Seguir a Hugo Páez

jueves, 20 de diciembre de 2012

El último día del mundo

Hugo Páez

En el PAN están seguros de que si el mundo no se acaba mañana, el partido si, sobre todo por el regreso de Felipe Calderón en una cena con legisladores afines al calderonismo.
En el PRI pensaron que todo había terminado en el 2000 con la victoria de Vicente Fox y la derrota de Francisco Labastida Ochoa, pero no fue así, sobrevivieron a la catástrofe para seis años después caer en la misma depresión, ahora con Roberto Madrazo Pintado que auguraba el Apocalipsis tricolor.
Y a pesar de que el plantón de Reforma en ese mismo año 2006 fue provocado por la ira del Mesías, el juicio final no llegó gracias a que Rosario Ibarra de Piedra le colocó en el corazón de la capital de la república una banda presidencial pirata, al “legítimo” Señor de Macuspana.
Los planetas parecían acomodarse para Felipe Calderón cuando soltó a los cuatro jinetes del Apocalipsis para recuperar el territorio del crimen organizado y llenar los panteones y fosas comunes con mas de cien mil mexicanos asesinados. No fue fácil, pero la mayoría de la población logró sobrevivir, aunque siguen por ahí mas de 25 mil desaparecidos, por los cuales una alma honesta e inocente llamada Humberto Moreira que endeudó a Coahuila con mas de 33 mil millones de pesos, juró hacerlo pagar en la Corte Penal Internacional de la Haya.
México y el mundo sobrevivieron. Pasaron seis años y Felipe de Jesús le hizo el milagro al PRI. Esta vez no fue una paloma la que bajó del cielo, fue una gaviota que ayudó al líder a lograr la victoria. El cielo azul cambió a verde, blanco y rojo. La esperanza hace imaginar a los priistas de nuevo que el universo es infinito, y que las reformas saldrán con una facilidad que solo es explicable por la voluntad de tres personas en una: Padre, Hijo y Espíritu Santo; Enrique, Manlio y Emilio.
No faltaron los falsos profetas que anunciaron el doomsday con antelación. El día 9, del mes 9, del año 2009, en los cielos mexicanos José Osmar Flores, de origen boliviano, tuvo una “revelación divina” por lo cual secuestró el vuelo 576 de Aeroméxico proveniente de Cancún al Distrito Federal. El propósito era dar un mensaje a la humanidad, pero gracias a la pericia de la Policía Federal de Genaro García Luna –aquellos a los que Felipe Calderón definió como su “legado” y que Peña Nieto deslegó tan pronto tomó posesión-, el operativo de rescate frente a las cámaras de televisión con un despliegue muy parecido a las pericias de la serie de Televisa “El Equipo”, los muchachos de Genaro “desactivaron” dos latas de jugo Jumex de guayaba y mango atadas con unos alambritos en una caja de cartón, que según el piloto –que después nos enteramos que era muy afecto al protagonismo- amenazaban a los 104 pasajeros. El profeta del 9/9/9 sigue detenido bajo la restricción de que nadie puede acercarle los Jumex para no provocar otra alerta nacional, máxime que ya cesaron a García Luna, y El Equipo va que vuela para gendarmería.
En el último día de la humanidad, ojo: no del fin del mundo, ya que comparar el fin de la vida inteligente con la desaparición del planeta es solo una visión egocéntrica. En este último día, las izquierdas siguen reflexionando como carajos es que siguen sin destruirse totalmente, a pesar de las guerras tribales, de las divisiones del PRD, de los cambios de nombre de partidos: Convergencia a Movimiento Ciudadano; y ahora la génesis de MORENA. Todo eso no ha podido terminar con su mundo. Tal vez los mantiene la esperanza del Mesías que les promete el paraíso y la vida eterna con su nuevo partido, ya que se arrepintió de retirarse a “La Chingada”, como le dice a su rancho.
Pero los signos de la extinción están presentes. Por ejemplo, el Gangnam Style del coreano PSY, con esa muestra inigualable de mal gusto es una señal inequívoca de que en verdad el mundo se acabará mañana, sobre todo cuando el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon ¡bailó con él frente a las cámaras..!
Ya con anterioridad las canciones de Arjona me habían llevado a esa conclusión. Busque y busque en su discografía y con cada “hallazgo” me convencía de que tanta pendejada solo era un signo fatal. Pero el clímax de la depresión llegó cuando Felipe Calderón Hinojosa comentó que Arjona era el Serrat de los panistas. Bueno si es así merecían perder.
Seguramente Gustavo Madero saldrá mañana con la novedad de que los panistas no refrendaron su militancia porque el mundo se va a acabar, y como Paty Lu no lo hizo, pues que caso tiene.
De lo que estoy totalmente seguro es que Vicente Fox no refrendó su militancia porque en verdad piensa que el mundo llegó a su fin –y no como dicen sus detractores, que lo hizo ante la amenaza de expulsión del partido-, y seguro Vicente piensa que el Centro Fox será el templo de la sabiduría que perenne por los siglos de los siglos para iluminar a las generaciones de la nueva evolución.
Lo único que me preocupa de este episodio es que si se hace realidad, y en el futuro una raza alienígena llega a la tierra y visita San Francisco del Rincón Guanajuato, se darán cuenta de que en verdad no había vida inteligente en la Tierra.
En el último día, me quedo con una reflexión del Dalai Lama Kundun “Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir”.
Nos vemos en enero, me voy a la cueva del homínido en la mazatleca playa esmeralda a esperar que se termine el fin de esta tontería, que se parece mas a un horóscopo de Walter Mercado que a una predicción maya.

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.com/
twiiter: @hugopaez correo: hugopaez@prodigy.net.mx
www.hugopaez.com