Seguir a Hugo Páez

jueves, 30 de mayo de 2013

¿Por qué somos felices los mexicanos..?

Hugo Páez
        
         Leo un estudio de la OCDE que se pregunta por qué los mexicanos somos de los países mas felices, si estamos debajo de la media de las 34 naciones industrializadas en salud, calidad de la educación, vivienda, y con un mayor sentimiento de inseguridad.
         El 85% de los mexicanos dice estar satisfecho con su vida, de tener mas vivencias positivas que negativas en su vida diaria, según el índice Para una Vida Mejor de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.
         Por favor, si escucha el discurso de algún político oportunista que trate de exaltar la grandeza de los mexicanos, “esa que saca lo mejor de la vida y superar la adversidad”, mándelo a la ch... No se trata de eso, creo mas en las condiciones geográficas, la herencia cultural, la biogenética que reveló algunos de sus secretos en el mapa del genoma humano, y posteriormente derivó en el mapa del genoma mexicano con las variantes regionales.
Aún así es un misterio que nada tiene que ver con la magia o la divinidad, sino con la ignorancia de estar en un punto científico y filosófico donde persisten grandes dudas.
         Pero es un hecho que los mexicanos sacamos provecho de las pocas opciones; tal vez esa alegría juega en nuestra contra al nulificar la capacidad asertiva del reclamo a los gobiernos para hacer bien su trabajo. Al menos tardamos muchos años para alcanzar esa exigencia, y aun nos cuesta trabajo. Preferimos la alegría, al descontento del recamo constante.
         Para todo hay límites. Veo en Youtube el arranque de furia en los pasajeros de la aerolínea Viva Aerobús en una sala del aeropuerto de la Ciudad de México contra un empleado que dio la cara en ese mar de ineficiencias, sumado a la negligente tolerancias de las autoridades reguladoras. Entiendo, sin justificar, las causas de la frustración que los llevó a la agresión física, pero esa actitud sirvió a la compañía para victimizarse y desviar la atención del verdadero problema.
         El incidente de Viva Aerobús es una perla en el océano de dejadez cotidiana que mostramos el mexicano promedio ante el abuso y la agresión en la ineficiencia de todo tipo de servicios.
         Pero nos basta una tarde hermosa, un cielo claro, una lluvia oportuna en un día caluroso, una sonrisa, un gesto amable, y todas esas pequeñas cosas que logran acariciarnos el alma, para ser felices.
         Las cifras de la OCDE prueban que poco tiene que ver con el dinero. Por ejemplo, el nivel de ingreso familiar neto promedio en México es de 12,732 dólares al año, mientras que la cifra promedio de la zona OCDE ronda los 23,000 dólares, y  se ha mantenido la brecha entre ricos y pobres: el 20% de los que más ganan, lo hacen tres veces más que el 20% de los que menos ganan.
Los mexicanos trabajan más por menos dinero: el promedio son 2,250 horas al año, en comparación con las 1,776 horas laborales en la media de los ciudadanos de otros países de la zona OCDE. El 29% de los mexicanos con empleo remunerado tienen un horario de trabajo muy extenso, mientras en otras latitudes es del solo 9%.
         El domingo vimos una dimensión de la felicidad ajena al dinero: uno de los hombres mas ricos estalló en jubilo frenético por la victoria de su equipo. Eran los últimos momentos de un partido adverso.
         Seguramente Emilio Azcárraga tendrá en su historia pocos momentos de éxtasis tan explosivos como el de domingo pasado en el triunfo del América sobre el Cruz Azul en el Azteca.
De momento me pareció grotesco, después entendí el frenesí, el cruce público de la prudencia obligada en sus pares, para emular al fanático descamisado, libre de sumergirse en la euforia. Al mismo tiempo, esa felicidad estaba a la mano de millones de mexicanos seguidores del equipo, aunque infinitamente mas pobres. El resentimiento contra Televisa y Azcárraga explotó con saña en las redes sociales, pero eso es otra cosa.
         ¿Qué nos hace tan felices..? La respuesta mas adecuada no conduce al legendario y poderoso Estados Unidos, a Inglaterra o Alemania, las migajas de felicidad nos guían a Australia, un país al que tenemos que arrancarle ese secreto, del cual los mexicanos ya tenemos buena parte de la formula. Feliz día.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com