzmán Loera, pero la recaptura no fue tema en esos impensables momentos, ahora el Ejecutivo podrá transitar lo que resta del sexenio con un pendiente menos.
Un funcionario policial añadió a la agencia AP que las autoridades ubicaron al 'Chapo' Guzmán hace varios días al recibir informes de que se encontraba en Los Mochis, ahora sabemos que le ganó la megalomanía de inmortalizar su vida en el cine, con su versión, según la procuradora Arely Gómez González.
La recaptura es directamente proporcional a la euforia natural del presidente y el gabinete de seguridad por enmendar el error del siglo, en la captura del siglo, que tal vez mantenga a Miguel Ángel Osorio Chong a la cabeza de los aspirantes presidenciales priistas.


Twitter: @hugopaez correo: hugorenepaez@gmail.com