Seguir a Hugo Páez

jueves, 29 de mayo de 2014

Alfredo Castillo sin autodefensa

Hugo Páez

Escucho las declaraciones del Comisionado Alfredo Castillo sobre la aspiración de los jóvenes en estados con dominancia del crimen organizado y parece la reedición de lo comentado en este espacio sobre la narcocultura que pasa inalterada en el paraíso de los gobernadores.
Un día antes del Encuentro Nacional de Autodefensas en el Poliforum Siqueiros donde José Manuel Mireles pidió la creación de una Guardia Nacional, Castillo descubre que en Michoacán las aspiraciones de los jóvenes se apegan a la imagen de éxito de narcos, secuestradores, extorsionadores, sicarios etcétera.
¿Acaso alguien ha visto alguna propaganda gubernamental efectiva en medios electrónicos e impresos que ataque directamente el estereotipo de la narcocultura..? Este tipo de gasto se va en realidad a la publicidad apologista del gobierno federal.
La reflexión de Castillo es simplona: "Se llegó a utilizar que ser de una organización criminal, sobre todo la que tenía identidad en este territorio, era un tema que te daba estatus y crecimiento, habrá algunos que posiblemente pueden sobrevivir, pero otros se han perdido y han perdido a sus familias y las han decepcionado", y agrega: "El estado tiene que hacer la contención, buscar alternativas, pero no podemos permitir que prolifere una situación ilícita cuando la justificación es la creación de empleos o que haya empleos".
En verdad el gobierno federal tendrá que hacer un proyecto mucho más serio, un análisis profundo que incluya a profesionales en la materia, pero sobre todo, echar mano de la propaganda, tal como las transnacionales y el el duopolio en México programan de acuerdo a sus intereses. Aquí se trata de revertir, por lo pronto, la ansiedad aspiracional que facilita el crimen organizado.
En realidad lo que Alfredo Castillo ve hoy en Michoacán pervive durante lustros. El 15 de septiembre del 2010 comenté en este espacio (http://goo.gl/dcKhRd): Lo que pocos pueden lograr lo hizo la Secretaría de Seguridad Pública y Televisa con La Barbie: un héroe al que miles de jóvenes quieren imitar, es el efecto de la venta de playeras en internet marca Polo, colo verde con la inscripción LONDON en el pecho, tal como vestía Edgar Valdez Villarreal ante las cámaras de televisión.
Buena ropa, sonrisas, historias de narcocultura y poca angustia transmitió La Barbie en el “talk show” de televisión. En casa propia cumplió el gobierno de Felipe Calderón la apología del delito con la entrevista fragmentada.
Si se trata de presumir una captura, aún cuando el anti-héroe cumple con el estereotipo de héroe en muchos sectores de la juventud mexicana
Y el 19 de diciembre del 2013 comentamos (http://goo.gl/cBxKBZ): Con una programación como la de Televisa y TV Azteca, a la caza del entretenimiento fácil, engordando una cultura del drama y la podredumbre al estilo de Laura Bozo, los mexicanos pasan gran parte de su infancia frente a la pantalla y son moldeados en función de una oferta de intereses netamente comerciales. El resultado es evidente, a los mexicanos les vale madres la política, y la cultura, y la ciencia, y un largo y triste etcétera.
Siempre vamos a escuchar que a la gente no le interesan ese tipo de programas, claro que no, hace falta una gran estrategia para revertir toda esa cultura basura. Un ejemplo: en mi estado Sinaloa domina brutalmente la narcocultura en los medios de comunicación, la radio es infame, en ningún momento los gobiernos de Juan Millán, Jesús Aguilar Padilla o Mario López Valdez hacen absolutamente nada para revertir la narcocultura y exhibir con técnicas de propaganda el estilo criminal que tanto atrae a los jóvenes y forma la base social del narcotráfico.
En las palabras de Comisionado Federal se materializada la pérdida de tiempo. Queda para la historia, la aberración de las marchas de miles de jóvenes en apoyo a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en Culiacán Sinaloa, días después de su detención en Mazatlán. A las semanas, como una oración de expiación de culpas la bancada del PRI en el Congreso del Estado presentó una iniciativa de ley con el propósito de penalizar a todo aquel que “elogiara” a delincuentes o promoviera su estilo de vida en manifestaciones públicas.
Todo lo queremos solucionar con leyes, en el pizarrón, en el manual, olvidando que hiberna en el conocimiento conjetural todo ese bagaje incumplido, inaplicable por el sistema alterado por un alto nivel de corrupción y desorden donde no operan las cosas.
Los números sobre delitos denunciados contra los investigados, y los juzgados, indican que cuando se aplican las leyes, se aplican mal. Así de simple y decepcionante. Mientras tanto, el show en el Poliforum Siqueiros trivializa un problema brutal que sólo los michoacanos y tamaulipecos viven en carne propia.
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx

www.hugopaez.com