Seguir a Hugo Páez

martes, 23 de junio de 2015

Andrés Manuel López Obrador va a ganar

Hugo Páez
   
En la nueva teoría de la izquierda readaptada a partir de la elección del 7 de junio, hasta los perredistas más reacios ven a Andrés Manuel López Obrador el centro de gravedad para la elección presidencial del 2018.
La tesis está encaminada a la supervivencia del PRD, del Movimiento Ciudadano y lo que queda del Partido del Trabajo, a pesar de verlos en un futuro inmediato como satélites de Morena, las agrupaciones garantizan el acceso a posiciones burocráticas de poder, y les urge evitar la atomización de la izquierda.
No hay duda, tarde o temprano estos partidos tendrán que agruparse alrededor del tabasqueño, y las luchas internas centrarán sus esfuerzos en conservar cierta autonomía para mantener el control de posiciones y candidaturas.
La migración masiva del PRD es uno de los grandes temores, pero bajo el mando de López Obrador no hay mayor espacio que sus decisiones, bajo esas condiciones los partidos satélites de Morena permanecerán como garantes de oportunidades.
La gran enseñanza de esta elección es las candidaturas independientes y la fuerza de las alianzas. La gran conclusión de Gustavo Madero Muñoz es que Acción Nacional no podrá subsistir sin alianzas, en las que no se excluyen los candidatos externos, ese será el postulado del PAN para las próximas elecciones, entre las que se incluyen 9 gubernaturas el próximo año.
Queda la interrogante: ¿Qué pasará si Andrés Manuel López Obrador no gana la presidencia de la república, a pesar de la unión de las izquierdas, ..?
Seis años más son demasiados para el líder de Morena, y el novel partido sin la figura podría navegar a la deriva, prueba de ello es la fracasada protesta en defensa del petróleo frente al Senado en diciembre del 2013: en ausencia del líder postrado por un infarto, su hijo Andrés Manuel López Beltrán y Martí Batres Guadarrama no calentaron ni al más aguerrido defensor, y ante el ridículo optaron por retirar la protesta.
El caudillismo de López Obrador no permite imaginar a Morena como un partido sólido sin su conducción. Desde el 2006 se erige como un candidato independiente que somete a grupos y partidos. En el 2013 creó su propio proyecto ante el embate de Los Chuchos y ahora apuntará sus baterías al Palacio del Ayuntamiento mientras Miguel Ángel Mancera Espinosa insista en su candidatura presidencial, esa parte del presupuesto del Gobierno del DF es vital para la candidatura de unidad alrededor de Andrés Manuel, a menos que sea una simulación del Jefe de Gobierno con afanes negociadores.
López Obrador ya ganó, sólo tiene que demostrar buen gobierno en sus cinco delegaciones y en sus bancadas de San Lázaro y la primera minoría de la Asamblea Legislativa. Y eso, no tiene mayor problema.
   

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com