Seguir a Hugo Páez

martes, 24 de junio de 2014

Médicos en la calle, más serio que un infarto

Hugo Páez


Miles de batas blancas se reunieron con el objetivo de protegerse contra la ley. Así se ve en términos simples. Un colectivo de médicos, enfermeras y trabajadores de salud, de instituciones públicas y privadas, en busca impunidad en responsabilidad profesional, catalogadas como negligencia por la autoridad judicial.
Pero una espiral de condiciones adversas y carencias son los ingredientes cotidianos en cada hospital, en cada cada clínica del Seguro Social, del ISSSTE y del Sector Salud que provocan lo que el derechohabiente y la autoridad interpreta como negligencia.
La negligencia profesional es una verdad palpable por los pacientes del dia a dia en hospitales públicos y privados, tanto médicos como enfermeras conforman una cofradía de protección para evitar acciones judiciales, así se dio la tragedia en el hospital de Occidente en Guadalajara, una infamia que resultó en la muerte de un joven de 15 años y 16 médicos en formal prisión.
Si eso va a defender el movimiento #YoSoy17 están equivocados. En la suma de buscar argumentos de protección contaminan una exigencia auténtica para equipar, abastecer y contratar al personal imprescindible en sus instituciones de trabajo.
El Seguro Social como motor del sector salud es una zona experimental expuesta a prueba y error de las tesis de sus directores. La tendencia en este sexenio es a centralizar las adquisiciones, reducir el gasto, y no sustituir las partidas de personal en jubilación -dos mil médicos en el 2013-, además de enfocar la eficiencia exclusivamente en una administración más efectiva.
Las fórmulas mágicas no existen, sin lugar a dudas la buena administración es insustituible, pero la promesa de salud y servicios universales al paso de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y ahora Peña Nieto, no se pueden atender con la realidad precaria del Seguro, del ISSSTE, de la SSA y los estados, sin afrontar consecuencias como la muerte del joven Roberto Gallardo, más cientos de casos que permanecen en el anonimato gracias a la cofradía de médicos y enfermeras que tienen como única ruta de protección la complicidad ante carencias de todo tipo, equipo, medicinas, intendencia, profesionales suficientes y capacitados.
También resulta una carga brutal para el estado al toparse con gremios sindicales todo terreno. Del 2006 al 2012 el sindicato del IMSS fue utilizado como aparato electoral con el entonces diputado y líder Valdemar Gutiérrez quien sirvió al PAN y a Felipe Calderón Hinojosa.
Ese mismo sindicato regresó al PRI con el líder Manuel Velasco Barragán en enero de este año al firmar un convenio político-jurídico con la CNOP para que el gremio compuesto por sesenta mil médicos y cien mil enfermeras “regrese a sus orígenes partidistas”.
El problema es más serio que un infarto. Sacar a los médicos a la calle en más de 20 ciudades no es cualquier cosa, es síntoma de choque sindical con las instituciones, que, traducido en términos políticos, es un problema que rebasa a Mercedes Juan López, José Antonio González Anaya y Sebastián Lerdo de Tejada hasta alcanzar a Miguel Ángel Osorio Chong y Enrique Peña Nieto.


Marcha - protesta de médicos de instituciones públicas y privadas en el DF, una de las 20 ciudades que presentaron este fenómeno

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com