Seguir a Hugo Páez

jueves, 23 de mayo de 2013

Rescatando al PAN… del calderonismo


Hugo Páez

         El grupo de panistas que entregaron la Presidencia de la República al PRI, encabezados por Felipe Calderón Hinojosa, ahora pretenden simular una “rescate” del partido, cuando en realidad el objetivo es proteger el estatus que gozaron durante seis años, y lo que va del periodo legislativo.
Un personaje muy cercano a Ernesto Cordero, en su momento de todas las confianzas de Felipe Calderón en la Presidencia de la República, me comentó: es preferible que gane al PRI a Josefina Vázquez Mota.
        Los fieles a Calderón están convencido de que el escenario que viven actualmente, con un presidente ajeno al PAN reúne condiciones mas favorables –para ellos, por supuesto-, que el que estarían viviendo con Josefina en Los Pinos.
         Esta narrativa del calderonismo de los últimos días del sexenio exhibe la cara mas dura de la traición. Aún cuando los adversarios de Gustavo Madero exalten sus negativos y bosquejen su perfil mas gris.
         La campaña iniciada por Javier Lozano y Ernesto Cordero con el lema “Rescatemos al PAN” es la típica estrategia maniquea del bien y el mal: Madero, el entreguista; ellos, la oposición digna. Polarizar es ideal para formular propuestas como mejor grupo, aun cuando la historia los señale. Desde otra perspectiva, significa la supervivencia. Con la permanencia de Madero o un presidente de partido ajeno al ex compacto de Los Pinos, Javier Lozano complicaría su candidatura a la gubernatura de Puebla.
         Para su fortuna Gustavo Madero es el adversario ideal: derrotado por la contienda presidencial en el 2012, con un partido achicado por el refrendo –que no necesariamente es malo para su propósito, aunque mediáticamente resultó en un fiasco- y con una oposición al calderonismo totalmente atomizada, cuyo interés común es la animadversión a todo lo que huela al ex presidente exiliado en Harvard.
         Un ejemplo claro del individualismo que juega en contra es Javier Corral. El senador de Chihuahua es un excelente tribuno, un luchador que no se amedrenta frente al gigantismo de Televisa -como le sucedió a Santiago Creel Miranda- y domina temas de su interés como pocos. Pero Javier Corral parece discapacitado para jugar en equipo, además de padecer un narcisismo político que tira por la borda todo su potencial.
         Y de última hora la sorpresa que agrega incertidumbre al enfrentamiento de grupos. Cuando se esperaba que Gustavo Madero jugara a la segura con un parlamentario con experiencia, insacula a Jorge Luis Preciado del que poco se sabe.
El colimense tendrá que demostrar altura parlamentaria para llevar la coordinación de la bancada a buen puerto, navegando a contra corriente y bajo la lupa del grupo calderonista que no bajará la guardia para apoderarse del partido, que ahora le llama “Rescate” para seguir por la ruta de ganar en la derrota, esto es, el control de las candidaturas y los pedazos de los Congresos estatales y el federal.
         El Pacto por México no es mas que la coartada para golpear a todo aquel que se les atraviese. Es la coartada perfecta porque permite a Ernesto Cordero y Javier Lozano caricaturizar a Gustavo Madero como un ente colaboracionista de Enrique Peña Nieto.
         En el fondo es la expiación de culpas, esas que estorban para seguir adelante, mientras sus opositores siguen totalmente divididos.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com