Seguir a Hugo Páez

martes, 3 de junio de 2014

La tercera vía del PAN


Hugo Páez

Nadie puede negar el resultado pragmático de la operación de Gustavo Madero para evitar que Acción Nacional cayera de nuevo en manos de Felipe Calderón Hinojosa, y fuese utilizado como escudo ante posibles ajuste de cuentas del gobierno de Enrique Peña Nieto. El PAN espera la andanada con propósitos electorales en las intermedias del 2015.
Los trece puntos de ventaja de Madero sobre Ernesto Cordero en la interna son prueba del rechazo de la militancia al ex presidente, más que confirmar el liderazgo de Gustavo Madero, que apostó a la segura con una estructura bien cimentada desde el 2010, no sin los inconvenientes de tener encima al primer panista sentado en la silla presidencial hasta el 2012.
Pero esa solidez, desde la federación de su partido no es resultado de un liderazgo humanístico o carismático, en realidad está conformada por un conglomerado de fuerzas electorales estatales, como demostró la disección del conteo de votos por estados, lo que resulta en una cofradía de compromisos con gobernadores, liderazgos locales y presidentes de comités distritales.
Madero tuvo la oportunidad de ceder para unir. No se trata de compartir el poder, pero tampoco de negar hasta las migajas en la conformación de la Comisión Permanente del Consejo Nacional.
La imposición, la tabula rasa, es síntoma de la falta de confianza en  liderazgo propio. Es la anatomía del burócrata, del líder sindical, no del perfil requerido para llevar al PAN a la victoria en el 2018, como contabiliza el apartado en el portal de Acción Nacional http://www.pan.org.mx/ “Cuenta regresiva para el retorno” con semanas/ días/ horas/ minutos/ segundos. Ayer a las 21:00 horas los números indicaban 212/05/03/01/00.
Los panistas tendrán que preguntarse si bajo estas condiciones la figura de Madero es de transición hacia una tercera vía, o cumple las condiciones para llevar a un PAN competitivo en el 2018.
El 2015 toca la puerta con algunos probables triunfos importantes, de nuevo tendrá que aparecer el músculo del poblano Rafael Moreno Valle, del sonorense Guillermo Padrés Elías, del bajacaliforniano Francisco Vega y los capitalinos Mauricio Tabe, Federico Döring, Jorge Romero y la posible reincorporación del gobernador de Guanajuato Miguel Márquez Márquez, jugador en cancha contraria en la interna, por obligación.
Un liderazgo que necesite de todas las fuerzas del PAN rumbo al 2018 difícilmente desplantaría un muro de contención para evitar la inclusión de otros grupos en la cúpula panista como sucedió el sábado en la Comisión Permanente con 36 incondicionales visibles de 40 integrantes.
En el fondo se trata de una maniobra temerosa, de cerrar puertas ante la carencia de virtudes políticas imprescindibles en quien aspire a una candidatura presidencial. Sobran apostadores para una tercera vía, pero habrá que dar el beneficio de la duda a un Madero que tal vez no hemos visto.


Ernesto Cordero y Gustavo Madero en la campaña a la
dirigencia de Acción Nacional
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com