Seguir a Hugo Páez

jueves, 12 de junio de 2014

Las nuevas vacas sagradas de Madero

Hugo Páez


Al ver la lista de la Comisión Permanente del PAN se cae la tesis de Gustavo Madero: “Dejar atrás a las vacas sagradas y darle paso a la militancia”.
De los cuarenta nombres, 36 propuestos por Madero, no encajan en la definición de “la militancia”, esa parte activa, sufragante por primera vez en la elección para renovar dirigencia de Acción Nacional el 18 mayo del 2014. La Asamblea cambió reglas y los más de 220 mil activos podrían ir a las urnas.
La estrategia de Gustavo Madero para enterrar a sus adversarios, proscribe una nomenklatura y crea otra que refuerza su candidatura en el 2018 y aleje la posibilidad de una tercera vía. Es el aquelarre de los dinosaurios estorbosos, otros, a modo, como Santiago Creel Miranda y Héctor Larios que formaron parte activa en su campaña forman parte del nuevo club.
Posterior a la elección no hubo catarsis, ni operación cicatriz, se trata de sacrificar las reses incómodas, a las que aparecen en cualquier evento y provocan “selfies”, así, Luis Héctor Álvarez, Margarita Zavala y Felipe Calderón Hinojosa quedaron proscritos para dar paso a los novillos incondicionales que fueron impuestos en la Comisión Permanente.
La declaración es desafortunada y discriminatoria. Relega la experiencia, la que le resulta incómoda, para suplantarla por una nueva generación funcional en el discurso pero abstracta, que no reclama aun cuando no se le dio una sola oportunidad de integrar la Comisión Permanente o el CEN.
Y por supuesto Gustavo Madero encaja a la perfección en su autodefinición de “Vaca Sagrada”. Desde el 2010 tiene en sus manos el partido y fue parte responsable de la derrota histórica en el 2012. Peor aún, sus quejas lastimosas de Felipe Calderón Hinojosa no iban más allá de susurros en corto, a diferencia de la evidente molestia pública de Josefina Vázquez Mota que no dudaba en calificar de cabrona la actitud de los presidentes, el de la república y el de su partido, en esos momentos aliados de conveniencia.
En las democracias caben las vacas sagradas, opinan las vacas sagradas, militan y votan. Ahora son proscritas desde el CEN, estigmatizadas por el líder que trata de crear una atmósfera de linchamiento, con el pretexto de dar paso a la voz de la militancia.
El alcance de la declaración se puede calcular extrapolando a otros partidos. Habría que imaginar el escándalo que armaría Jesús Zambrano al proscribir a las vacas sagradas de la izquierda, una lista interminable con  nombres como Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Andrés Manuel López Obrador, Porfirio Muñoz Ledo, Jesús Ortega, Amalia García… Y en el PRI, impensable una declaración análoga de César Camacho Quiroz, no alcanzaría el espacio para citar nada más a las del Congreso, ex gobernadores y funcionarios federales de ahora y la historia.
Es evidente que Madero se llenó de compromisos para ganar la reelección, entre su grupo se empiezan a gestar divisiones y rencores de los que se consideran mal pagados. Es el resultado de un proyecto motivado por el lucro político, sin convicción, con afán revanchista, sin embargo pudo arrancar como proyecto de partido, más que de grupo, hasta el momento no es así, no hay altura de miras, por eso estorban las “vacas sagradas”.

Gustavo Madero presidente del PAN
Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com